EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Servicios

Los talleres mecánicos de Córdoba se llenan en plena Operación Salida del verano

Vehículos durante una revisión en un taller de Córdoba. Vehículos durante una revisión en un taller de Córdoba.

Vehículos durante una revisión en un taller de Córdoba. / El Día

La desescalada ha coincidido con el inicio del verano. Tras tres meses en los que el coronavirus ha hecho mella en una sociedad que se ha visto confinada por el estado de alarma, la ciudad vuelve a retomar parte de su actividad en diversos sectores en busca de una nueva normalidad que aún no se sabe por dónde va a llegar. Con ello, los coches vuelven a tomar las calles y las carreteras, en especial con vistas a viajes de vacaciones que alejen los malos recuerdos, a pesar de las mascarillas.

Pero tres meses de pausa no son buenos para los vehículos. En mayo y junio es normal ver talleres llenos de coches que están pasando la revisión para una correcta puesta a punto previa al viaje. Este año, sin embargo, se han agolpado todas estas intervenciones a finales del mes de junio, una vez superada de la desescalada.

El gerente de Rectificados Coreco, Carlos Herrera, explica que la situación excepcional ha hecho “que todo se junte en una misma revisión: la puesta a punto para el viaje, la revisión antes de la ITV y los arreglos de la inactividad del coche”.

Así, una de las reclamaciones más comunes es “el cambio de las baterías que han cumplido su vida útil y que al estar paradas se han resentido”. A esto se suman los tradicionales cambios de neumáticos y aceites y la revisión de los sistemas de seguridad de los vehículos. Herrera apunta que “ahora las revisiones son más a fondo, los clientes piden que se miren muchas más cosas”.

Y es que, como él mismo afirma, “los vehículos están hechos para andar". "De lo contrario, comienzan a dar más problemas de lo normal”, dice. El calor ya hace mella en Córdoba, y los coches comienzan a requerir las cargas de aire para refrescar su interior, pero en este caso también se convierte en urgencia cambiar los filtros de partículas y revisar los niveles de contaminación.

Herrera asegura que “se ha juntado todo” y esto genera un pico de actividad en la atención a los particulares, algo que compensa los meses en los que únicamente se ha llegado a atender a ambulancias y vehículos agrícolas. No obstante, considera que “a mediados de agosto ya bajará y se normalizará un poco”.

Retomar la actividad de esta forma supone una ayuda para un sector que ha vivido en la incertidumbre durante el confinamiento. Si bien los números no solucionan las pérdidas de tres meses, son un punto de partida para retomar el ritmo.

El gerente de la Asociación de Talleres y Automoción de Córdoba (Atradeco), José Manuel Rodríguez-Carretero, matiza que existe un 30% menos de actividad que antes del confinamiento, por lo que aún queda terreno por recuperar.

Rodríguez-Carretero recuerda que las revisiones son normales en estas fechas y coincide con Herrera en que beneficia el hecho de que se junten los viajes, las ITV y las comprobaciones por la inactividad. De hecho, agradece “la preocupación que demuestran los ciudadanos para que sus coches estén en condiciones de rodar por carretera; nosotros queremos promover esa cultura preventiva y evitar riesgos en la seguridad vial”.

un técnico revisa el aceite de un vehículo. un técnico revisa el aceite de un vehículo.

un técnico revisa el aceite de un vehículo. / El Día

El gerente de Atradeco recuerda que los talleres han vivido esta crisis sanitaria con gran incertidumbre. “Al principio no sabíamos qué podíamos hacer”, ya que el Gobierno los incluía como servicio esencial “pero la gente tenía restringido sus desplazamientos y no hacían uso del coche”, mientras que desde las administraciones “no se dejó claro cómo se podía trabajar”.

Por ello, no han estado ajenos a los ERTE ni a las pérdidas económicas. La mayoría continuaron su actividad a puerta cerrada, “acabando trabajos que tenían antes del confinamiento y atendiendo a ambulancias y otros servicios de transporte”. En este sentido, afirma que “admiramos la valentía que han mostrado, han aguantado como han podido y han salido adelantes”.

Aun así, se han producido algunos cierres. Rodríguez-Carretero también señala que “la prestación a los autónomos, a nuestro parecer, ha sido muy limitada”. Sin embargo, añade que “el problema será si viene un nuevo confinamiento y tenemos que volver a parar la economía, eso no va a salir bien”.

Mientras tanto, el gerente de Atradeco lanza “un mensaje positivo” poniendo la vista en que se puede retomar la actividad al mismo ritmo que antes en unos meses. Además, considera que “algo se ha aprendido” y, en caso de rebrotes, confía en que las medidas se adapten mejor a la situación del sector.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios