Córdoba CF - Cádiz B | La Crónica Un mazazo de cruda realidad (2-1)

Los jugadores del Córdoba CF, hundidos al término del partido ante el Cádiz B. Los jugadores del Córdoba CF, hundidos al término del partido ante el Cádiz B.

Los jugadores del Córdoba CF, hundidos al término del partido ante el Cádiz B.

Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

Duele. Por aquel aficionado que se santiguaba con el pitido inicial, por las lágrimas de desesperación derramadas con los goles del Sevilla Atlético, por los gritos desgarrados desde la grada fruto de la desesperación, por los aficionados que tuvieron que vivir desde casa el trance de ver a su equipo caer a la cuarta categoría del fútbol español. El Córdoba CF se va a la Segunda RFEF. Esa es la cruda y merecida realidad para un equipo que ha coqueteado con el drama toda la temporada y que finalmente consumó el desastre como los malos estudiantes, apretando cuando ya era tarde para maquillar la evaluación final, que ni así ha conseguido salvar. 

La confianza en que la Balona sacara un resultado del Sevilla Atlético duró poco más de una hora, hasta que el filial hispalense hizo el segundo tanto, cercenando ya las opciones del Córdoba de hacerse con esa segunda plaza. El golpe es tremendo, el futuro incierto, y la oportunidad perdida para que el club diera el salto de calidad ansiado, histórica.

Que a nadie le quepa duda que el Córdoba volverá, porque una entidad tan grande, con tanta gente detrás a la que se le rompe el corazón con cada decepción acumulada, tiene que volver por sus fueros. La afición blanquiverde volverá a sonreír, pero esos tiempos mejores ahora suenan a consuelo tonto, porque el palo es descorazonador.

Fiel a lo que venía mostrando desde su ascenso al primer equipo, Germán Crespo apostó por el mismo once titular de la pasada semana, con la única novedad, obligada, de Carlos Puga en el lateral derecho, que cogió el puesto del sancionado Álex Robles. La idea del técnico era ir decididamente a por el partido, desde el primer minutos, sin especulaciones. Y de inicio el Córdoba transmitió esa sensación de querer ganar.

Un primer robo de Luismi en campo propio permitió a De las Cuevas correr a la contra, pero el disparo del alicantino salió mordido. Dos minutos después, un centro de Javi Flores lo remató Luismi, que hizo estirarse a Juan Flere. A la espalda de la zaga rival el Córdoba encontraba huecos, aunque el filial gaditano también estiró líneas y fruto de un córner forzado por Marc Baró llegó un cabezazo de Gudelj que Edu Frías atajó cuando ya se colaba.

Javi Flores intenta superar a Kike Carrasco. Javi Flores intenta superar a Kike Carrasco.

Javi Flores intenta superar a Kike Carrasco. / Miguel Ángel Salas

El filial amarillo terminó de asentarse en el choque, y equilibró la buena salida de los blanquiverdes. Con todo, Germán Crespo lanzó a Jesús Álvaro en ataque y el canario llevó el peligro a la meta visitante con dos grandes centros consecutivos. En el primero Luismi cabeceó algo blanco y en el segundo Willy no pudo rematar por bajo de milagro.

Pese a las ocasiones generadas, la presión del choque se dejaba sentir en algunos jugadores y el Córdoba vio espesarse su juego en la medular. Culpa de ello tuvo también el planteamiento de Cifuentes, que colocó a Bastida y Alberto Vázquez por delante de Sergi Fernández, generando superioridad para el filial a la espalda de Alberto del Moral y Javi Flores, lo que propició que el cuadro gaditano se adueñara por momentos del balón e impusiera el ritmo de partido.

En ese tramo del partido, al Córdoba le costó más llegar y apenas lo consiguió con un centro de Puga que Saturday repelió antes del remate de Willy o un intento posterior de Willy, que le pegó duro al balón pero se topó con Juan Flere. El partido estaba espeso pero se encendió con un contragolpe de Nahuel, que Álex Martín salvó con una arriesgada segada abajo antes de que el zurdo divisara portería. Pudo ser penalti si hubiese llegado una décima de segundo después.

Tras la ejecución del córner, Jesús Álvaro colgó el balón desde la izquierda y Djetei, que había subido a rematar la estrategia, cabeceó al poste. En el rechazo, Del Moral fue trabado y el árbitro señaló el penalti, que De las Cuevas disparó blanco al centro, donde Flere esperaba para detener el balón.

De las Cuevas celebra el gol que abrió el choque ante el Cádiz B. De las Cuevas celebra el gol que abrió el choque ante  el Cádiz B.

De las Cuevas celebra el gol que abrió el choque ante el Cádiz B. / Miguel Ángel Salas

Sin tiempo para lamentarse, el Córdoba robó el balón en el centro del campo y Luismi sacó un centro raso que De las Cuevas empujó a la red, previo fallo de Flere, que no atajó el esférico. Hacía tiempo que el Sevilla Atlético ya ganaba su partido, pero el CCF celebró el gol como lo que era, el primer paso para creer en el milagro.

Con el tanto, el Córdoba pudo serenar por fin su juego, se vio a algunos jugadores más liberados de la presión inicial y los de Germán Crespo frenaron el ímpetu de un filial maniatado ya hasta el descanso.

Con esa tranquilidad con la que acabó el primer acto encaró el segundo el Córdoba, ya sin prisas por atacar pero haciendo daño a un filial blando, que avisó por medio de Alberto Vázquez pero que no terminó de dar un paso al frente. De las Cuevas y Luismi acumulaban intentos en el cuadro blanquiverde, haciendo daño por el costado derecho.

Luismi amarra los tres puntos

Con el duelo en teoría dominado, en El Arcángel empezó el runrún por las noticias que llegaban desde Sevilla, donde el filial hispalense seguía ganando por la mínima. Casi a la par, Edu Frías cometió un error garrafal, dejando el balón a Kensly para el empate en un despeje que no completó de manera inexplicable. Hubo unos minutos de zozobra en El Arcángel, y al equipo le costó reaccionar. Más aún cuando cayó el segundo gol del Sevilla Atlético, cercenando ya las esperanzas de alcanzar la Primera RFEF.

Con el público ya empezando a ajustar cuenta con los jugadores, con pitos e insultos desde la grada, el equipo blanquiverde siguió buscando el tanto de la victoria, que acabó llegando fruto de una gran triangulación entre De las Cuevas y Luismi, los dos mejores jugadores de su equipo. Fue el triste epílogo a un mediodía dramático en El Arcángel, que abre un futuro oscuro y triste para el Córdoba CF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios