Educación

El llanto "se contagia" en la vuelta a las guarderías en Córdoba

Una madre lleva a su pequeña a la guardería. Una madre lleva a su pequeña a la guardería.

Una madre lleva a su pequeña a la guardería.

Juan Ayala

Comienza septiembre y con él la cuenta atrás para la vuelta al cole. Los primeros en colgarse la mochila han sido los niños de 0 a 3 años, los más pequeños de la familia, que este miércoles, 1 de septiembre, han iniciado esta etapa en las guarderías de Córdoba. Una primera jornada marcada por la ilusión y el llanto, ya que, en muchos casos, los pequeños se han tenido que separar de sus progenitores por primera vez. 

Este curso 2021-2022 acogerá una nueva rutina a la que los pequeños de la casa se irán acostumbrando poco a poco, por lo que las primeras jornadas escolares serán más cortas para cumplir así con el periodo de adaptación oportuno que ayudará en este choque con la realidad tanto a los padres y alumnos, como a los docentes. 

A las 10:00 llegaban los primeros pequeños a la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario, en Electromecánicas, algunos incluso intentando mantener el equilibrio. Expectantes por la novedad, muchos de ellos entraban rápidamente sin pesarlo dos veces tras ver a lo lejos, en el interior de la guardería, numerosos juguetes, toboganes y andadores de varias clases. 

Las seños Silvia Soto, Mercedes Pulido y Lola López aguardaban en la puerta mientras los recibían. Unos entraban rápidamente, pero a otros les costaba más dar el paso, comenzando así a aflorar las primeras lágrimas de la mañana. 

En total, esta guardería ha acogido en la jornada a cinco pequeños (de 0 a 2 años) y siete mayores, (a partir de 2 años). Aún quedan algunos alumnos por llegar, aunque la mayoría de ellos ya estaban el anterior curso, por lo que no vivirán un cambio tan brusco. "Se nota bastante el cambio en la actitud entre los nuevos y los que ya estaban ", asegura la profesora y directora del centro educativo, Silvia Soto.

Cuando se cerró la puerta de la calle, los más nostálgicos comenzaron con el llanto. Y minutos más tarde, víctimas de un efecto dominó, los que parecían tranquilos se sumaban a esta llantina.

Los veteranos del cole, alumnos que ya conocen estas aulas del año anterior, intentaban consolar a sus nuevos compañeros, "no llores" le decía un alumno de la clase de los mayores a una pequeña que acababa de entrar. 

Pequeños alumnos en el aula del centro. Pequeños alumnos en el aula del centro.

Pequeños alumnos en el aula del centro. / Juan Ayala

"El llanto se contagia", asegura la docente. Tras los 20 primeros minutos más agitados, llegaba la calma. La educadora comenzó a repartir globos con los que conseguía entretener a los pequeños que se les pasaba rápidamente el disgusto.

"Entiendo que no hay consuelo cuando te separan de tu madre o padre. Nosotras le damos mucho cariño, besos y abrazos, y les decimos que están en el cole", explica la directora. 

Este primer día finaliza a las 11:30, un horario especial que se ampliará progresivamente. La finalidad de este ajuste en la agenda es para adaptar a los pequeños a la nueva rutina poco a poco: "En una semana es suficiente". 

La escuela abre a las 07:00 hasta las 17:00, aunque, como indica la Consejería de Educación de la Junta, ningún menor puede permanecer más de ocho horas en el mismo centro, sin justificación previa. 

Hoy era el primer día de guarde para Inés, una pequeña de 23 meses que ha entrado al centro "del tirón", "Se ha quedado muy tranquila, me estaba tirando para entrar", afirma su madre, Paula Contreras, tras dejar a su pequeña.

Una actitud que sin duda tranquiliza a las familias: "Lo pasan peor que ellos, estos días son para ellos más duros que para los niños" afirma la profesora. La docente explica que, para la tranquilidad de los padres, siempre les manda alguna foto de cómo le ha ido la mañana a sus pequeños, pues "aunque tú se lo cuentes prefieren verlo". 

La docente de la escuela con uno de los alumnos más pequeños. La docente de la escuela con uno de los alumnos más pequeños.

La docente de la escuela con uno de los alumnos más pequeños. / Juan Ayala

Candela, de 2 años, ha vuelto al cole tras un parón a consecuencia de la situación de la pandemia: "Estaba desde bebé en la guardería pero por tema covid decidimos borrarla y ahora hemos vuelto", explica su mamá, Lola Merino. Esta pequeña ha entrado llorando al centro, algo que a su progenitora le hace estar "mal", aunque espera que sean solo los primeros días.

Con dos años y tres meses, Jesús es la primera vez que empieza el cole, y contra todo pronóstico "ha entrado bastante bien, está acostumbrado a estar con niños en el parque", cuenta su madre, Charo Flores. "Si se lo hubiese tomado de otra manera, yo estaría peor", confiesa.

En total, 7.848 menores de hasta 3 años han iniciado este miércoles, 1 de septiembre, el curso escolar 2021/22 en las escuelas y centros de Educación Infantil de Córdoba, 259 escolares más que en el pasado año académico, tal y como lo ha destacado la delegada territorial de Educación y Deporte en Córdoba, Inmaculada Troncoso. 

Córdoba cuenta con 249 centros públicos o privados adheridos al programa de la Junta para el fomento de la escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil, cuatro más que en el curso anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios