Córdoba CF

El enigma Erik Expósito

  • El canario, que llegó como referencia, sigue sin arrancar y su continuidad en invierno está en entredicho

  • El cambio de técnico no ha variado su situación

Erik Expósito lucha por el balón con un jugador del Getafe. Erik Expósito lucha por el balón con un jugador del Getafe.

Erik Expósito lucha por el balón con un jugador del Getafe. / Rodrigo Jiménez/EFE

Dentro del mal momento que atraviesa el Córdoba, hay algunos jugadores cuya situación es especialmente llamativa, por lo que estaban llamados a representar y lo que están mostrando en estos meses que ya se han cumplido de temporada. El caso quizás más sangrante en el plantel cordobesesista es el de Erik Expósito, hombre que llegó para ser una referencia en ataque y que a estas alturas sigue sin arrancar.

Tanto es así que el joven ariete canario no tiene asegurada su continuidad en la plantilla una vez se abra el mercado invernal, aunque las limitaciones para fichar del club podrían hacer que siguiera. En todo caso, desde la dirección deportiva apostaron fuerte por él como refuerzo de última hora y el jugador ya ha recibido un par de toques de atención para que luche por ganarse el puesto, pues el relevo en el banquillo representaba para él una oportunidad que Expósito tampoco está sabiendo aprovechar.

El canario, de momento, es la gran decepción en el Córdoba. Su fichaje se alargó hasta el último día del mercado veraniego, por los múltiples problemas con el límite salarial que arrastraba –y arrastra– el club. La dirección deportiva blanquiverde consiguió el beneplácito de Las Palmas a la operación de cesión porque los canarios confiaban mucho en que Erik dispusiese de minutos en El Arcángel.

Su aportación es una preocupación para la dirección deportiva, que le ha pedido un paso al frente

Sin embargo, el canario nunca contó para Sandoval, que apenas lo empleó en los primeros partidos, cuando su adaptación era insuficiente, y que terminó por denostarlo hasta el punto de dejarlo fuera de la mayor parte de las convocatorias. Lo cierto es que el rendimiento del delantero no fue bueno en los minutos de los que dispuso, pero también quedó patente que sus características como hombre de referencia, con menos movilidad en ataque, no eran del gusto de Sandoval y su cuerpo técnico.

Erik Expósito golpea el balón en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Erik Expósito golpea el balón en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Erik Expósito golpea el balón en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

Cuando la mala racha de resultados provocó el cambio de técnico, a Erik Expósito se le abrió una gran oportunidad de demostrar que merecía más protagonismo. De hecho, Curro Torres ha contado algo más con él de lo que lo hacía Sandoval, si bien sólo le dio la titularidad en el duelo de Copa del Rey ante el Getafe.

Piovaccari sigue siendo la principal apuesta ofensiva del Córdoba y Andrés Martín le está ganando la partida a Expósito, con protagonismo incluso como en el empate ante el Elche. Es por eso que la preocupación en la dirección deportiva blanquiverde es importante. Tanto es así que ya le han hecho saber al jugador que le toca a él dar un paso adelante y demostrar que merece un sitio en el Córdoba, pues ya no cuenta con el pretexto de su poca sintonía con Sandoval.

Unos números muy pobres

A partir de ahora, la pelota está en el tejado de Erik, cuyos números tras 20 partidos oficiales son muy pobres. El canario ha participado en cinco partidos de liga y en tres de Copa del Rey, con actuaciones muy discretas.

Esa decepción que está suponiendo tampoco es ajena a su club de origen. En Las Palmas confiaban en que el delantero tuviera mayor protagonismo, de ahí que su continuidad estará en entredicho en el cercano mercado invernal. Eso sí, lo que parece complicado es que el Córdoba pueda reforzarse por sus problemas con el límite salarial y eso también condicionaría la salida de un hombre del que todavía se espera una reacción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios