Foro Romano, 12

El ‘gorrillismo’ que no cesa

  • Tema Guadiana. El Ayuntamiento insiste en que la Policía Local intensificará la lucha contra los aparcacoches ilegales en los barrios que lo demanden tras reforzarla en el Distrito Sur

Un agente de la Policía Local vigila uno de los solares del Distrito Sur en el que suelen actuar los ‘gorrillas’. Un agente de la Policía Local vigila uno de los solares del Distrito Sur en el que suelen actuar los ‘gorrillas’.

Un agente de la Policía Local vigila uno de los solares del Distrito Sur en el que suelen actuar los ‘gorrillas’. / Laura Martín

El tema de las quejas vecinales en Córdoba por los gorrillas ilegales y la posterior respuesta del Ayuntamiento sobre dicho asunto es un tema guadiana que aparece, desaparece y vuelve a aparecer cada cierto tiempo, como ocurre con todo tema al que no se le han buscado soluciones adecuadas.

Que nadie se llame a engaño, este artículo no pretende ser un alegato para iniciar una caza de brujas contra personas que no tienen otra manera de ganarse la vida en estos tiempos difíciles que corren en los que sobrevivir es un arte. Dios me libre.

Pero es que no todos los aparcacoches alegales, ilegales o irregulares –pónganle el adjetivo que ustedes prefieran– te piden –y ya está, sin coacciones– la voluntad por ayudarte a estacionar el vehículo –otra cosa es que luego te lo vigilen–. Hay algunos que te exigen “una especie de impuesto revolucionario”. Y no lo digo yo, lo denuncia el presidente del Consejo de Distrito Poniente Sur, Francisco Luis Porras. refiriéndose a los gorrillas ilegales que cada día ejercen de aparcacoches en el entorno de la Plaza de Toros. “Los vecinos tienen que sufrirlos y al final les pagan por miedo”, puntualiza.

Desde hace años, las zonas de actuación de los gorrillas ilegales en la ciudad están muy localizadas. Además de en diversos espacios del Distrito Sur y de Miraflores, también actúan, entre otros, en lugares como los aparcamientos de la Plaza de Toros (en Ciudad Jardín, en el Distrito de Poniente Sur), en el entorno de la antigua Noreña y ahora Centro de Alta Resolución Carlos Castilla del Pino, (en la zona de Arroyo del Moro, en el Distrito Noroeste), o en el entorno de la estación de autobuses (en la Colonia de la Paz, también en el Distrito Noroeste).

Sin olvidar tampoco la zona azul del Centro de la ciudad, en la que, ya desactivada durante el fin de semana, no es precisamente un paraíso a la hora de aparcar. Aprovechando que el control automático está fuera de uso, no son pocos los aparcacoches sin licencia que deciden recaudar algo de dinero ayudando a estacionar a los usuarios y pidiendo ayuda económica cambio. Este hecho afecta, sobre todo, al Paseo de la Victoria y a la Plaza Colón.

También en el entorno del Hospital de la Cruz Roja y en el de la avenida del Flamenco, respecto a la que, cuando aún se llamaba Conde de Vallellano, el entonces candidato del PP a la Alcaldía y actual alcalde, José María Bellido, anunció en campaña que la primera medida para este barrio que tomaría desde la oposición, sin esperar al 26 de mayo –día de las municipales–, sería “el caso de inseguridad que se está viviendo con los aparcacoches, ya que algunos vecinos denuncian situaciones de peligro, y enfrentamientos con algunos de estas personas que se encuentran en una situación alegal”.

Si se echa la vista atrás, hace un par de años, el sindicato UGT ya urgió al Ayuntamiento a que tomara medidas contra lo que llamaba “la mafia de los gorrillas”. UGT aseguraba entonces que “se trata en realidad de un problema que se ha perpetuado en el tiempo, a pesar de que haya provocado múltiples quejas y denuncias de los cordobeses, que diariamente soportan su presencia y que se ven obligados a pagar por temor a las consecuencias que les pueda acarrear su negativa”. Y todo ello a pesar de que en 2009 se produjera un endurecimiento de la ordenanza de Tráfico que prohibe que personal no autorizado vigile los estacionamientos, aunque con escasos efectos prácticos.

UGT exigía responsabilidades políticas, porque “detrás de esta forma de explotación irregular de los espacios urbanos de titularidad pública, existe un suculento negocio controlado en algunos casos por supuestas entidades” con “fines sociales” y en otros casos “por grupos mafiosos que explotan directamente a trabajadores en condiciones de esclavitud, sin alta laboral ni empresarial, a destajo, aprovechándose de inmigrantes sin papeles y de las escasas posibilidades de empleo e integración de determinados colectivos sociales”.

El tema ha vuelto a ser actualidad después de que La Policía Local desarrollara el pasado domingo un dispositivo especial con una decena de patrullas en las zonas del Campo de la Verdad y Miraflores contra los gorrillas que utilizan los solares vacíos existentes como aparcamientos irregulares en estas áreas del Distrito Sur, una práctica contra la que los vecinos se han quejado en reiteradas ocasiones. Los propios vecinos aseguraban, incluso, que en la zona de El Arenal se ha detectado el cobro de entre cinco y diez euros por estacionar.

Tras este operativo el edil de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Torrico, aseguró que, aunque “la vigilancia contra actividades ilegales se lleva a cabo a diario por toda la ciudad”, la Policía Local intensificará la lucha contra los gorrillas irregulares en aquellos barrios en los que lo demanden sus vecinos. Como todo buen tema guadiana, continuará.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios