Córdoba CF Jesús León sale airoso

  • El máximo accionista solventa su primera Junta General de Accionistas con la oposición a su gestión económica de los minoritarios, a los que prometió ampliar detalles pasado enero

El consejo de administración del Córdoba, con León en el centro, durante la Junta General de Accionistas. El consejo de administración del Córdoba, con León en el centro, durante la Junta General de Accionistas.

El consejo de administración del Córdoba, con León en el centro, durante la Junta General de Accionistas. / Jordi Vidal

La Junta General de Accionistas del Córdoba CF, primera bajo la presidencia de Jesús León y la primera de su historia como Sociedad Anónima Deportiva (SAD) celebrada fuera de plazo, se ha saldado con menos tensión de la que cabía esperar y siguiendo el guion escrito. Durante casi tres horas, luego extendidas en un debate más ameno, el máximo accionista ha justificado su gestión sin rehusar ningún tipo de pregunta, encontrando el voto en contra de los minoritarios en los aspectos económicos y la abstención en el resto del orden del día, aprobado gracias a su posesión del 98,7 de las acciones. El presidente se comprometió a ampliar más detalles de los requerimientos hechos en los días previos por el Sindicato de Minoritarios una vez que concluya un mes de enero "crucial" tanto en lo deportivo como en lo económico.

Con un total de 18 accionistas representados y bajo la supervisión del notario Manuel Rodríguez-Poyo, la Junta General de Accionistas quedó conformada en su primera convocatoria al contar con más del 99% de los títulos representados. Y arrancó con una larga exposición de León a su primer año al frente de la entidad blanquiverde, en la que para los temas jurídicos contó con el apoyo de la consejera del área, Magdalena Entrenas, que dada la gran cantidad de pleitos pasados y pendientes que tiene el club al final tuvo un papel destacado durante la asamblea, en la que también intervino ya avanzada el director general, Alfredo García Amado.

El presidente quiso dividir el periodo de revisión expuesto, del 1 de julio de 2017 al 30 de junio de 2018, en tres etapas: una primera todavía bajo la dirección de la familia González, finalizada el 19 de enero, que dejaba en herencia con importante fractura social, un límite salarial negativo y sin la posibilidad de fichar, y un déficit de un millón de euros con tres más en provisión por procesos judiciales; una segunda hasta el final de la pasada campaña marcada por "el esfuerzo titánico" para recuperar la paz social y conseguir la permanencia, lo que terminó por disparar el déficit hasta los 5,4 millones de euros por las primas por alcanzar el objetivo (1,8), la contratación y primas de la nueva dirección deportiva liderada por Luis Oliver (1,6), los gastos de despidos de personal deportivo y no (0,6) y procedimientos judiciales (0,5), luego rebajado a los -4,2 presentados por los ingresos extra obtenidos, sobre todo por el seguro por la permanencia.

Y una tercera que arranca no a 30 de junio, sino poco después de la salvación ante el Sporting, y que dura hasta hoy, en la que los puntos principales son el retraso en la incorporación del nuevo entrenador (el luego dimitido Francisco Rodríguez, "que se pensaba que iba al Manchester City, porque ni es lo que se esperaba ni lo que realmente se encontró, por lo que hubo pérdida de confianza y rescisión mutua") tras la negociación fallida con José Ramón Sandoval, y la cesión de Sergi Guardiola al Getafe en el que resultó clave la renovación efectuada en febrero "porque en caso de descenso el jugador se iba libre" que dejó al futbolista y su agente en una posición de fuerza para decidir su futuro. Con todo, León volvió a apuntarse "la responsabilidad última", un punto clave para el límite salarial que volvió a matizar que entendía que podía solventar por diversas vías (léase el fichaje de un jugador saudí roto por la presencia de Oliver o patrocinios varios como el manido de Panamá) que nunca cuajaron.

Los accionistas minoritarios que asistieron a la Junta General de Accionistas del Córdoba. Los accionistas minoritarios que asistieron a la Junta General de Accionistas del Córdoba.

Los accionistas minoritarios que asistieron a la Junta General de Accionistas del Córdoba. / Jordi Vidal

Fue entonces el momento de abrir el primer punto del orden del día, referido a la aprobación de las cuentas, y que abrió la ronda de intervenciones de los minoritarios y las respuestas por parte del consejo. Tras ser cuestionado por el abonado Antonio Ángel Moreno por la nula contraprestación por Guardiola por parte del Getafe y la amenaza de denuncia por incumplimiento de contrato que no llegó a realizarse, León defendió que la intención de vender ahora al jugador ha obligado a cambiar de postura, aunque el Getafe no haya abonado su parte de un seguro de lesión y sólo haya cubierto los 250.000 euros por el préstamo.

Minoritarios reprueba las cuentas

A continuación, y como portavoz del Sindicato Minoritarios, Manuel Pastor justificó su postura contraria a las cuentas porque "presentan una situación muy grave" que consideran que ha "podido ir a peor en el segundo semestre de 2018", no recogido en estas cuentas. Además, pidió información sobre varios puntos económicos, encontrando la promesa de Jesús León de verlos en privado ya en febrero con una representación del colectivo. El presidente sí se detuvo ante las preguntas por las operaciones vinculadas entre sus empresas, justificando que la que hay con Aglomerados se debe a la recuperación de un aval personal de 150.000 euros que tuvo que abonar en LaLiga para poder fichar el pasado enero, y su sueldo. También se incluyen otras con sociedades de su hermano por los arreglos del estadio y el traspaso del millón de euros a Grucal por los trabajos hechos en la ciudad deportiva de Turruñuelos que no llegó a ejecutarse.

Tras la aprobación de ese primer punto, que consumió más de dos horas de la Junta General de Accionistas, se pasó al segundo punto, centrado en la aprobación de los presupuestos para la temporada 18-19. Manuel Pastor volvió a incidir en que "no se es realista en el ajuste de las cuentas" porque los ingresos están fijados en 10,7 millones, mientras que los gastos se dispararán hasta los 14, lo que convierte en crucial hacer real esa partida prevista de 5 millones en traspasos para alcanzar el millón de superávit previsto.

Cambios en el consejo

Una postura defendida por el propio Alfredo García Amado desde un punto de vista coherente, si bien se mostró seguro de que "vamos a conseguir" esa cifra, si bien recordó que "tenemos que intentar recortar gastos y equilibrar presupuestos, y si hay ventas, que sean a mayores". "Es evidente que tenemos que generar estabilidad, que parte de una propiedad estable", continuó el director general, que lanzó un guante a Jesús León, que recordó situaciones heredadas como el contrato de Jona, si bien "es responsabilidad mía porque asumí comprar sin ver nada": "Estamos pagando la penitencia del año pasado y al final el tiempo dará y quitará razón, pero creo que tenemos que pasar esta travesía por el desierto".

Los otros cuatro puntos del orden del día ya fueron mucho más rápidos, casi vertiginosos, entre otras cosas porque no hubo intervenciones y se aprobaron con la abstención de Minoritarios y el voto a favor del consejo. Entre ellos el más destacado fueron los cambios en el consejo y el nombramiento oficial de Juan Ramón Berdugo, Francisco de Paula López y Alfredo García Amado, ya designados por cooptación tras las salidas de Joaquín Zulategui, Diego Medina y Antonio Romero Campanero. Así se dio paso a un ameno debate que sólo se crispó por momentos con la intervención del abonado Pablo Trujillo, que advirtió que ve el futuro de la institución "negro" y se mostró decepcionado con la gestión de Jesús León, que se limitó a decir que "el tiempo" será el encargado de poner a cada uno en su sitio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios