Córdoba CF

El Córdoba CF, ajeno al ruido del mercado

  • El club mantiene su idea de reforzar el ataque y agotar, como mínimo, la ficha sub 23 que tiene libre

  • Cordero, mediocentro del Cartagena al que se ha relacionado con el CCF, no es una opción en El Arcángel

El director deportivo del CCF, Juanito, junto a Raúl Cámara y Julio Cruz en un entrenamiento. El director deportivo del CCF, Juanito, junto a Raúl Cámara y Julio Cruz en un entrenamiento.

El director deportivo del CCF, Juanito, junto a Raúl Cámara y Julio Cruz en un entrenamiento. / Juan Ayala

Cuando todavía queda una semana para que se abra el mercado de fichajes de invierno, el Córdoba CF tiene trazada su hoja de ruta, con las obligaciones a cumplir y también con algún que otro plan B por si surgen imprevistos en unas semanas de idas y venidas que siempre son intensas, pero que en esta ocasión parece que en las oficinas de El Arcángel serán más tranquilas de lo habitual.

El club trabaja bajo la premisa clara de agotar las fichas disponibles en busca de reforzar su plantilla y ofrecer a Pablo Alfaro todas las posibilidades a su alcance para buscar el ascenso. Pero también tienen claro en la dirección deportiva del CCF que no tocarán en exceso un grupo que parece haber encontrado el buen camino, y en el que desde el principio de la temporada reina un excelente ambiente.

Por eso, el Córdoba opta por mantenerse de momento alejado del ruido que siempre precede al mercado de fichajes, toda vez que sus necesidades no parecen tan acuciantes como las de otros equipos. Cada vez que una ventana de transferencias se acerca son muchos los nombres que se ponen en el mercado y la agitación institucional y deportiva que el club blanquiverde ha vivido en las últimas temporadas siempre ha dado pie a grandes reestructuraciones de plantilla.

El resultado de todo ello es que el Córdoba parece un blanco fácil a la hora de alimentar el supuesto interés por casi cualquier jugador que se precie. En estos días, el mejor ejemplo es el de Miguel Ángel Cordero. El centrocampista del Cartagena está en la rampa de salida de su actual club. A sus 33 años, el lebrijano apenas cuenta para los departamentales, con los que su participación ha sido testimonial hasta el momento (solo 13 minutos repartidos en tres partidos) y desde Cartagena se ha relacionado su nombre con el Córdoba, a través de una supuesta oferta que el jugador estaría valorando. Sin embargo, fuentes del club blanquiverde descartan cualquier interés en Cordero, del que ya se llegó a hablar en verano, pese a que el CCF nunca lo tuvo entre sus planes.

Y es que la parcela a reforzar por el Córdoba está clara y es la delantera. Los técnicos consideran que el equipo tiene calidad arriba, pero quizás anda un poco falto de cantidad, de variables que pueda manejar Pablo Alfaro para mantener el máximo rendimiento del colectivo. Por eso, la primera idea es agotar esa ficha sub 23 que queda libre y para ello es bien sabido que los principales objetivos son Berto González (del Sporting de Gijón) e Ibrahim Diabate (del Real Mallorca), dos futbolistas que ya estuvieron cerca en el pasado mercado y en los que el club sigue muy interesado.

Con todo, ambas operaciones son complicadas, porque los futbolistas tienen contrato en vigor con sus equipos, por lo que son ellos los que tienen la sartén por el mango. Por eso, el Córdoba no se cierra a otras opciones en ese perfil de atacante sub 23, pero también es cierto que el mercado en Segunda B es especialmente complicado este año.

Por un lado, los jugadores de superior categoría que no han jugado y pueden salir llegarían faltos de ritmo y el Córdoba no tiene excesivo tiempo para acoplar a sus piezas en una temporada tan apretada. Por otro, en la propia categoría de bronce, todos los equipos tienen un objetivo marcado e ineludible, ante la creación de las nuevas categorías, lo que dificulta muchísimo el poder acceder a buenos jugadores de algunos filiales. Una cesión en un club exigente como el CCF es algo que habitualmente valoran los clubes para testear a sus jóvenes promesas, pero este año todos quieren asegurar el ascenso de su filial a la futura Primera RFEF.

Tocar el grupo lo menos posible es la premisa

Asumidas esas dificultades y en busca de soluciones para cerrar alguna de las operaciones abiertas, la dirección deportiva del Córdoba mantiene una calma absoluta en cuanto a los 16 jugadores que ocupan las fichas de mayores de 23 años. Desde las oficinas de El Arcángel insisten en que inicialmente no hay prevista ninguna salida, si bien dejan la puerta abierta a alguna opción que pudiera mejorar sustancialmente el nivel del equipo, o a la posibilidad de que algún jugador pidiera marcharse, algo que de momento no ha sucedido.

Con el objetivo de tocar lo menos posible el buen grupo formado en el vestuario, el club trabaja con serenidad, alejado de los rumores previos al mercado de fichajes, y con la mente puesta en cerrar uno o dos refuerzos de perfil sub 23. Un plan inicial que, lógicamente, puede variar en función de las circunstancias, pero que de momento tienen muy claro en el Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios