• Los profesionales del Reina Sofía empiezan a recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer con entusiasmo y la sensación de sentirse privilegiados

Inmunización en el hospital

"Estamos ilusionados porque la vacuna es el principio del fin"

Susana Ruz, Felipe López y María José Cadenas tras recibir la segunda dosis. Susana Ruz, Felipe López y María José Cadenas tras recibir la segunda dosis.

Susana Ruz, Felipe López y María José Cadenas tras recibir la segunda dosis.

Juan Ayala

Escrito por

· Ángela Alba

Redactora

Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía vacunados con la primera dosis de Pfizer frente al SARS-COV-2 hace tres semanas han empezado a recibir este lunes la segunda dosis para su inmunización. La alegría y la sensación de sentirse afortunados han sido las emociones más comunes entre el personal, que aún tendrá que esperar siete días para que la inyección surta efecto.

Tres de estos profesionales han sido Susana Ruz, Felipe López y María José Cadenas, que han compartido su esperanza por que la vacuna por fin nos acerque al fin de la pandemia, a la vez que han mostrado su preocupación por el cariz que está tomando la situación en la actualidad respecto al coronavirus. El alarmante incremento de contagios ha hecho que aumente la presión asistencial, un miedo que tenían los profesionales sanitarios desde que se anunció la relajación de las medidas restrictivas de cara a las fiestas navideñas. 

Susana Ruz es técnico en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE)y está en una planta covid, donde ha visto muchos dramas causados por este virus. Vivir todo esto es "muy fuerte" y "se están quedando muchos rostros grabados en la cabeza que va a ser imposible olvidar", ha confesado emocionada.

Tras la inyección, ha confesado estar "súper contenta" de haberse puesto la segunda dosis, un momento que "estaba deseando que llegara" porque "es el único arma que tenemos para esta guerra que se nos ha presentado".

"Se nos han quedado muchos rostros grabados que va a ser imposible olvidar", dice Susana

"Aunque tengamos que seguir cumpliendo con las medidas se seguridad, da mucha tranquilidad estar vacunada", sobre todo por el hecho de no contagiar a otras personas porque "todos tenemos mayores y familia" y trabajando en primera línea el riesgo de contagio es mayor.

Esta técnico en cuidados auxiliares de enfermería pide "responsabilidad" a los ciudadanos porque "es la única forma en la que podemos parar esto hasta que llegue el momento en el que la mayoría de la población esté vacunada". "Son muchas las familias que están sufriendo las consecuencias del covid", por eso ha pedido a la población que "empatice" con los que han perdido a seres queridos a causa de esta enfermedad. "El que se tenga que ir de este mundo que se vaya con dignidad y acompañado de los suyos", ha incidido. Por eso, aconseja a todo el mundo "que se vacune cuando tenga la posibilidad de hacerlo y mientras tanto que sea cauto".

Una profesional vacunada este lunes. Una profesional vacunada este lunes.

Una profesional vacunada este lunes.

Por su parte, Felipe López es enfermero de Urgencias de adultos, por lo que también está en la primera línea de batalla. Desde su experiencia anima a los ciudadanos a vacunarse y tomar todas las medidas de precaución porque "los hospitales se saturan y nos quedamos sin la posibilidad de atender a las personas de forma adecuada". En muchos casos, los que llegan hasta los centros hospitalarios lo hacen "por haber cometido alguna irresponsabilidad en un momento dado".

En su caso, tras la inoculación de la primera dosis solo tuvo un poco de dolor en la zona de punción, "que incluso fue menor que cuando me vacuné de la gripe", ha asegurado. Este lunes estaba "súper feliz" de haber recibido la segunda dosis porque es "la única forma de hacer de barrera para que el virus no siga replicándose y podamos parar esto entre todos".

En este sentido, ha indicado que los profesionales sanitarios "veíamos venir" el aumento de la presión asistencial. En su caso, intenta "afrontarlo con optimismo porque la vacuna está aquí y vamos a intentar hacerlo lo mejor posible", pero hay muchos compañeros que están "cansados", como ocurre con la ciudadanía en general porque "se repite otra vez el mismo proceso y a todos nos cansa algo a lo que no le ves el fin".

Otra de las trabajadoras sanitarias que ya tiene su segunda dosis de Pfizer es María José Cadenas, una neumóloga que este lunes iba "súper ilusionada" al Hospital Reina Sofía e incluso se hubiera llevado "una botella de champán" para celebrarlo. "Todos los que nos hemos vacunado estábamos deseando que llegara el día", ha asegurado.

Un enfermero prepara una vacuna. Un enfermero prepara una vacuna.

Un enfermero prepara una vacuna.

"Vivimos este momento con muchísima ilusión porque pensamos que las vacunas, como en otro tipo de patologías, salvan muchas vidas, y creemos que es el principio del fin", ha resaltado.

Después de tantas experiencias vividas, esta doctora explica que lo más complejo fue el principio porque "había pocos medios y tampoco se sabía mucho de la enfermedad ni cómo manejar a los pacientes". En la actualidad, la presión hospitalaria "es grande y estamos muy cansados, pero sí es cierto cada uno sabe lo que tiene que hacer en cada momento con los pacientes y eso también da un poco de tranquilidad" 

Hasta el momento, se ha vacunado la práctica totalidad de los profesionales de las unidades priorizadas de primera línea del Reina Sofía (Urgencias, UCI, Neumología y Medicina Interna, fundamentalmente) y los profesionales de primera línea del resto de unidades asistenciales del hospital con más riesgo de contacto con pacientes ingresados por infección por covid-19. En los últimos días, se ha incrementado la dotación del equipo de vacunación covid con turnos de mañana y tarde para la inmunización de los profesionales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios