Educación
  • En estos últimos días de agosto, los profesionales de la educación de los centros de cero a tres años se encuentran ultimando detalles para el próximo curso que comienza el 1 de septiembre

  • Las escuelas infantiles aún no han ocupado la totalidad de sus plazas y esperan este año a unos 7.400 alumnos

Las guarderías de Córdoba ya están preparadas

Preparativos en la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario. Preparativos en la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario.

Preparativos en la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario.

Juan Ayala

El verano va llegando a su fin, muchos se enfrentan a septiembre con las pilas cargadas tras estos meses de descanso propios de la época estival. El noveno mes del año representa un tiempo de propósitos, nuevas oportunidades y cambios. Una de estas novedades más significativa es el comienzo del nuevo curso escolar.

Los pequeños de la casa serán los primeros en incorporarse a esta vuelta a la realidad llena de cambios, ya que para muchos de estos infantes será la primera vez que acudan al nuevo centro educativo que le corresponda.  

Juegos por aprender, canciones que cantar, manualidades llenas de textura y color, en definitiva, un nuevo mundo por descubrir que los pequeños de cero a tres años experimentarán desde el próximo día 1 de septiembre, mientras sus familias se enfrentan a su "nuevo curso" particular. 

Las guarderías de Córdoba están preparando los últimos detalles. "Ganas e ilusión" es lo que muestran los educadores ante un inminente curso. Sin embargo, un año más, muchos de estos centros se encuentran "expectantes" dado que aún no cuentan con la totalidad de plazas ofertadas cubiertas.

Desde la Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía (CEI-A) se estima que el número de alumnos matriculados para este próximo curso 2021/22 estará entre 7.400 y 7.450 alumnos en la provincia de Córdoba, según los últimos datos ofrecidos por la Junta en la Mesa de Infantil, que lo cifraban en 7.432.

Esta cifra significa que los centros de primer ciclo de Educación Infantil pertenecientes a la red pública de la Consejería de Educación (titularidad pública y privada adherida) estarán igual o apenas sumarán 50 matrículas más que el pasado curso escolar y soportarán, de nuevo, una desocupación de más del 35% de las plazas, ya que la Junta ofertó en el proceso de escolarización algo más de 11.700.

Las educadoras de la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario ordenan el material. Las educadoras de la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario ordenan el material.

Las educadoras de la Escuela Infantil Nuestra Señora del Rosario ordenan el material. / E. D. C.

Si se compara con el inicio del ejercicio 2019/20, entonces fueron 8.030 los niños que ocuparon una plaza en las escuelas infantiles de Córdoba y provincia al inicio de curso, mientras que en septiembre de 2020 ese número cayó a 7.387. La Coordinadora afirma que en Andalucía se inicia este curso 2021/22 con unas 43.000 vacantes, es decir, lo que supone un 36% de desocupación media.

Un año más, las familias dispondrán de bonificaciones que van desde el 13% del importe de la plaza escolar (para todas las familias, independientemente de sus ingresos) hasta la gratuidad total, dependiendo del nivel de renta.

Aunque el coste del precio por plaza para la administración es de 320 euros, las familias que tengan que abonar el tramo más alto del servicio educativo pagarán 209,71 euros mensuales (278,88 euros con comedor).

El presidente de CEI-A, José Luis Victorio, asegura que además de la desocupación de las plazas, hay que añadir una demora en los pagos de la Administración. “Los continuados retrasos que la Consejería de Hacienda tiene que hacer a las escuelas infantiles, así como la cantidad de trabas y burocracia que ralentizan estos abonos y que, en algunos casos, están poniendo en peligro la apertura de los centros”, señala e dirigente.

Otra gran problemática que supone el descenso en la matriculación de estos centros es la tasa de desempleo que se genera entre los profesionales de la educación. Las escuelas infantiles cordobesas emplean a más de un millar de personas (unas 10.000 en Andalucía). Alrededor del 95% de ellas son mujeres.

“No tenemos los datos, pero en los últimos años ya estimábamos una pérdida de empleo del 15% y seguirá aumentando si no se le da la vuelta a esta situación, porque la natalidad sigue cayendo y la situación económica de las familias empeorando”, afirma Victorio.

Las guarderías ultiman detalles entre incertidumbre

Las escuelas infantiles se encuentran preparando todo lo necesario para la inminente vuelta al cole. Desde finales de agosto los profesionales de la educación ponen a punto los centros que se convertirán en la segunda casa de estos pequeños.

Desde la escuela infantil Nuestra Señora del Rosario, su directora, Silvia Soto, cuenta que de la treintena de plazas existentes hay cubiertas ocho que corresponden a los más pequeños (de cero a dos años) y 18 puestos para los mayores (a partir de dos años). En el curso pasado estas cifras eran de 12 alumnos en cada ciclo.  

El no cubrir el número de plazas en su totalidad es una situación que las guarderías arrastran desde hace varios años, una situación que el covid ha agravado en algunos casos, aunque también ha servido para destacar la labor de estos centros educativos. "Durante el confinamiento, los padres se han dado cuenta de la importancia de jugar y tener contacto con otros niños", detalla Soto.

La directora de la Escuela Infantil Nuestra Señora Del Rosario, Silvia Soto. La directora de la Escuela Infantil Nuestra Señora Del Rosario, Silvia Soto.

La directora de la Escuela Infantil Nuestra Señora Del Rosario, Silvia Soto. / Juan Ayala

Desde los centros Garabatos en Córdoba, su directora, Rosa María Martín, está terminando de pintar los nuevos murales que coparán la atención de los más pequeños. Estas escuelas, ubicadas una en Santa Rosa y otra en el centro de la ciudad, sí que ha experimentado una buena acogida de futuros alumnos.

De 70 plazas en total, de momento sólo hay libres cuatro. "Estamos contentas, pero sabemos que en otras guarderías ha bajado bastante el número de niños, hay un bajón a nivel general". Martín asegura que la época de mayor auge del coronavirus ha hecho mella en los centros educativos. En algunos, como el suyo, se ha tenido que invertir una gran cantidad de dinero en comprar materiales dobles, para cada clase burbuja y así intentar hacer cada material más individualizado.

En el centro CEI Fantasía, su directora, Natividad Gálvez detalla que en esta última semana de agosto, de 35 plazas ofertadas, hay cubiertas 20, al igual que ocurrió el año pasado. No obstante, el plazo de matriculación continua abierto hasta cubrir todos los puestos, aunque éstas correspondan a un plazo extraordinario, para que las familias presenten la matriculación a lo largo de todo el curso.

Pocas ayudas a las familias, el descenso de la natalidad y la crisis sanitaria y económica hace que las familias no se decidan por esta opción, indica la directora: "Desde hace varios años las guarderías no estamos llenas al 100%". Respecto al  coronavirus, Gálvez afirma que ha generado cierto "miedo" a las familias. Los centros tuvieron que incorporar nuevas medidas sanitarias a las que rápidamente se adaptaron los educadores y los pequeños, "con esto hemos evitado bastantes resfriados también".

El periodo de adaptación de estos pequeños suele durar varias semanas, pero no sólo son los infantes los que les toca adaptarse, los progenitores y los educadores también deben afrontar el comienzo de esta nueva etapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios