Consumo

La factura del agua de los cordobeses es de las más baratas de Andalucía

  • Al año, el recibo de Emacsa en Córdoba acumula pagos de unos 358 euros, casi 40 euros menos de los que abonan de media los andaluces

Un hombre llena un vaso con agua del grifo. Un hombre llena un vaso con agua del grifo.

Un hombre llena un vaso con agua del grifo. / E. D. C.

Los cordobeses pagan al año, de media, 357,57 euros en su factura del agua. Son datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ofrece este análisis desde hace 11 años y cuya última actualización se corresponde con los precios vigentes de octubre de 2020. El consumo medio que la OCU toma como referente es 175 metros cúbicos al año por hogar y haciendo la media con todas las capitales andaluza, la factura se sitúa en poco más de 396 euros. Esto quiere decir que el recibo del agua en Córdoba, servicio que gestiona la empresa municipal Emacsa, es bastante más barato que la factura media andaluza.

Aún así, hay algunas ciudades andaluzas donde abrir el grifo es algo más económico. En este caso, Málaga acumula una factura anual de unos 324 euros, lo que la convierte en la capital de provincia de Andalucía con el agua más barata. Le sigue Jaén, donde el recibo de 12 meses es de unos 338 euros y después iría Almería, con algo menos de 352.

En el resto de capitales andaluzas, el agua es más cara que en Córdoba. En Granada el recibo anual es de 374 euros, en Cádiz de 417, en Huelva de 449 y en Sevilla de casi 560. La OCU, es más, señala a la capital de Andalucía como la ciudad de España donde más se paga por el agua. No hay una gran ciudad en todo el país donde este gasto sea mayor.

En general, todas las ciudades de la comunidad autónoma andaluza aparecen en los puestos altos de esta lista, es decir, que Andalucía cuenta con las facturas de agua más abultadas de toda España. Otras ciudades que se miden en este sentido a las andaluzas son Murcia, Barcelona, Alicante o Segovia.

Las diferencias en algunos casos son abismales. Por ejemplo, en Palencia pagan de agua al año 156,66 euros, es decir, 200 euros menos que en Córdoba. Si se divide entre 12 meses, son 17 euros de diferencia. La diferencia entre Palencia y Sevilla, es decir, las ciudades más baratas y más caras en este punto, es de un 257%.

Los datos de la OCU apuntan que a nivel nacional se abona por este concepto poco más de 304 euros, es decir, que en todas las capitales de provincia de Andalucía el agua es bastante más cara que la media marcada por todos los datos de las ciudades analizadas en este informe.

La diferencia

¿Por qué existe esa diferencia en la facturación de este servicio clave? Según la OCU, el elevado precio en algunas ciudades puede explicarse por las mayores dificultades de abastecimiento, pero esta limitación del recurso solo debería afectar a la parte de la factura que se refiere al suministro, y no debería repercutir en el coste del alcantarillado o la depuración. Además, el peso de estos conceptos dentro del recibo varía mucho. En Valencia, por ejemplo, el 10 % se relaciona con el equipo de contador, un concepto que en 21 ciudades ni siquiera se cobra.

El ahorro, clave

Por otro lado, si se compara el precio por metro cúbico que pagaría un hogar con un consumo muy moderado de 75 metros cúbicos con lo que pagaría otro hogar con gasto elevado de 300 metros cúbicos, se observa que en Gerona, Málaga o Barcelona, el precio de los consumos altos se dispara: un 953%, 647% y 625% respectivamente, con lo que se premia el ahorro y se penaliza el gasto elevado.

Esto es una práctica que Emacsa sí desarrolla en Córdoba. En la estructura de la tarifa que llega a los cordobeses (y dentro de la cuota variable de abastecimiento), la aplicación en consumos domésticos actúa como freno de los grandes consumos, haciendo que, según la modalidad del mismo, se vaya encareciendo el metro cúbico progresivamente. De esta forma y con la finalidad de disuadir los consumos excesivos, el precio del metro cúbico va aumentando de manera escalonada y progresiva según el volumen de agua consumido.

Además, también en Emacsa, los consumos industriales y oficiales tienen una sola tarifa. Con objeto de incentivar el ahorro de agua, los consumos para uso doméstico que no sobrepasen los seis metros cúbicos por vivienda y bimestre, están bonificados. Se establecen también bonificaciones para las familias numerosas y los sujetos pasivos en los que concurran unos condicionantes establecidos.

En el apartado de abastecimiento también se paga una cuota fija que tiene que ver con las cargas de naturaleza física que hay que asumir por contar con este servicio, como el calibre del contador instalado, y del número de inmuebles que se abastecen de un mismo contador. Su facturación es independiente de que se haga o no uso del servicio.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios