Economía | análisis del último trimestre del ejercicio

El sector espera que el otoño turístico dé mejores resultados

  • Los empresarios aspiran a igualar las cifras registradas en octubre del año pasado, pero piden que las citas lúdicas y culturales se repartan más

Un gran número de turistas participa en el Festival de las Callejas. Un gran número de turistas participa en el Festival de las Callejas.

Un gran número de turistas participa en el Festival de las Callejas. / jordi vidal

Apenas restan dos meses y medio para que el año 2018 cierre. Al echar la vista atrás y observar el comportamiento de este ejercicio desde el punto de vista turístico se observa una tendencia clara: la caída de las visitas con respecto a años anteriores (que acumularon datos extraordinarios). La declaración de Medina Azahara como Patrimonio Mundial dio a la capital un empujón en el mejor momento, si bien el verano nunca ha funcionado bien en este sentido y los resultados tampoco fueron para tirar cohetes. Ahora, en pleno otoño, la capital vive una explosión de actividad cultural que puede servir como revulsivo a ese estío; sin embargo, el sector aún no ve claros los datos. En pleno puente del Pilar, las cifras de ocupación están en niveles óptimos, pero ahora toca pensar en lo que vendrá después.

Octubre parece tener un lugar señalado en el calendario de eventos en la ciudad. Flora, el Festival de las Callejas, el Otoño Sefardí, Eutopía, Cosmopoética, el Califato Gourmet, la Feria de la Tapa, la Cata del Otoño con los premios Mezquita o las Matinales Flamencas son sólo algunas de las citas del octubre que se concentran. Las buenas temperaturas invitan a apretar todo el calendario, lo que hace que los datos turísticos funcionen. Sin embargo, desde el sector recomiendan desestacionalizar y repartir todas esas actividades a vistas de que noviembre, a excepción del puente de Todos los Santos, no tiene muchos más atractivos.

Aún así, empresarios de la hostelería, la hotelería y las agencias creen que este otoño podría registrar incrementos en los datos turísticos en comparación con el año pasado o, al menos, mantenerlos en la misma línea. Eso es lo que espera el presidente la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), Manuel Fragero, quien señala que "ojalá se cumplan los pronósticos" de cara a la ocupación del actual puente, pero advierte de que "lo complicado llega en noviembre". Fragero apunta que la oferta turística ha crecido, pero no así la demanda, algo que achaca a la falta de promoción turística -un mal de que se queja prácticamente el 100% del sector-. "Córdoba tiene potencial", insiste el presidente de Aehcor, pero recuerda que "lo importante no son sólo los eventos en sí, sino promoverlos". Con ello, adelanta que aún se está pendiente de la apertura de una ruta de iglesias fernandinas y asegura que desde la Delegación de Cultura del Ayuntamiento "se trabaja" por esa promoción, algo que, eso sí, por ahora no ha llegado.

El presidente de la Asociación Provincial de las Agencias de Viaje de Córdoba, Antonio Caño, se muestra algo más optimista y apunta que, consultando con algunos empresarios, se prevé una subida desde el punto de vista receptivo de entre un 3% y un 5% para estos meses de otoño con respecto al mismo periodo del año pasado. Esto puede deberse, explica Caño, "a la muy buena situación que vive en estos momentos el turismo nacional", unido además a un tiempo que parece ser un verano extendido, pero con temperaturas en realidad más agradables. El hecho además de que no se prevean muchas lluvias, por ahora, insiste el presidente de la Asociación Provincial de Agencias de Viajes, "puede ayudar a que durante estos meses el viajero o el turista de fin de semana elija Córdoba".

Sobre la ocupación y las visitas durante estos días, Caño manifiesta que suele ser un turismo familiar interesado por la cultura y por la gastronomía y con especial prevalencia de aquellos visitantes de Madrid, Castilla La Mancha, Castilla y León o Valencia, muy beneficiados por las conexiones por AVE. Acerca de la cantidad de eventos que acoge la ciudad en octubre, comparado con noviembre, Caño sí aboga por "repartir". En este sentido, reconoce que todos los eventos de estas semanas están dedicados en mayor medida a un turismo puramente local, y en algunas ocasiones nacional, y no tanto a visitantes de fuera de España. Sólo Flora, añade, podría generar ese atractivo turístico hacia el visitante internacional.

Sobre ese hecho de repartir eventos, Caño recuerda que eso mismo ya se hizo hace 20 ó 25 años cuando el mayo turístico empezó a concentrar todo lo que venía. Lo ideal, apunta, sería "empujar los eventos de octubre hacia noviembre y septiembre", no tanto a diciembre porque, como explica, es un mes del que se puede disponer únicamente de dos semanas, las previas a las fiestas navideñas. "Ahora octubre es impresionante", insiste el portavoz de las agencias de viajes de la provincia, y noviembre "puede convertirse en uno de esos meses".

El presidente de la patronal de hostelería, Hostetur, Francisco de la Torre, también coincide en señalar que octubre está siendo un mes "bastante bueno para el turismo", especialmente gracias a ese gran número de actividades que se concentran durante estos días. "Entendemos que ésta es la línea a seguir, con la ayuda que supone la declaración de Medina Azahara como Patrimonio Mundial", señala De la Torre, que también coincide con Caño en el hecho de que el turismo que en estos momentos recibe Córdoba es ante todo familiar.

Sobre la necesidad de repartir o no los eventos que se concentran en octubre, el presidente de Hostetur reconoce que podría hacerse "un poco", pero cree que las temperaturas que se registran en el décimo mes del año ya no son las mismas que las de noviembre.

De la Torre entiende también que una ciudad como Córdoba, con cuatro declaraciones por parte de la Unesco y el "achuchón" de la última, Medina Azahara, tiene suficiente material para promocionarse. Por esto mismo recuerda que habría que hacer "promoción exterior", porque parece ser que el turismo nacional está bien atado en este sentido.

Con respecto a la situación del sector concreto de la hostelería, el presidente de la patronal explica que, por ahora, el sector marcha bien y se espera que mejore a medida que vayan avanzando estos últimos meses del año. "A partir de noviembre comienzan las comidas de empresa", explica De la Torre, quien añade que estos almuerzos y cenas "cubrirán los días entre semana hasta que finalice el año".

Lo que sí está claro es que en los últimos meses de 2018 no se pueden salvar unos malos datos que sólo se recuperaron, y de manera muy leve, en julio, días después de que Medina Azahara obtuviera la declaración. De momento, el sector coincide en que octubre es un mes bastante bueno en cuanto a datos turísticos se refiere, pero también exigen más promoción con vistas en el mercado exterior para ganar más turismo internacional. Ahora habrá que esperar a ver el comportamiento de octubre con los datos definitivos y definir si, realmente, este mes ha sido tan bueno como parece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios