Religión

El obispo de Córdoba ordena cinco nuevos diáconos en el día de la Inmaculada

  • El acto ha tenido lugar en la Santa Iglesia Catedral tras la homilía en honor de María Inmaculada

Los cinco nuevos diáconos, junto al obispo de Córdoba.

Los cinco nuevos diáconos, junto al obispo de Córdoba. / El Día

Pedro Jesús del Pino Díaz, Pablo Fernández de la Puebla Lechuga, Jesús Lérida Nieto, Abraham Luque García y Manuel Millán Serrano son desde este miércoles 8 de diciembre los cinco nuevos diáconos que tiene la diócesis de Córdoba. Coincidiendo con la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María se ha celebrado la ordenación diaconal, administrada por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, en la Santa Iglesia Catedral.

El prelado ha comenzado su homilía recordando que en la fiesta de María Inmaculada celebramos que María no ha tenido “nunca pecado" y por eso "mirarla a Ella hoy y todos los días del año es una esperanza para nuestro corazón como pecadores” porque en Ella encontramos la “madre limpia”. En este día se clausura el año dedicado a San José y por eso ha estado presente la imagen de San José Artesano de Lucena, que participó en la vigilia de la Inmaculada el martes. El obispo ha querido dar gracias a Dios por este año josefino en el que todos hemos tenido ocasión de acercarnos y pedirle su protección.

En el marco de la solemnidad de la Inmaculada Concepción son ordenados los nuevos diáconos. Este miércoles es un día lleno de gracia para estos cinco jóvenes y María Santísima “os comunicará esta gracia como le hizo a Ella el Espíritu Santo”, porque el sacramento del Orden y concretamente el del Diaconado consiste en recibir el Espíritu Santo que os configura con Cristo siervo, servidor. La palabra diácono significa “el que sirve” y en el ministerio del diaconado os comprometéis a servir especialmente a los pobres, a los enfermos y a todos los que sufren, ha continuado monseñor Demetrio Fernández.

"Hoy celebramos el sacramento del diaconado y la fuerza del Altísimo os cubrirá con su sombra, de esta forma las obras que salgan de vuestro ministerio serán sobrenaturales, será Jesucristo prolongado en vuestra vida y en vuestro ministerio", ha apuntado el Pastor de la diócesis. En este día prometéis al Señor vivir en el celibato por “el reino de los cielos porque Dios os ha hecho entender que os quiere para Él totalmente”.

También prometéis obediencia al obispo “como quien ha encontrado en la obediencia la libertad". "Cultivar el espíritu de oración es otra de las promesas que hacéis hoy, la oración es un aliciente porque vuestra principal tarea es orar por el pueblo que se nos ha encomendado", les ha recordado el prelado.

La Iglesia dispone que haya diáconos para que administren la caridad del pueblo santo de Dios en servicio de los pobres y de los que sufren. A María Santísima “os encomiendo en este día de la Inmaculada que os mantenga fieles como Ella y limpios de corazón”, ha recordado Demetrio Fernández. "Oremos por los nuevos diáconos y que sean un espejo en el que pueda mirarse el pueblo de Dios", ha pedido monseñor al término de su alocución.

Los nuevos diáconos, del Seminario Conciliar San Pelagio y de la Familia Eclesial Hogar de Nazaret, han recibido el primer grado del orden sacerdotal acompañados de numerosos sacerdotes de la diócesis, los rectores, formadores y alumnos de los seminarios y familiares y amigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios