Coronavirus: Los hospitalizados crecen un 63% en Córdoba en los últimos diez días

Evolución

El paso de la Semana Santa y los días posteriores han dejado 48 personas más ingresadas, para un total de 124 en la provincia

Córdoba camina hacia el riesgo extremo tras un nuevo tope de contagios en la cuarta ola, 189

Siete municipios de Córdoba están por encima de la tasa 500 que dicta su cierre

Un grupo de sanitarios presta atención a un enfermo de covid en una sala hospitalaria.
Un grupo de sanitarios presta atención a un enfermo de covid en una sala hospitalaria. / Pedro Puente Hoyos / Efe

El preocupante avance de la cuarta ola de la pandemia, ese que puede mantener, en el mejor de los casos, las actuales medidas restrictivas, tiene un especial reflejo en la subida de los ingresos hospitalarios. Es, sin duda, uno de los aspectos claves para poder tener el control sobre el covid-19 hasta que la campaña de vacunación siga avanzando, se espera que a un ritmo mayor a partir de las próximas semanas, dado que su impacto es ya más que evidente entre los mayores de 80 años. La caída de las hospitalizaciones -y hasta los fallecimientos- en ese grupo ya prácticamente imnunizado es notorio y deja cifras casi del confinamiento.

Pero esto no frena al virus SARS-CoV-2, que este miércoles ha vuelto a arrojar 189 contagios en Córdoba, ni tampoco su incidencia en otros grupos de edad, aunque con una lógica reducción del riesgo. De hecho, hay un dato más que llamativo que se solapa a la perfección con el incremento de la tasa de incidencia en los últimos diez días -la actual en la provincia es de 215,5 casos por cada 100.000 habitantes, la segunda más alta de Andalucía tras Granada y ya más cerca de ese riesgo extremo de 250-, coincidiendo con el inicio de la Semana Santa, y que no es otro que el incremento de los hospitalizados.

Desde el Domingo de Ramos a este miércoles 7 de abril, el número de personas hospitalizadas ha crecido en Córdoba un 63,1%, o lo que es lo mismo, ha pasado de las 76 de entonces a las 124 actuales. Esos 48 pacientes nuevos que a día de hoy están en uno de los centros de la provincia representan un 38,7 del total y dejan otra vez al global de la demarcación en la cabeza de la estadística andaluza. Apenas en Huelva, que han pasado de 35 a 69 (97,1%), prácticamente doblando sus cifras, ha sufrido una subida mayor.

En este punto hay que dejar claro que no es lo mismo el registro actual de personas ingresadas en hospital que el número de hospitalizaciones dadas en este tiempo. Centrándonos en Córdoba, mientras los pacientes han crecido en 48, en los últimos diez días se han notificado hasta 80 ingresos, si bien luego la evolución ha marcado si han seguido en planta, han recibido el alta, han tenido que entrar en la Unidad de Cuidados Intensivos o han tenido el peor y más triste desenlace, que es el fallecimiento.

Baste otro ejemplo más referente precisamente a los datos de las UCI. La provincia cordobesa tiene en la actualidad a 32 personas en críticos por culpa del covid-19, ocho más que el pasado 28 de marzo, lo que a su vez supone un crecimiento del 33,3% (Granada, con un incremento del 41,7% pasando de 48 a 68, y Sevilla, con el 34,7%, al contabilizar ahora 66 cuando contaba con 49, mejoran la subida). Sin embargo, en este tiempo se ha producido el doble de ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos, hasta 16.

Sin ir más lejos, el parte de este miércoles de la Junta de Andalucía contabiliza 11 ingresos más, de los que uno ha sido en la Unidad de Cuidados Intensivos. Pero eso se refleja en que el número de hospitalizados ha pasado de 122 a 124, mientras que el de pacientes en UCI lo ha hecho de 31 a 32. Desde el pasado mes de marzo de 2020, cuando irrumpió el coronavirus, han sido 4.021 cordobeses los que han pasado algún día en un hospital, 483 en las UCI.

El número de personas hospitalizadas es, sin duda, el parámetro más estable en esta fase de la pandemia. Así mientras la evolución de los contagios depende en gran parte de las medidas restrictivas y el control de las diferentes olas -los picos más recientes se han vivido en noviembre y enero-febrero-, y lleva aparejada la tasa de incidencia IA14 que marca los distintos límites de alertas; y los fallecimientos se han visto frenados en seco por la actuación de las vacunas tras el paso de la tercera ola, el capítulo de los ingresos choca con su infranqueable estabilidad y la dificultad existente para terminar de noquear al virus.

Lo último

stats