Festivo

Los regalos de los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Córdoba

  • Como cada año, los patinetes y las bicicletas han sido protagonistas este 6 de enero

  • Sus Majestades han sacado todo su ingenio para llegar a toda la provincia a pesar del coronavirus

  • Fotogalería: Así ha transcurrido el día de Reyes en Córdoba

Niños en patinetes pasean por Córdoba. Niños en patinetes pasean por Córdoba.

Niños en patinetes pasean por Córdoba. / Juan Ayala

Sin importar las circunstancias, los Reyes Magos siempre llegan a repartir ilusión en todos los hogares cordobeses y este año lo han hecho de las formas más curiosas e ingeniosas posible: por aire, en lancha, en moto o de manera telemática, Sus Majestades de Oriente se dejaron ver en cada rincón de la provincia y niños y adultos ya gozan de los regalos que han dejado este año en sus belenes y árboles. Eso sí, después de tomar leche, roscón y galletas que los pequeños les han dejado en casa. 

El frío de la mañana ha retrasado la salida de muchos niños impacientes por encontrarse con sus amigos o primos, mostrar sus regalos y compartir por las calles de la ciudad. Sin embargo y a pesar del frío de este miércoles festivo, cuando los termómetros no superaban los 10 grados para el mediodía, algunas familias y niños se han dejado ver por los barrios de Córdoba.

Eso sí, este año el coronavirus y el frío se han unido para acelerar una realidad que lleva tiempo ocurriendo: la tecnología hace que los niños ya no tengan que salir de casa para jugar. Sin embargo, regalos clásicos como las bicicletas o los patinetes obligan a muchos a salir a rodar en zonas clásicas como El Vial y la zona del Renfe, dónde cada 6 de diciembre se concentran las familias para enseñar a sus hijos a dar los primeros pedaleos de su vida, con tropezones que poco importan a esa edad.

Las familias Munzón Romero y Giménez del Tell han salido con sus cuatro hijos de cinco, seis, siete y nueve años a estrenar patinetes. Los niños casi se perdían de vista en el bulevar, querían ir tan rápido como pudieran. Sus padres no titubean al expresar que más allá de lo material, lo que piden es "salud y que este año se acabe la pandemia", un deseo más que generalizado. 

El pequeño Miguel Ortiz Maestre tambalea en su bici nueva por El Vial, detrás de él va el mejor maestro que podrá tener jamás, su abuelo, Alfonso Maestre, cuidando de que el niño no caiga y si lo hace, se levante sin problemas y lo vuelva a intentar. La emoción de Miguel es indescriptible, tanto que debajo de los enormes abrigos de invierno lleva un traje de superhéroe que también han dejado los Reyes para él y no titubea en mostrarlo a las cámaras de el Día. "No ha querido quitárselo para salir" confiesa la madre entre risas y preocupación por el frío. 

Con Ignacio y Laia Pérez Abellán, Sus Majestades también han sido generosos, a pesar de todo lo que ha ocurrido este año tan raro. Llevan un patín que Ignacio maneja ya con destreza y en casa también han dejado libros, agendas e incluso un par de walkie talkies para compartir. Los padres también estrenan sus regalos, camisas, jerseys y productos de cosmética que han encontrado bajo el árbol.

En la familia García Valera, que tienen dos niños de seis y cuatro años que van ataviados con abrigos gordos y mascarilla en patinete, Gaspar, Melchor y Baltasar también han dejado pistas de coches, que esperan por ellos aún para estrenarlas esta noche, tras acabar el paseo que suelen hacer este día. Los tíos también forman una parte importante de este día tan especial. A Victoria Ruiz León, de cuatro años, sus dos tíos le enseñan a montar el patinete que dejaron los Reyes en su casa. Victoria iba por El Vial con torpeza pero con muchas ganas de aprender, cayendo y levantándose una y otra vez. 

En lo que niños, adolescentes y adultos coinciden y se funden en una única petición: salud y que por fin se acabe la pandemia. El deseo es el más pedido esta Navidad. Habrá que esperar un año más para verlo hacerse realidad. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios