Solidaridad | Familias cordobesas acogen a 165 niños sarahauis hasta finales de agosto Unas vacaciones muy solidarias

  • El proyecto de cooperación se desarrolla en la capital y en otros 49 municipios de la provincia cordobesa

Bellido posa con los niños en la recepción en el Jardín Botánico Bellido posa con los niños en la recepción en el Jardín Botánico

Bellido posa con los niños en la recepción en el Jardín Botánico / Laura Martín

Córdoba da la bienvenida al Sáhara para cumplir sueños. El Jardín Botánico es el punto de encuentro para recibir a los 165 niños saharauis, de 9 a 14 años, recién llegados de los Campamentos de Refugiados de Tinduf, que disfrutarán de unas Vacaciones en Paz, programa que organiza la Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños Saharauis (Acansa) hasta finales de agosto, financiado por el Ayuntamiento y la Diputación de Córdoba.

Es el primer año de acogida para una madre, Rosario de la Rosa, aunque admite que “la culpable de esto es mi hija”, Lourdes Herrera. Su hija, de 21 años y estudiante de Integración Social, es la culpable de que su madre, en tan sólo tres días, haya cogido “un cariño inmenso por este chico”, Saleh, de 11 años.En estos días, madre e hija han comprobado que estos jóvenes “valoran mucho el cariño y los besos” y que “cosas así de simples las sienten muchísimo”.

A Herrera la animó su amiga, Beatriz Alcalá, también de 21 años. La madre de Alcalá, Juani Vargas, añade que, para ellas, es el segundo año y “seguiremos haciéndolo”. Esta familia repite con el mismo niño, Chrif, de 11 años.

La felicidad de Vargas se debe a que “los niños son muy agradecidos, porque no tienen nada y se vuelven locos con cualquier pego que le das”. Por ejemplo, cuando llevan a Chrif a tomar una hamburguesa, “no te haces una idea de cómo se pone de contento”.

Estas dos familias son vecinas de El Carpio, para lo que han celebrado una fiesta de bienvenida en el municipio, a la que acudieron hasta 60 personas para pasar el día en la piscina. Nada más poner un pie en Córdoba, “son uno más en la familia”, aclara Vargas.

Los niños están distribuidos entre la capital y otros 49 municipios de la provincia y para tener encuentros durante estos dos meses la asociación tiene hasta 15 actividades programadas, aunque no son obligatorias. Algunas son jornadas de convivencia. Otras, como la Marcha Verde –este año será en Algeciras–, se llevan a cabo para reivindicar los derechos del Sáhara.

“Siempre está pendiente de todo”, “se desvive por todos” y “esa muchacha es una pasada”. Son los comentarios que hacen las familias sobre una heroína sin capa. Ella es la coordinadora de Acansa, Beatriz Sánchez, que desde pequeña alimentó la solidaridad en casa de sus padres para que fueran familia de acogida.

Sánchez tiene a dos niños este año, aunque ya son 15 años los que acumula de acogida. Ella dice que “estos niños son una enciclopedia abierta y te dan mucho más de lo que tú puedes ofrecer”.

Los hijos son los culpables. María Carretero, de Castro del Río, acoge desde hace cuatro años a Idumo y “esto surgió porque se lo prometí a mi hijo”, Curro Chillero. Admite que “él me ha metido aquí, pero yo ya no quiero salir”.

Carretero irá 15 días a la playa con Idumo, mientras, “lo llevo a montar a caballo y hace mucho deporte”. Idumo aclara que “lo que más me gusta es el fútbol”.

Dos niñas sonríen a cámara. Dos niñas sonríen a cámara.

Dos niñas sonríen a cámara. / Laura Martín

Aunque la piscina es el mejor remedio para evitar el calor, los juegos de pelota ganan la partida. Tres de los niños –Yasim, Jalili y Yeslem– admiten que quieren ir a la playa, sin embargo “lo que más nos gusta es el fútbol y el baloncesto “, aunque Yasim disfruta también con la bicicleta.

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha recibido a los pequeños en el Jardín Botánico, donde ha mostrado la satisfacción por parte del Consistorio por este proyecto que permite que “estos niños puedan disfrutar de unas vacaciones como cualquier niño de su edad”. Bellido ha añadido que “acciones como esta son las que valen la pena” porque “aquí no se habla de cooperación, aquí se hace cooperación sobre el terreno, los tocamos y los sentimos”.

Vacaciones en Paz es “una forma de demostrar que Córdoba es solidaria”, ha concluido. Por su parte, el presidente de Acansa, Tomás Pedregal, ha mostrado su agradecimiento a las 165 familias que acogen este año –20 más que el año pasado– y su participación en Vacaciones en Paz 2019, porque “sin ellas, este programa no sería posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios