Córdoba

IU defiende que se destine dinero a servicios públicos antes que a bancos

  • La edil de Hacienda asegura que se ha reducido la deuda hasta un 63% y que los datos hay que “relativizarlos”

Alba Doblas y el coordinador de Hacienda. Alba Doblas y el coordinador de Hacienda.

Alba Doblas y el coordinador de Hacienda. / El Día

"¿Dónde es mejor destinar el dinero: a los bancos o a la compra de autobuses que se están quemando?”. Esta ha sido la pregunta que ha lanzado la teniente de alcalde de Hacienda, Alba Doblas, al pronunciarse sobre el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) que establece que Córdoba es uno de los ayuntamientos más endeudados, con 485 euros por habitante.

Doblas ha defendido así que no se destine todo el superávit al pago de deuda, como sí hacen algunos consistorios, sino que se pongan en marcha los planes de inversiones financieramente sostenibles que en Córdoba han servido para renovar la flota de Aucorsa o comprar nueva maquinaria para Sadeco, entre otras cosas.

La edil ha asegurado igualmente que los ayuntamientos que están por encima en nivel de endeudamiento “triplican o duplican” al de Córdoba, como es el caso de Zaragoza (1.374 euros por habitante), Madrid (1.010 euros) y Málaga (798 euros).

En estos momentos, la deuda del Ayuntamiento es de 185 millones euros a cierre de 2018, lo que supone un 63% del total del presupuesto, por debajo de los límites máximos establecidos por el Gobierno. Así, si se llega al 75% se requiere de la autorización de la Junta de Andalucía para tomar ciertas decisiones de tesorería y por encima del 110% hay una intervención del Gobierno central. El gobierno municipal, sin embargo, está muy por debajo de estos parámetros y ha cumplido con el plan establecido en su momento que tuvo que ser modificado en 2016.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, la deuda ha pasado de los 282 millones de euros en 2014 a los 185 millones al cierre de 2018, lo que supone una reducción de 97 millones de euros. Esto ha sido posible porque el gobierno municipal ha acabado todos los ejercicios con un elevado nivel de superávit.

Esta cantidad, además de poder destinarse a financiar algunas inversiones, tiene que reservar una parte para la amortización de deuda. Se trata de una exigencia del Gobierno para contribuir a la reducción del déficit, una medida de la que se han quejado muchos ayuntamientos, entre ellos el de Córdoba, porque consideran que son las administraciones locales las que entran contribuyendo a sanear las cuentas a nivel estatal.

Los presupuestos están pendientes del visto bueno de la Intervención

En este sentido, Doblas ha defendido que se pueda sufragar este superávit al “buen funcionamiento de los servicios públicos” porque se trata de “relativizar los datos y de establecer prioridades”. Así, ha descartado que el Ayuntamiento vaya a amortizar más deuda y, de hecho, ha defendido que están en disposición de seguir pidiendo dinero a los bancos y mantener unos servicios públicos de calidad.

Respecto a los presupuestos municipales de este año, la concejal ha señalado que “hay un acuerdo cerrado, que se ultima en su concreción para su firma”, al tiempo que están “pendientes de los últimos trámites administrativos, dada la tardanza de algunos informes de Intervención”.

Así, ha indicado que “hay que seguir el trámite”, de modo que “se convocarán los consejos rectores que faltan de organismos autónomos”, pero “el presupuesto del Ayuntamiento hoy por hoy está cerrado”, según ha enfatizado Doblas, quien ha comentado que “solo quedan los trámites administrativos necesarios para que vaya a la Junta de Gobierno”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios