Municipal

Estos son los 12 representantes de los grupos municipales de Córdoba en la 'comisión Torrejimeno'

  • La duración de la comisión no podrá exceder de dos meses, reflejándose sus conclusiones en un dictamen que habrá de ser debatido y votado por el Pleno

El presidente del Imdeco, Manuel Torrejimeno.

El presidente del Imdeco, Manuel Torrejimeno. / Juan Ayala

Los seis grupos que conforman la Corporación municipal del Ayuntamiento de Córdoba han elegido a quienes serán sus representantes en la comisión de investigación del caso Torrejimeno, dos por grupo. En dicha comisión, que echa a andar el 5 de abril, se deberán aclarar los hechos ocurridos en el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco) hace ya más de un año -con un correo ultimátum del presidente del Instituto, Manuel Torrejimeno, a la entonces gerente del mismo, María Luisa Gómez Calero, que terminó con la dimisión de ésta-. 

Los 12 representantes de los grupos municipales son Miguel Ángel Torrico y Cintia Bustos, por el PP; David Dorado y Antonio Álvarez, por Cs; Carmen Crespo y José Antonio Romero, por el PSOE; Pedro García y Alba Doblas, por IU; Cristina Pedrajas y Juan Alcántara, por Podemos; y Paula Badanelli y Rafael Saco, por Vox. Este último es además el presidente de la comisión.

Los grupos de PP, Cs y Vox aprobaron en el pasado Pleno ordinario de febrero, con la abstención de Podemos y los votos en contra de PSOE e IU, crear dicha comisión de investigación, a la que se llega con Gómez Calero como nueva concejal, tras la dimisión de la edil de Cs Eva Timoteo tras conocerse que compatibilizaba su dedicación exclusiva como edil con su trabajo como procuradora sin tener aprobada esa compatibilidad. Gómez Calero, a la que Torrejimeno llevó a los Tribunales por presunta revelación de secretos -denuncia que fue archivada-. 

La duración de la comisión no podrá exceder de dos meses, reflejándose sus conclusiones en un dictamen que habrá de ser debatido y votado por el Pleno, a la vez que estará compuesta atendiendo los requisitos establecidos en el artículo 132 del Reglamento Orgánico y su composición será de dos representantes por grupo municipal, adoptándose los acuerdos por el sistema de voto ponderado, según lo previsto en el artículo 123 del citado reglamento.

La periodicidad de las sesiones de la comisión será la siguiente: sesiones ordinarias semanales en el día y hora que se determine en la sesión constitutiva y sesiones extraordinarias previa convocatoria de la Presidencia cuando el ritmo de los trabajos realizados así lo exijan.

El plan de trabajo será el establecido en la sesión constitutiva, teniendo en cuenta que de conformidad con el artículo 134 del Reglamento Orgánico, sus debates nunca serán públicos y a los mismos sólo podrán asistir los miembros de la Corporación que la componen. En dicha sesión constitutiva podrán solicitarse la comparecencias que se estimen oportunas para aclarar los hechos que se detallan en el objeto de la comisión.

Todo comenzó el 11 de febrero de 2020, día en el que Torrejimeno envió un correo electrónico a la entonces gerente, que acabó desencadenando en una tormenta política. En dicho correo, Torrejimeno pidió a Gómez Calero su renuncia por escrito si no llevaba a cabo una serie de exigencias para que el organismo dependiente del Ayuntamiento acabara “de despegar”. “Me veo obligado a pedirte lo siguiente antes de que termine la semana, de otra forma necesito tu renuncia por escrito antes de pasar nosotros al plan b”, rezaba el correo en su encabezado.

Entre esas exigencias figuraban la reestructuración de personal –que estaba pendiente de negociación con el comité de empresa–, la reasignación de tareas de los coordinadores del Imdeco –algo que para la gerente era conveniente negociarlo también con el comité de empresa–, y el nombramiento de un funcionario con nombre y apellido como cargo. Esto último va contra la norma, ya que de manera directa no se puede asignarle un trabajo de mayor categoría a un funcionario; además, el comité de empresa amenazaba que si se llevaba a cabo de manera directa denunciarían a la empresa por prevaricación. Asimismo, le pedía la contratación de una empresa a dedo para que llevara las redes sociales y el servicio de prensa del Imdeco.

Ante estas y otras “presiones”, Gómez Calero optó por dejar su cargo, decisión que hizo efectiva al día siguiente. “Me veo en la obligación de presentar mi renuncia con carácter irrevocable tras los últimos acontecimientos vividos” en el organismo municipal, “del cual soy gerente”, informó en un comunicado Gómez Calero, quien insistió en que esos acontecimientos son “las presiones que estoy recibiendo por parte del presidente para realizar ciertas actuaciones, que según mi criterio no se corresponden con los principios de cualquier persona que rige una entidad pública debe tener, ya que podrían rozar la ilegalidad”.

Gómez Calero era la número 6 de la candidatura de Ciudadanos en las pasadas elecciones municipales y Torrejimeno el número cuatro. La formación naranja consiguió cinco concejales en los comicios, por lo que si hubiera habido alguna baja, como así finalmente ha ocurrido, tendría la posibilidad de acceder a la Corporación que preside el popular José María Bellido. Gómez Calero se ha integrado en Cs como independiente y el alcalde le ha confiado la cartera de Casco Histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios