JORNADA TÉCNICA INNOVACIÓN Y TRANSFERENCIA

Las empresas resaltan el valor que aporta la UCO con el Plan Galileo

  • Las compañías exponen la utilidad del programa universitario y coinciden en señalar la necesidad de aumentar y mejorar la promoción entre el alumnado y los docentes

Representantes empresariales, de la UCO y el director de 'el Día', ayer en el Rectorado Representantes empresariales, de la UCO y el director de 'el Día', ayer en el Rectorado

Representantes empresariales, de la UCO y el director de 'el Día', ayer en el Rectorado / Jordi Vidal

Aumentar la relación entre las empresas, la Universidad de Córdoba (UCO) y los estudiantes. Ese es uno de los retos que se lanzó ayer en la jornada técnica Innovación y Transferencia. La relación Universidad y Empresa como motor del desarrollo territorial, organizada por el Día, con el patrocinio de la UCO, y en la que se puso de manifiesto que las empresas, hasta la fecha, ensalzan los beneficios de las prácticas que realizan en ellas los alumnos de la institución académica.

Las cosas están bastantes claras: los tres protagonistas se necesitan entre sí para sacar adelante los estudios, el beneficio empresarial, el desarrollo de la provincia y la transferencia de conocimiento desde la institución académica.

Pues bien, los asistentes a la jornada pusieron de manifiesto sus experiencias, así como los beneficios que les ha reportado participar en el Plan Propio Galileo de Innovación y Transferencia. Se trata de un proyecto, que este año cumple su quinta edición y dispone de un presupuesto superior a los 400.000 euros.

Y todo ello a través de media docena de modalidades en las que las empresas juegan un papel importante, al igual que el alumnado, ya que les permite hacer prácticas en las compañías, y la propia UCO. Al respecto, el vicerrector de Investigación y Desarrollo Territorial, Enrique Quesada, expuso que "la transferencia es una de las actividades más importantes dentro del profesorado".

Los beneficiarios del programa

Quien explicó el desarrollo de este programa y los efectos que ha conllevado fue la responsable de recursos humanos de la compañía Spgroup –dedicada a la fabricación de films (láminas y complejos) flexibles y rígidos para envasado de alimentación de gran consumo–, María Dolores Alba. A su juicio, el plan Galileo "es una oportunidad para detectar talento y perfiles; su utilidad es vital".

Alba, además, reconoció que el programa ofrece la posibilidad de "detectar habilidades –del alumnado– más allá de la propia entrevista". Un ejemplo de esta vinculación es la responsable del área de I+D+i de esta compañía, Azahara Gutiérrez, quien empezó haciendo prácticas en esta empresa hace nueve años. Tras las prácticas, continuó, "fue una grata sorpresa que me propusieran un puesto de trabajo".

La Cooperativa Agroganadera de los Pedroches (Covap) es una de las grandes empresas de la provincia y gran parte del alumnado de la UCO hace allí sus prácticas. Su responsable de Recursos Humanos, Diana Martín, reconoció que "todas las personas que pasan por las prácticas las tenemos como cantera", al tiempo que añadió que actualmente “la mayor parte de los mandos intermedios” de la cooperativa entraron a través del programa de prácticas.

En Magtel comparten la misma opinión y la gestora del área de e Formación y selección de personas de la compañía, Inmaculada Junquera, expuso que los universitarios "aportan una visión muy joven y nueva para los que llevamos más tiempo". Además, aludió al trabajo que desarrollan durante el periodo de prácticas y a la importancia de que mientras tanto desarrollen "la capacidad de hacerse imprescindibles".

"Hay que dar la oportunidad a los estudiantes de que van a ser bien tratados" mientras hacen sus prácticas, anotó el director general de Canvax, Elier Paz, quien animó a los jóvenes universitarios a realizar las prácticas.

El Centro Tecnológico Agroalimentario del Valle de los Pedroches (Cicap) también participó en este encuentro de la mano de su coordinadora general, Manuela Hernández, quien también destacó la importancia de ofertar prácticas al alumnado, pero no solo de su ámbito de trabajo, sino de otras áreas, como la empresarial o la digitalización. "La experiencia es muy positiva para el alumno y para la empresa", reseñó.

Ismael Leal es alumno de Ingeniería Informática de la UCO y realiza prácticas en Cicap y su testimonio ejemplificó el relato de los responsables de las empresas. El joven reconoció que su experiencia en este centro "ha sido muy buena" y que le gustaría seguir trabajando en el sector de la innovación agroalimentaria aplicada a la tecnología.

Una mayor comunicación

A pesar de que todas las empresas coincidieron en señalar los beneficios que reporta esta oferta de formación para los universitarios también hicieron hincapié en la necesidad de que las tres partes implicadas mejoren su comunicación y la oferta de prácticas tenga una mayor promoción.

En esta línea, el director general de Canvax indicó que lo que "demandamos a la Universidad es que sea el gran motor capaz de priorizar el encuentro con las empresas".

No obstante, también reconoció que una de las cosas que le preocupan es que "las empresas no saben que la Universidad les puede ayudar y es la asignatura pendiente".

Algunos de los asistentes a la jornada técnica celebrada en el Rectorado Algunos de los asistentes a la jornada técnica celebrada en el Rectorado

Algunos de los asistentes a la jornada técnica celebrada en el Rectorado / Jordi Vidal

Pero ese no fue el único inconveniente que citó, ya que apuntó que otro es que "los alumnos no sepan en qué empresas pueden hacer prácticas". Por ello, Paz sugirió que "los profesores podrían hacer un inciso de cinco minutos en sus clases y hablar sobre las empresas que ofertan las becas".

En este punto, el coordinador general de Transferencia y Empleabilidad de la UCO, Librado Carrasco, intervino para explicar la evolución del trabajo del profesorado tras la llegada del Plan Bolonia y el Espacio Europeo de Educación Superior. Así, detalló que hasta entonces a un docente "no se le pagaba por dar clase ni por acercarse a las empresas, sino por hacer investigación de alto nivel en revistas extranjeras de alto impacto".

Sin embargo, continuó, la situación "está cambiando". Carrasco, además, insistió en que el alumnado "debería animarse" a la realización de las prácticas, si bien, reconoció que "no se puede olvidar el hecho de que son estudiantes”.

Carrasco, además, destacó las bondades del Plan Galileo, que "se está convirtiendo en una puerta de entrada para profesores, alumnos y empresas". Un plan por el que, continuó, "las empresas se acercan a la Universidad y saben qué hace".

En el caso del alumnado, anotó, "les sirve para conocer la realidad de la empresa", mientras que al profesorado les permite "conocer lo que necesitan" las compañías.

Otro de los temores que expusieron fue la respuesta del alumnado ante la oferta de las prácticas. Al respecto, el director gerente de la Fundación Universitaria para el Desarrollo de la Provincia (Fundecor), Rafael Linares, aseguró que una de las responsabilidades de la entidad es "transmitir una serie de iniciativas que no caigan en saco roto". También él defendió la idea de que "conectar las empresas con el estudiante".

José Carlos Gómez Villamandos y Juan Ruz José Carlos Gómez Villamandos y Juan Ruz

José Carlos Gómez Villamandos y Juan Ruz / Jordi Vidal

La jornada, además, contó con la intervención del rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, quien subrayó la creciente importancia del trabajo compartido entre las empresas y las universidades para fomentar el avance hacia una sociedad del conocimiento.

A su juicio, "en España, Andalucía y Córdoba tenemos todas las piezas del puzzle para construir esa sociedad, pero necesitamos mejorar la manera de encajarlas".

Mientras el director de el Día, Juan Ruz, destacó la importancia de la unión entre el mundo empresarial y la Universidad, un nexo que, a su juicio, tiene que ser “ineludible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios