EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Municipal

El Defensor del Pueblo admite a trámite la queja por cambiar el nombre de la avenida del Flamenco

  • Una campaña ha conseguido reunir casi 12.700 firmas contra la nueva rotulación como Vallellano

Cambio de rotulación de la avenida del Flamenco por la de Vallellano. Cambio de rotulación de la avenida del Flamenco por la de Vallellano.

Cambio de rotulación de la avenida del Flamenco por la de Vallellano. / Juan Ayala

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha remitido al guitarrista y compositor Manolo Sanlúcar y al escritor y profesor de Derecho Civil en la Facultad de Derecho de Córdoba, Antonio Manuel Rodríguez, un escrito por el que "admite a trámite" la queja impulsada por ambos y respaldada por miles de firmas y por grandes figuras del Flamenco, en contra de que el Ayuntamiento de Córdoba haya cambiado recientemente el nombre de la avenida del Flamenco por el de un "ministro franquista", Vallellano.

El Ayuntamiento volvió a renombrar las calles Cruz Conde y avenida Vallellano el pasado 10 de marzo, apenas nueve meses después de que el equipo de gobierno municipal de PSOE e IU cambiara el nombre por Foro Romano y avenida del Flamenco, respectivamente.

En la notificación recibida y de la que se hacen eco en la página de Change.org, donde ya respaldan la iniciativa de Sanlúcar y Rodríguez casi 12.700 firmas, se indica que el Defensor del Pueblo Andaluz manifiesta haber "iniciado las actuaciones ante los organismos correspondientes para investigar los hechos que han motivado" la queja.

"En todo caso -continúa la notificación-, para agilizar trámites y gestiones, hemos procedido a acumularla junto con otras peticiones recibidas en esta institución sobre este mismo asunto, al objeto de darle a todas un tratamiento conjunto. Tan pronto concluyamos las actuaciones, le informaremos del resultado final de nuestra intervención".

Al presentar la queja, a mitad del mes de marzo, el profesor Antonio Manuel Rodríguez destacó que, entra las miles de firmas que le respaldan la queja, están más de medio centenar de rúbricas de figuras del cante, del toque, del baile, peñistas y flamencólogos, como Fosforito, El Pele, Carmen Linares, Arcángel, José de la Tomasa, Javier Latorre o Queco, a los que también se han sumado ahora Miguel Poveda, Martirio o Javier Ruibal, entre otros.

En la queja, ya admitida a trámite, se recuerda que el pasado mandato, bajo el gobierno municipal de PSOE e IU, "en cumplimento de la Ley de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía y previo riguroso informe histórico, el Ayuntamiento de Córdoba ordenó eliminar nombres del callejero, entre los que se encontraba la avenida Conde de Vallellano, colaborador del general Mola, ministro de Franco y diputado de sus Cortes".

Ante ello, "el mundo de la cultura cordobesa, y desde luego el del flamenco, solicitó y obtuvo que se rotulase como avenida del Flamenco, dado que esta denominación responde a una aspiración popular, al alto valor cultural de este género musical, y a la propia historia de Córdoba y su protagonismo esencial en el desarrollo y divulgación del flamenco".

Sin embargo, según recoge la queja, "el nuevo gobierno municipal" de PP y Cs "acordó quitar la avenida del Flamenco para volverla a llamar con el nombre que legal y democráticamente fue eliminado", lo que es "un atropello a nuestra cultura, a nuestras raíces y a nuestra seña de identidad más original, pues el Flamenco con mayúscula es un arte universal que no admite la más mínima discusión dentro del mundo de la música y la cultura", pero el Consistorio, "desoyendo las voces del mundo flamenco y de la ciudadanía, retiró la placa con el nombre avenida del Flamenco para sustituirlo por el del ministro franquista". 

Solicitud al Defensor

Ante ello, en la queja ya admitida a trámite se solicita al Defensor "que se manifieste el alcalde de Córdoba", José María Bellido, "si la designación del nombre Avenida del Flamenco se llevó a cabo en su momento conforme a la legalidad y siguiendo un procedimiento democrático".

En caso "de ser así, que justifique razonadamente el alcalde por qué se prefiere reponer el nombre de una persona con acreditada vinculación franquista y eliminar el de Avenida del Flamenco, expresión cultural universal y con extraordinario arraigo en la ciudad de Córdoba, despreciando la voluntad manifestada por el mundo del Flamenco y de miles de firmas para que se mantenga el nombre de la Avenida y el lugar donde se ubica".

También se le pide al Defensor "que se evalúe la oportunidad de elevar a la Unesco si la eliminación del nombre avenida del Flamenco, legal y democráticamente asignado, pudiera suponer una vulneración por el alcalde de Córdoba de su deber de respeto a un bien considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad".

Igualmente, en la queja se solicita "que se evalúe si la eliminación del nombre Avenida del Flamenco, elegido mediante un procedimiento legal y democrático, podría suponer una vulneración por el alcalde de Córdoba del artículo 44 de la Constitución Española, que establece del deber de los poderes públicos para promover y tutelar el acceso a la cultura", así como "el artículo 10.1" del Estatuto de Autonomía de Andalucía, sobre "fomentar la calidad de la democracia facilitando la participación de todos los andaluces en la vida política, económica, cultural y social".

Por último, se pide al Defensor "que se evalúe la oportunidad de dirigirse a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico para que se manifieste sobre si la eliminación por el alcalde de Córdoba del nombre del Flamenco de esta avenida pudiera vulnerar el artículo 68.1 del Estatuto de Autonomía, dado que corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de conocimiento, conservación, investigación, formación, promoción y difusión del flamenco como elemento singular del patrimonio cultural andaluz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios