Perfil de José María Bellido. Alcalde de Córdoba Experiencia sin estridencias

  • José María Bellido llega a la Alcaldía tras muchos años en la política municipal y con su capacidad de gestión como aval para estos cuatro años

José María Bellido, con su mujer, sus hijas y su madre. José María Bellido, con su mujer, sus hijas y su madre.

José María Bellido, con su mujer, sus hijas y su madre. / Juan Ayala

José María Bellido cuenta su vida por campañas electorales. En la de 2007 se casó, en la de 2011 nació su primera hija, Alejandra, y en la de 2015 nació Martina. Sus compañeros bromeaban este año sobre con qué buena nueva vendría este nuevo periodo electoral y, aunque no es comparable, seguro que Bellido también recordará la campaña de 2019 porque fue la que le llevó a la Alcaldía de Córdoba.

Bellido (Córdoba, 1977) es desde este 15 de junio de 2019 el nuevo alcalde de Córdoba, su cargo soñado y para el que se ha preparado a conciencia. Pocos daban un duro por él hace solo unos meses, pero Bellido hizo caso omiso a quienes le pedían que cambiara su carácter tímido y más serio por el de la extrema simpatía. Un triunfo de él y de su equipo más fiel, que preparó a conciencia una estrategia basada precisamente en sus puntos fuertes: su preparación y su experiencia en la gestión; sin estridencias.Bellido es esa persona en la que todo el mundo confiaría. El niño bueno de la clase, pero también un “bicho en su casa”. “En algún sitio tendrá que desfogar” le decían los profesores a sus padres, Alicia y Pepe, cuando se quejaban de su comportamiento en casa.

Su madre le ha acompañado en la sesión de investidura, la misma que esta campaña electoral ha aprovechado las ruedas de prensa en su barrio, Vallellano, para poder ver a su hijo. Su padre murió hace dos años y estaba enfermo de alzheimer, un hecho que ha marcado al ya alcalde, pues ha priorizado la atención a los colectivos más desfavorecidos como un eje de su futura acción de gobierno.

El alcalde de Córdoba estudió en los Maristas y era un estudiante “muy bueno” además de buen compañero. Así lo describió también el tenista Cisco García en un vídeo que colgó en sus redes sociales recordando a Bellido como el que siempre defendía a los alumnos más pequeños en el patio del colegio cuando los mayores les quitaban la pelota.

Ese niño creció con sus dos hermanos mayores, Paco y Justo, con los que hay una gran diferencia de edad, diez años con el siguiente hermano. Estudió Derecho y ahí empezó a acercarse a la política. Consiguió su primera acta de concejal de 2004, pero antes ya había sido asesor en la diputación. Desde entonces ha estado vinculado a la política municipal, siendo su principal cargo hasta ahora el de teniente de alcalde de Hacienda en el equipo de José Antonio Nieto, entre 2011 y 2015, donde lo tocó lidiar con una difícil situación económica y los recortes impuestos por el Gobierno central.

Mano derecha de Nieto y hombre disciplinado de partido, precisamente fue el exalcalde quien lo señaló como sucesor cuando éste se fue al Congreso de los Diputados. De manera discreta, se produjo una sucesión en la que poco a poco fue conformando su propio grupo de confianza, dando protagonismo a los concejales cuando era necesario y asumiendo en primera persona las cuestiones de calado.

Bellido es un hombre de números, de gestión más que de gestos, de empirismo más que idealismo y así lo ha defendido a pesar de que los nuevos tiempos en política exigían otra cosa. Aunque tampoco ha permanecido ajeno y ha mostrado su lado más cercano a través de las redes sociales.

Casado desde 2007 y padre de dos niñas, es el “muñeco” de sus hijas, ya que invierte la mayor parte del tiempo que tiene con ellas para jugar. A ellas y a su mujer les ha agradecido en el Pleno su paciencia y ha pedido perdón por las ausencias.

Como es tradición en el PP, Bellido es un fanático de El Ala Oeste de la Casa Blanca, aunque también se declara seguidor de Juego de Tronos. Seguramente las intrigas de Capitulares también darían para una serie porque, ya se sabe, la realidad siempre supera a la ficción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios