Economía

El sector del transporte de viajeros en Córdoba toca fondo

  • Según los datos de Fedintra, 630 de los cerca de 700 trabajadores de las 45 empresas cordobesas se encuentran en ERTE

El gerente de Transportes San Sebastián, Antonio Nadales. El gerente de Transportes San Sebastián, Antonio Nadales.

El gerente de Transportes San Sebastián, Antonio Nadales. / Juan Ayala

Con la Navidad a la vuelta de la esquina y la ilusión que estas fechas traen a la población, hay quienes han tomado una posición optimista y comienzan a ver el final de la crisis sanitaria y económica que ha generado el coronavirus. Sin embargo, la realidad en ambos ámbitos sigue reclamando esfuerzos y muchos nadan a la contra para poder salvar la situación. Uno de los sectores que más ha reclamado la ayuda de las instituciones tras el primer estado de alarma ha sido el de transportes de personas. Desde junio han procurado hacer ver que su situación es insostenible y que, de seguir así, muchas empresas irán a la quiebra.

El presidente de la Federación Independiente del Transporte en Andalucía (Fedintra), Antonio Vázquez, señala al respecto que la situación "ha cruzado el límite". Según detalla, desde el sector han reclamado a las administraciones "ser parte activa de la gestión del turismo en la comunidad", mientras que no han recibido ninguna respuesta en este sentido.

Vázquez lamenta que esto sea así, ya que los profesionales de este sector son "los primeros y últimos que tratan con los turistas y no se nos está teniendo en cuenta para los planes de rescate y las ayudas". Por ello, ha denunciado "el continuo abandono al sector y la despreocupación por parte de las administraciones a la hora de atender este tipo de medidas, razonables y totalmente aplicables a la situación actual".

Fedintra ha ofrecido datos respecto a la situación de empresas y trabajadores en la provincia. De las más de 500 empresas que operan en Andalucía, 45 lo hacen en Córdoba. Entre todas suman alrededor de 700 trabajadores, de los cuales 630 se encuentran en situación de ERTE, con jornadas reducidas o sin actividad. Sobre estos, desde la federación piden que sean "más flexibles y adaptados a la peculiar idiosincrasia de esta actividad económica". 

Así, desde la federación reclaman apoyo a un sector "al borde de la quiebra técnica, con el servicio turístico completamente paralizado al menos hasta finales de la temporada 2021". Entre las medidas, solicitan la prórroga de los contratos públicos de transporte escolar para todo el curso escolar 2020-2021, una prórroga por 18 meses más de las moratorias en los préstamos de leasing y renting y medidas de ampliación de utilidad de vehículos, homogeneizando la edad para transporte escolar de 16 a 18 años.

Una de las empresas que sufren esta situación en Córdoba es Transportes San Sebastián, que mantiene el servicio del transporte escolar, si bien eso implica una reducción drástica de su actividad normal. El gerente de la entidad, Antonio Nadales, explica que "más del 60% de nuestra facturación depende del transporte turístico, y la tenemos a cero". Ante ello, aclara que "en las ayudas de la Junta han dejado al sector fuera", como ha ocurrido con las agencias de viajes, "como si no nos hubieran considerado para nada".

Desde las empresas han cumplido con todos los requisitos solicitados en cuanto al mantenimiento de los espacios limpios y seguros, como el sistema de regulación del aire acondicionado, aunque "el temor y el miedo por partes de los clientes ya estaba cuando abrieron en junio" los desplazamientos. En agosto llegó "el chaparrón de la segunda ola", justo cuando "la gente estaba calmándose un poco", lo que les impidió continuar con una planificación segura de viajes, especialmente tras las restricciones que se mantienen en este segundo estado de alarma.

La empresa tiene 80 vehículos en Córdoba, de los cuales están parados alrededor de 20, ya que son "de las poquitas que tienen tanto transporte escolar como línea regular", que en su caso llega hasta los municipios de Posadas, Hornachuelos y Pozoblanco, entre otros. Estas líneas deben mantenerse como servicio mínimo a pesar de "no se están cubriendo los costes mínimos" al no contar con el número de usuarios necesarios para ello.

La única ayuda que tienen aprobada por la Junta de Andalucía para compensar las pérdidas "está aprobada pero no está llegando", con lo que se suman más meses en los que no salen las cuentas. Al mantenimiento de los trabajadores se suma el de los vehículos y el pago de aquellos que han sido renovados recientemente "porque se preveía un año bueno".

La entidad cuenta en Córdoba con 70 trabajadores, la mayoría en ERTE o con unos ingresos "inferiores a los que tenían antes" debido a la pérdida de extras por realizar los viajes. Por el momento, el servicio de transporte escolar es lo que sigue activo, a expensas de que se confirme la prórroga del contrato al menos hasta final del presente curso. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios