Educación

A clase 180 días después

  • Más de 67.000 alumnos de Infantil, Primaria y Educación Especial se incorporan a las aulas 

  • La Consejería pide a las familias que no acudan a los centros 

Limpieza de las aulas del colegio Salvador Vinuesa antes del inicio del curso. Limpieza de las aulas del colegio Salvador Vinuesa antes del inicio del curso.

Limpieza de las aulas del colegio Salvador Vinuesa antes del inicio del curso. / Juan Ayala

Han pasado seis meses, 180 días en concreto, desde que las aulas educativas se cerrasen como consecuencia de la expansión del SARS-CoV-2 y las clases se reconvirtieran en virtuales casi de la noche a la mañana. Desde entonces, el virus no se ha tomado un respiro, pero ahora los centros educativos se han adaptado a su virulencia y este jueves 10 de septiembre por fin abre de nuevo sus puertas.

Un primer día condicionado por el coronavirus y por todas las restricciones establecidas para intentar que no haya casos entre el alumnado, el profesorado y el personal laboral. La jornada de este jueves será el primer día de clases para un total de 67.133 alumnos de Infantil, Primaria y Educación Especial en Córdoba, según los datos facilitados por la Delegación de Educación y llega después de un verano con numerosas movilizaciones por parte de un grupo de familias que han denunciado la pérdida de unidades en varios centros educativos de la capital y ante el anuncio de una convocatoria de huelga para el próximo 18 de septiembre en las aulas. Una cita convocada por sindicatos como Ustea y CCOO, además del sindicato de Estudiantes y el movimiento Marea Verde.

En concreto, este año serán 20.003 los escolares del segundo ciclo de Infantil -a partir de tres años-, mientras que en Primaria están matriculados 46.288 alumnos y en Educación Especial 842, de los que se van a encargar 5.735 maestros. En Córdoba, según los mismos datos, existen 275 centros de Infantil y Primaria -entre públicos, privados y concertados-.

Ante el arranque del curso, desde la Consejería de Educación se ha solicitado a los padres y madres que no acudan a los centros, y que se sea cuidadoso con el mantenimiento de la distancia de seguridad.

Una de las principales consecuencias del coronavirus en la vuelta al cole ha sido la más que necesaria adaptación de aulas y espacios educativos; todo con el objetivo de que se cumplan y se logren mantener la distancia de seguridad. Esto ha llevado a que se hayan realizado obras en numerosos centros educativos, tanto institutos como colegios, para evitar que se registren casos de contagio.

La visión del profesorado

Una profesional de enseñanza en un aula de Primaria del Salvador Vinuesa. Una profesional de enseñanza en un aula de Primaria del Salvador Vinuesa.

Una profesional de enseñanza en un aula de Primaria del Salvador Vinuesa. / Juan Ayala

Son más de 10.000 los profesores que en la provincia de Córdoba retoman este jueves la actividad docente de carácter presencial, aunque con bastantes críticas sobre cómo se ha puesto en marcha este curso. Así, el presidente de la Junta de Personal Docente No Universitaria, Antonio López, pese a reconocer el esfuerzo de la Delegación de Educación en la realización de las pruebas de detección de covid a la plantilla y, "pese a que se trata de un momento excepcional y somos conscientes, consideramos que las medidas son parciales o claramente insuficientes", según ha expuesto a el Día

Así, ha recordado que la planificación de las clases y la organización ha sido "difícil cuando los centros tienen que enfrentarse a instrucciones tardías", a lo que suma el hecho de que los cupos tardíos de profesorado aún no se han incorporado. Por ello, ha insistido en que "garantizar la seguridad del profesorado y del alumnado, que debe ser la prioridad de la vuelta al cole".

López ha reconocido también que el profesorado quiere recuperar la enseñanza presencial, "en la que se tiene que garantizar la seguridad de todas las personas que forman parte de ella". Por ello, ha sostenido que "será el profesorado el que responda con su profesionalidad y excelencia como ha estado haciendo desde el inicio de la pandemia".

Mientras, sindicatos como CSIF -mayoritario en el sector de la enseñanza en Córdoba- ha anotado que el curso da comienzo con un número "totalmente insuficiente" de docentes para atender las necesidades derivadas de la crisis sanitaria y para garantizar la seguridad y la salud del alumnado, el profesorado y el personal de los centros educativos.

La responsable del área de Enseñanza de CSIF, Elena García, además ha avanzado que han acordado con UGT y ANPE un calendario de movilizaciones al considerar que los recursos materiales y humanos anunciados por el Gobierno andaluz para el inicio del curso escolar no responden a las necesidades que requiere la comunidad educativa en la actualidad. La primera de la protestas tendrá lugar el próximo 18 de septiembre con una concentración en la Delegación Provincial de Educación.

Para la siguiente semana está previsto organizar una caravana de vehículos a la que se invitará a todo el profesorado con el objetivo de reivindicar la implementación de las medidas necesarias para dotar de mayores garantías de seguridad a los docentes en el ejercicio de su labor. Asimismo, se llevará a cabo una campaña en redes sociales orientada a demandar mayor seguridad para la comunidad educativa.

García también ha indicado que por el momento, el sindicato no baraja sumarse a la convocatoria de huelga "por un principio de prudencia y porque no es el sentir de los docentes, que están ahora centrados en las tareas que les competen para comenzar las clases de la mejor manera posible, dadas las atípicas y complicadas circunstancias actuales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios