Córdoba

Una nueva sentencia condena a Guadalquivir Futuro por las mordidas

  • La jueza sostiene que el pago del 25% del sueldo “no fue una decisión libre” y señala a Menacho y Muñoz

Cristian Menacho agarrado a su madre, Ángeles Muñoz, en la puerta de los Juzgados. Cristian Menacho agarrado a su madre, Ángeles Muñoz, en la puerta de los Juzgados.

Cristian Menacho agarrado a su madre, Ángeles Muñoz, en la puerta de los Juzgados. / El Día

Comentarios 0

La jueza del Juzgado de los Social número 4 de Córdoba ha condenado a la Asociación Jóvenes para el Futuro y a la Fundación Guadalquivir Futuro a devolver las cantidades retraídas a tres de los trabajadores contratados a través de ayudas al empleo de la Junta de Andalucía. En total, el colectivo –presidido por Ángeles Muñoz y liderada por su hijo, Cristian Menacho– tendrá que pagar 5.014 euros a cuatro de los trabajadores afectados y que han denunciado el caso por la vía social.

La sentencia, notificada a mediados de enero, es la segunda que condena a estos colectivos por las mordidas que aplicaban a los trabajadores. En marzo de 2018 otro juez condenó a Guadalquivir Futuro y, por primera vez, puso negro sobre blanco las formas de actuar de Menacho, a quien acusó de "maquinar" un sistema para dar apariencia de legalidad a lo que era un "fraude de ley".  Menacho fue presidente de las Juventudes Socialistas hasta que saltó este escándalo y que formó parte de la candidatura de Isabel Ambrosio a la Alcaldía en 2015. 

La jueza de lo Social número 4 también confirma el desvió de los fondos que las entidades recibían a cargo del programa Emplea de la Junta de Andalucía. "La manera de desviar parte de la cuantía de la subvención percibida era exigiendo la devolución del dinero, ya que la empresa no podía detraerlo directamente de la nómina", relata la magistrada en la sentencia. Los trabajadores, de esta manera, "donaban" el 25% de su sueldo "en mano a Cristian en su despacho y a solas y solo en un a caso a José Antonio por no estar Cristian". El trabajador, continúa la jueza, "ante el temor (fundado o no) y posibilidad de pérdida de su empleo, realiza los pagos".

El jefe y la jefa suprema

La sentencia es clara y determina que "parte de la subvención destinada al pago de salarios se ha destinado a incrementar los recursos dinerarios e la Fundación Guadalquivir Futuro o se ha entregado en mano a Cristian Menacho Muñoz". La jueza, de hecho, se refiere a él como "el jefe", según el relato de los denunciantes, mientras que su madre, Ángeles Muñoz, era “la gran jefa o la jefa suprema”. En este caso, "el jefe" les propuso a los demandantes, "prácticamente se lo dio como un hecho necesario, que donaran mensualmente parte de su salario a favor de de la Fundación Guadalquivir Futuro, porque era una forma de obtener recursos para el barrio y un mecanismo para que ellos involucraran con las personas con las que trabajaban".

Esta manera de actuar entraña "un uso abusivo" de la personalidad jurídica de Menacho y Muñoz, que han actuado "de forma coordinada" para obtener fondos para la Fundación "a través de donaciones impuestas" a los trabajadores. Con el agravante, dice además la magistrada, "de que eran contratos de trabajo subvencionados destinados a contratar a personas desempleadas en situación de especial vulnerabilidad".

El pago de este 25% del salario, insiste la jueza a lo largo de la sentencia, "no fue una decisión libre, sino que la voluntad de los donantes estaba viciada por el ambiente coactivo en el que se accedió a hacerlas”.Muñoz y Menacho –además de un tercer investigado– se enfrentan también hasta a ocho años de cárcel cada uno por dos delitos, uno de fraude contra la Administración pública y otro contra los derechos de los trabajadores que se está instruyendo en un juzgado penal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios