Córdoba CF-Extremadura | Crónica

Jovanovic deshace el entuerto de ‘Pio’ (4-2)

  • La irrupción del serbio en el cuarto de hora final permite la remontada del Córdoba y otorga la segunda victoria de la temporada a un conjunto que ya no es colista.

  • El Extremadura no supo ganar cuando lo tenía todo a favor.

Celebración del gol e la remontada. Celebración del gol e la remontada.

Celebración del gol e la remontada. / Álex Gallegos

Dos goles y una asistencia de Jovanovic en el cuarto de hora final sacaron al Córdoba de una comprometida situación en la que él solito se había metido. La victoria, la segunda de la temporada, permite a los blanquiverdes abandonar el puesto de colista y superar a un rival directo que no supo matar el partido cuando lo tenía en su mano. Con superioridad numérica tras la absurda y justa expulsión de Piovaccari poco antes del descanso y tras haber remontado el tanto inicial de Miguel de las Cuevas, el Extremadura se inmoló con la roja de Pomares y un error grosero de Aitor para terminar cayendo ya en el tiempo de prolongación. El Arcángel estalló, si bien la mayor explosión de júbilo se vivió en el banquillo, ya que Sandoval era más que consciente de que no ganar podía haber supuesto su adiós, por muchos condicionantes que hubiera tenido la batalla.

Al contrario que en las últimas jornadas, al Córdoba le costó más entrar en faena, neutralizado por el 4-1-4-1 dispuesto por Sabas, que calcaba así el dibujo local. Los azulgrana salieron un punto más intensos y en los primeros cinco minutos ya se dejaron ver dos veces por las inmediaciones del área. En la primera, Gallego pidió penalti por un agarrón muy light de Aythami y en la segunda Lavín –debutaba en liga por lesión de Carlos Abad– se hizo sin problemas con el disparo de Pomares. No era el inicio esperado, ni mucho menos, ante la necesidad blanquiverde. Pero tras un primer aviso de Jaime Romero a la carrera, De las Cuevas se sacó de la chistera un golazo para cambiar por momentos el signo del choque.

Con ventaja local, el Extremadura decidió subir un punto su línea de presión, aunque sin conseguir en muchas ocasiones su objetivo. La movilidad de Javi Lara y las apariciones constantes de Aguado permitían al cuadro cordobesista salir con relativa comodidad de su medio campo y encontrar buenos espacios por los que explotar la velocidad de sus atacantes. Ahí Jaime se erigió en la primera alternativa, si bien su exceso de individualismo privó al equipo de mejores opciones. Esas elecciones erradas no impidieron al propio extremo manchego, Lara y hasta Piovaccari acariciar el segundo, con especial relevancia a la oportunidad del italiano, que tras burlar a Íñigo López tiró arriba con todo a su favor. Estaba claro que no era su día.

Y para refrendarlo sólo hizo falta esperar diez minutos más. Tras un par de intentos de un incisivo Enric Gallego, sobre todo uno tras un error en el control de Luis Muñoz que el malagueño resolvió a la carrera, y otro de Zarfino, el Extremadura igualó. Lo hizo en un córner que nuevamente Djalo remató solo, sin marca, y con un gol del gigantón de Martorell tras el rechazo de Lavín al intento de Chuli, habilitado por Piovaccari, que remató la faena al empujar con el juego parado a Gallego, que quería acelerar el saque de centro. Como quiera que antes en una presión ya había visto una amarilla, el transalpino se fue a la caseta.

Sandoval reestructuró con dos líneas de cuatro y Jaime Romero como referencia ofensiva antes del intermedio, al que se llegó tras un par de intentos más de Ale Díez y el zurdo ex de Osasuna que no encontraron portería. Pero el partido ya había entrado en una nueva dimensión, por mucho que a la vuelta de los vestuarios el Córdoba quisiera aparentar que nada había cambiado. Sin modificaciones, los locales quisieron alargar sus posesiones, con la idea de tener que correr lo menos lo posible para robar. Incluso Jaime fue el primero en avisar, con un disparo que salió mordido, pero atrapó bien Álvaro.

Para intentar cambiar la cara al encuentro, Sabas tiró de valentía y dio entrada a Willy para dibujar un 4-4-2. Y la jugada no tardió en salirle a la perfección. El delantero, tras no llegar por milímetros a un primer balón de Pomares, controló a la carrera habilitado por Luis Muñoz un pase a la espalda de Olabe y definió ante la salida de Lavín. Con algo menos de media hora por jugar, al CCF se le ponía el choque cuesta arriba, con pendientes que ni las del Mortirolo. Sandoval quiso devolverle la jugada al técnico azulgrana con gente de refresco. Primero Quezada liberó a Galán y Jovanovic abrió el campo por el otro perfil, y luego Blati Touré entró para oxigenar la zona ancha.

Javi Lara pisa el balón. Javi Lara pisa el balón.

Javi Lara pisa el balón. / Álex Gallegos

Sin embargo, lo que de verdad dio aire al Córdoba fue la segunda amarilla de Pomares, que descentró por completo a los visitantes. Con las fuerzas de nuevo equilibradas, una falta a favor del Extremadura se convirtió en el empate. Aitor hizo bueno el despeje de Fernández con un fallo garrafal y Jovanovic empató tras aguantar bien la carrera con Ale Díez y definir ante Álvaro. Otra vez estaba todo como al principio, aunque con sólo un cuarto de hora por jugar. Ahora el viento jugaba a favor de los blanquiverdes, empujados también por su hinchada y ante un rival tocado.

Con más espacios y las fuerzas menguando, Willy erró una contra con mejores alternativas y Galán le calcó la elección acto seguido. El partido parecía destinado al reparto de puntos, pero nada más cumplirse el minuto 90 Jovanovic se sacó un centro-chut que sorprendió al meta azulgrana y confirmó la segunda remontada del CCF, que terminó de abrochar el triunfo en su siguiente aparición, con un tanto de Jaime Romero con el apoyo involuntario, de nuevo, de Aitor. Porque el capitán extremeño fue tan protagonista casi como Jovanovic, que se encargó de deshacer el entuerto en el que Piovaccari había metido al equipo una hora antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios