Córdoba

La rutina vuelve a clase

  • Más de 150.000 alumnos de enseñanzas obligatorias regresan a las aulas tras las vacaciones de Navidad y a la espera de la llegada del descanso de Semana Santa

"Decíamos ayer". Con esta archiconocida frase retomó sus clases fray Luis de León en la Universidad de Salamanca tras abandonar la cárcel, donde estuvo a raíz de la persecución a la que fue sometido por la Inquisición. Como si no hubiera pasado nada, él continuó con sus clases, tal y como ayer hicieron más de 150.000 alumnos de enseñanzas obligatorias en Córdoba tras concluir las vacaciones navideñas y con la vista puesta ya en los días de descanso de Semana Santa, que llegarán en abril. Las clases han vuelto y la rutina diaria también llega para muchas familias.

Como si las clases no se hubiesen detenido en las tres últimas semanas, el instituto Ángel de Saavedra abrió sus puertas para sus 700 alumnos, en un jornada de "clases normales", según apuntó su vicedirector, Esteban Pérez, quien reconoció que volver a la actividad diaria cuesta por igual a profesores y estudiantes. El docente reconoció, además, que este año las vacaciones de Navidad se "han prolongado más de lo habitual", si bien, el corte de la actividad lectiva "no es tan largo como el verano". Por ello, la principal diferencia entre el inicio del curso en septiembre y el regreso navideño es que "hoy -por ayer- no es un día de tránsito". La recuperación de los exámenes del primer trimestre es una de las causas principales de esta normalidad en la vuelta a las aulas, reconoció.

Así las cosas, los alumnos del instituto Ángel de Saavedra, al igual que los de los ciclos formativos -tanto de grado medio como superior- de Imagen y Sonido, recuperaron el ritmo habitual del día a día. A pesar de la normalidad en la vuelta, los alumnos de segundo de Bachillerato del instituto Ángel de Saavedra tuvieron una actividad formativa y "especial", según Pérez, aparte de las clases. En concreto, los estudiantes recibieron una conferencia acerca de la crisis económica que ofreció uno de sus antiguos alumnos. La charla, continuó el vicedirector, les sirvió para conocer las causas y las consecuencias de la crisis económica, las diferencias con el crack de 1929 y también el papel que desempeña en la actualidad el Banco de España.

El regreso a las aulas también se notó en las calles del centro de la capital y en los accesos a las zonas de los colegios. Pequeños atascos a primera hora de la mañana y a la salida de los centros ubicados en las calles más céntricas, niños vestidos con sus correspondientes uniformes y sus abultadas carteras, autobuses escolares a primera hora de la mañana repletos de menores somnolientos o adolescentes del instituto Luis de Góngora tomando un bocadillo en la plaza de las Tendillas a la hora del recreo. Todo volvió ayer a la normalidad. "La verdad es que no me apetecía volver al instituto porque prefiero estar en casa o en la calle con mis amigas todo el día, como he hecho durante las vacaciones", afirmó por la mañana una alumna de Bachillerato del Luis de Góngora, que prefirió no decir su nombre, más que nada por "pura vergüenza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios