Balompédica Linense - Córdoba CF | La Crónica
  • Los blanquiverdes se deshacen del cuadro balono y conquistan el pase a la siguiente ronda de la Copa RFEF

  • Los de Germán Crespo, tras un excelente primera mitad, se apuntan un justo triunfo ante un rival que incómodo unos minutos tras el 1-2

Una dulce resaca en La Línea (1-3)

Antonio Casas celebra el 0-1 junto a Simo. Antonio Casas celebra el 0-1 junto a Simo.

Antonio Casas celebra el 0-1 junto a Simo.

Córdoba CF

El Córdoba CF conquistó el pase a la siguiente eliminatoria de la Copa RFEF tras deshacerse de la Balompédica Linense. Los de Germán Crespo, que manejaron muy bien los tiempos del partido, se sintieron muy cómodos con balón y encarrilaron el choque al descanso. No obstante, tuvieron que sufrir tras el gol local, pero Willy Ledesma puso la sentencia y anotó el gol que sentenció el billete para la segunda ronda copera.

A pesar de que Germán Crespo comentó en la previa del choque que iba a rotar y que el objetivo estaba en la Liga, el nazarí se tomó muy en serio esta primera eliminatoria de la Copa RFEF. Así lo demostró con el once inicial que puso en escena, en el que tiró de su núcleo base (Felipe Ramos, José Ruiz, Ekaitz Jiménez, Toni Arranz o Álex Bernal). Eso sí, dio descanso a José Cruz y Willy, pero la alineación puede perfectamente ser titular en cualquier encuentro de la competición liguera.

Con el estreno de la tercera equipación, la azul celeste, el Córdoba CF volvió a demostrar que se le dan cada vez mejor los inicios de partido. Lo mostró ante el Cádiz B, ante el Coria o en el duelo del domingo en el Juan Guedes ante el Tamaraceite. Además, la Balompédica Linense, que sí rotó más, dio muchas concesiones a un rival que se encuentra muy cómodo si tiene la pelota. Y se pudo comprobar desde el comienzo.

Toni Arranz y Álex Bernal se adueñaron del centro del campo en el Municipal de La Línea ante un cuadro local que dejó jugar. Y ahí erró de lo lindo. Casas dio el primer aviso a los nueve minutos de juego. Poco después, un disparo de Álex Bernal salió ajustado al palo derecho de la portería de Kania. El balón era del CCF y la Balona achicaba agua como podía. 

No tardó en llegar el primer gol cordobesista. A los 12 minutos, apareció la conexión Sevilla. Simo dio un preciso pase a un Antonio Casas que ejecutó de la mejor manera posible un disparo para poner el 0-1. Alegría del rambleño, que se suma a la fiesta del gol de los arietes blanquiverdes (ya van tres en lo que va de curso). 

Álex Bernal se marcha de la presión de un jugador balono. Álex Bernal se marcha de la presión de un jugador balono.

Álex Bernal se marcha de la presión de un jugador balono. / Erasmo Fenoy

El tanto noqueó aún más a los balonos, que no entraban en juego. Quizás pensando demasiado en el duelo del sábado ante el San Fernando. Y eso lo siguió aprovechando el equipo de Germán Crespo. Toque, precisión y saber estar. Todo a las mil maravillas. Bernal era un mariscal en el centro del campo y si el sevillano está de dulce el CCF lo nota de lo lindo.

Dos minutos después del gol, el Córdoba CF pudo poner tierra de por medio, pero Omar remató al lateral de la red un centro de José Ruiz desde la derecha al que no llegó en primera instancia Adrián Fuentes. Los blanquiverdes se gustaban y eso hizo que fueran a más. Bernal siguió filtrando balones a la espalda de la defensa local, uno de ellos lo cazó un Simo que no acertó a batir a Kania. Fue un aviso.

Sin noticias en ataque del cuadro gaditano, Felipe Ramos estuvo bastante cómodo en los primeros minutos, el Córdoba CF puso tierra de por medio. Bernal metió un preciso pase a la espalda de la zaga local y Simo, a la segunda, sí acertó para mandar el balón al fondo de la red. 0-2 y el viento muy de cara para los de Germán Crespo.

Con el partido encarrilado, Romerito mandó a los suyos a realizar una presión alta en la salida del balón cordobesista. Eso incómodo en algún momento a los de Germán Crespo. Hubo algún que otro desajuste, pero la Balona no lo aprovechó. Jesús Muñoz mandó arriba su cabezazo. Poco después, Leandro tiró demasiado cruzado. Y pasada la media hora de juego se pidió penalti por un inexistente penalti porque Coulibaly se tiró a la piscina. El árbitro no cayó y abroncó al jugador local. 

El colegiado también acertó poco después a anular un gol al Córdoba. Hubiera sido la guinda perfecta a una gran primera parte, pero Adrián Fuentes estaba en posición antirreglamentaria cuando mandó a la red un cabezazo de Visus tras un saque de esquina de Omar Perdomo. También lo probó Álex Bernal, con un lanzamiento desde la frontal, que atajó sin problemas Kania. No hubo mucho más en una excelente primera mitad cordobesista. 

Simo intenta controlar el balón ante un rival balono. Simo intenta controlar el balón ante un rival balono.

Simo intenta controlar el balón ante un rival balono. / Erasmo Fenoy

Tras el paso por los vestuarios, Romerito movió el banquillo e introdujo hasta cuatro cambios del tirón. No le gustó nada lo que vio en la primera parte. Sin embargo, el Córdoba mantuvo la pausa y la pelota. Adrián Fuentes y Omar Perdomo lo intentaron con sendos disparos lejanos que salieron fuera por poco. Acto seguido, emergió la figura de Felipe Ramos. El meta madrileño estuvo inmenso ante el doble disparo de Coulibaly. Fue la primera gran ocasión local.

Con un Casas activo en ataque, el rambleño lo probó de todas las maneras. Pero después llegó un jarro de agua fría para los cordobesistas. Toni Arranz cayó al suelo y no pudo seguir, a pesar de que el centrocampista madrileño pidió volver. Germán Crespo dio entrada a Javi Flores para no forzar a un hombre clave en su esquema, que se fue con malas sensaciones.

Tras varios acercamientos de los blanquiverdes, por medio de Adrián Fuentes y Javi Flores, la Balona se metió en el partido tras un saque de esquina que cabeceó el cordobés Fran Morante al fondo de la red. No hubo celebración. Germán Crespo movió el banquillo y dio entrada a Puga y Luismi por José Ruiz y Simo. Sin embargo, el tanto dio alas a los de Romerito. Incluso tuvieron cerca el empate, pero Alejandro Castilla, en una rápida contra tras un desajuste blanquiverde, se topó con Felipe Ramos.

El partido entró en un correcalles que no le convenía nada al Córdoba. Además, Loren fue un quebradero de cabeza para Ekaitz Jiménez por el costado derecho local. De hecho, en una rápida acción del mediapunta local por la banda, Cham metió el susto a los de Crespo, pero su disparo salió fuera por poco. Tocaba poner tranquilidad al juego y el técnico granadino apostó por dar entrada a Willy Ledesma por Omar Perdomo.

Tres minutos después del relevo, el último de los cordobesistas, llegó la sentencia del Córdoba CF. Adrián Fuentes se metió en el área y metió el pase atrás hacia un Javi Flores que se topó con la mano de Fran Morante. El colegiado pitó la pena máxima y expulsó al zaguero cordobés. Willy Ledesma cogió la pelota y marcó el tercero. Sigue el idilio con el gol del de Torremejía, que ha marcado en todos los partidos disputados por el conjunto blanquiverde.

Willy celebra su tanto en el Municipal de La Línea. Willy celebra su tanto en el Municipal de La Línea.

Willy celebra su tanto en el Municipal de La Línea. / Erasmo Fenoy

Tras el gol, la Balona ya bajó los brazos. El Córdoba tuvo el cuarto. Willy se topó con Kania tras un pase de Puga y en el descuento Casas no batió al metal local. Ahí se puso el punto y final a un buen partido de los blanquiverdes, a pesar de unos minutos de desconcierto tras el gol balono. Pase de ronda y sigue la racha triunfal de Germán Crespo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios