• Las empresas del sector reclaman medidas sanitarias adecuadas a las características de cada negocio

Eventos

Con ganas de celebraciones en Córdoba

Imagen de la tienda Matilde Cano. Imagen de la tienda Matilde Cano.

Imagen de la tienda Matilde Cano.

Juan Ayala

La situación provocada por el coronavirus ha generado consecuencias económicas que afectan a la mayoría de la población. Muchas empresas han visto sus negocios mermados por las medidas restrictivas impuestas por la pandemia. Es el caso de los eventos y celebraciones. Una industria que se ramifica en diversos sectores: sonido e iluminación, vestuario y complementos, fotografía, invitaciones, flores, haciendas y fincas o los caterings, son algunos de los proveedores que se encargan de diseñar momentos especiales para días únicos.

Con la llegada de la primavera, cualquier año atrás, el calendario en mayo en Córdoba se llenaba de celebraciones familiares, como las comuniones o las bodas. Sin embargo, este año se van a volver a aplazar en busca de una fecha que permita festejar con menos restricciones, aunque también se llevarán a cabo celebraciones adaptadas a las medidas sanitarias actuales.

Ante esta situación, los profesionales reclaman normas que se ajusten a la demanda y al servicio que prestan, como el caso de la industria del catering y los organizadores de eventos.

Ante la evolución de la pandemia, a finales del año 2020 un grupo de 122 empresas de toda Andalucía dedicadas al sector del catering creó la Asociación Empresarial de Catering de Andalucía, (Aecat) con el fin de defender su trabajo y exponer sus necesidades.

Desde Aecat consideran que este sector no se ha visto representado en las restricciones tomadas a nivel hostelero. "Reclamamos que nos dejen trabajar, y nos ponemos a disposición de la administración para que entiendan cuál es nuestro trabajo y se comprendan las peculiaridades del sector del catering", asegura el presidente de la asociación, el empresario cordobés Rafael San Miguel.

San Miguel también es gerente de la empresa cordobesa Finca El Capricho y reconoce que ha tenido que anular varios eventos por el anuncio de las últimas medidas que han entrado vigor hace apenas una semana, como el cierre de los bares a las 20:00. "Con la poca ilusión que teníamos…", resalta.

La asociación pide "volver a trabajar o entrar en mesas de diálogo". El presidente asevera que las medidas impuestas a la hostelería afectan al sector de los eventos, teniendo este otras características. "No es normal que en mi negocio de 3.500 metros solo me dejen meter a 50 personas", expresa.

Bodegón de comida en un servicio de catering. Bodegón de comida en un servicio de catering.

Bodegón de comida en un servicio de catering. / El Día

Por otro lado, más de 20 empresas cordobesas dedicadas a la explotación de eventos han formado el grupo empresarial Córdoba Catering con el objetivo de defender su sector ante la situación provocada por el covid-19. Uno de sus miembros, y también gerente de Los Jardines del Naranjo, José Rosales, afirma  con rotundidad que lo que piden "es sentido común".

Rosales reconoce que en su espacio de celebraciones, no siempre sale rentable organizar un evento con las medidas impuestas. "Yo pongo las luces si hay 50 personas o 200, y el gasto es el mismo, la inversión de mantenimiento es muy grande, para que vayan 30 personas", cuenta. Además, expone que estas medidas se deben adecuar según el espacio.

Las empresas organizadoras de eventos se han tenido que reinventar para adaptarse a la nueva forma celebrar. Es el caso de Ellegantia, empresa dedicada a la gestión y celebración de eventos desde hace 13 años, especialmente enfocada en el sector nupcial, con 400 bodas a sus espaldas. 

Su gerenta, Carmen López, señala que no hay ningún repunte destacado y que "hay parejas que llevan preparándose durante tres años, eso crea angustia y malestar". A pesar de ello, planea un gran avance ante la llegada del verano.

A raíz de las nuevas medidas, López asegura que creían que "lo peor sería la mascarilla, pero la gente lo que peor lleva es no tener a sus invitados". Las restricciones horarias y de aforo han supuesto un gran reto para organizar una celebración y "nadie se quiere casar con 75 máximo y a las 20:00 cerrar", subraya. La gerente de Ellegantia asegura que las celebraciones cumplen con todo tipo de medidas sanitarias y "a los invitados se les tiene controlados, y se mueven por grupos burbujas; la gente sabe dónde está y cumple con las medidas". 

Los vestidos, la animación y las flores

Multitud de marcas y firmas cordobesas dedicadas a la vestimenta para ocasiones especiales han tenido que adaptarse a las nuevas formas de celebrar en esta temporada tan atípica con motivo de la crisis sanitaria.

Abril Complementos es un negocio con más de 15 años de experiencia. Desde la tienda, Rafi Castro, anota que la situación continúa tranquila, aunque se ha observado un escaso repunte estos meses atrás. "Se están celebrando comuniones, pero ahora la que viene y se compra algo es la madre, antes era la tía, la abuela…", rememora.

La tienda alcanza mayor auge en primavera, ya que además de los eventos familiares también venden mantillas, mantones de Manila y abanicos para las fiestas de la temporada. Castro sostiene también que las nuevas restricciones aplicadas al comercio y la hostelería perjudican a los negocios locales. "En el comercio pequeño podemos controlar el aforo de la gente, no nos deberían haber cerrado", apunta. Además, la ubicación del negocio es un paso de turismo, aunque ahora se cuenta con poco tránsito debido a las restricciones de movilidad.

Imagen de la tienda Abril Complementos. Imagen de la tienda Abril Complementos.

Imagen de la tienda Abril Complementos. / Juan Ayala

Desde la firma cordobesa Matilde Cano, Marisa Cano destaca que ya se están realizando celebraciones y se percibe una remontada en eventos, aunque con los controles oportunos. Cano reconoce que todavía hay numerosos de vestidos de fiesta guardados esperando el momento de celebrar, ya que muchas de las fiestas aplazadas para este 2021 se han vuelto a posponer.

En tiempos de pandemia a la firma le ha tocado reinventarse, creando colecciones con vestimenta casual que se vende online y colecciones cápsula de sudaderas, además de incluir mascarillas en sus complementos.

La marca cuenta con tienda física y tiene que hacer frente a las restricciones horarias y de aforo, algo que, según Marisa Cano, limita la afluencia de público sobre todo para clientes que vienen de pueblos o zonas más alejadas de la capital. “Trabajamos con cita previa, limitamos el aforo, además de desinfectar todas las prendas cuando se prueban, llevamos a cabo medidas específicas para evitar cualquier contagio”, asegura.

Otro de los sectores que vive de dar luz y crear ambiente en las fiestas es el sonido y la iluminación. Desde Sonido Córdoba se encargan de la instalación de equipos, la sonorización de grupos y bandas de música, y también de crear espacios audiovisuales, un trabajo que realizan en celebraciones y en otros eventos tradicionales como ferias.

Desde dicha empresa Rafael Arjona califica de "incertidumbre" la situación que atraviesan los clientes y trabajadores y, por ello, su política de trabajo se ha tenido que adecuar a las circunstancias. "Ya no cogemos señales, porque a la gente le cuesta dar dinero para algo que no sabe si se podrá hacer", confiesa Arjona. La empresa se ha tenido que reinventar debido a la situación, es por ello que en la temporada de Navidad creó la campaña Tu Dj a domicilio, para poder participar en las jornadas y reuniones familiares que se celebraron de manera íntima.

Las flores, por otra parte, son un elemento que no puede faltar en ninguna celebración. Las floristerías se encargan de adornar las iglesias, fincas y haciendas y también forman parte del vestuario de los protagonistas de cada evento.

Imagen de la floristeria Pinsapo. Imagen de la floristeria Pinsapo.

Imagen de la floristeria Pinsapo. / Juan Ayala

Desde la floristería Pinsapo, Luis Nevado informa de que hace una semana, y después de más de un año sin celebraciones, se ha podido trabajar en una boda. También indica que la mayoría de los eventos están programados para el 2022, y que las opciones de fechas se han incrementado: "Hay mucha gente que se va a casar los viernes y domingos".

Bodegones de entrada, centros de mesa, adornos de iglesias, la función que desempeñan los motivos florales en cualquier celebración es importante. Nevado espera aumentar la producción de trabajo en el último trimestre del año. "Nuestra esperanza está puesta en septiembre, octubre y noviembre", avanza.

Como elemento positivo para el negocio, desde la floristería Pinsapo, con tienda física, destacan la demanda que existe en la población para comprar flores a raíz de la pandemia. "La gente está mucho tiempo en casa y busca flores para aportar ese espacio de vida en sus hogares, y tener la casa lucida", asegura Nevado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios