Solidaridad

La mirada más limpia y cruda de Bangassou

  • La fundación en apoyo al obispo Juan José Aguirre organiza una nueva comida benéfica el próximo 9 de marzo

  • La recaudación se destinará a la puesta en marcha de un centro de costura para jóvenes viudas víctimas de la guerra

Pedro López, Juan José Aguirre y Miguel Aguirre, en el Real Círculo de la Amistad Pedro López, Juan José Aguirre y Miguel Aguirre, en el Real Círculo de la Amistad

Pedro López, Juan José Aguirre y Miguel Aguirre, en el Real Círculo de la Amistad / Juan Ayala

Juan José Aguirre es obispo de la Diócesis de Bangassou desde hace más de dos décadas. El país centroafricano está en guerra desde 2013 y, desde entonces, el prelado ha visto morir a centenares de personas, al igual que la marcha de entidades sociales e incluso de Naciones Unidas, que se han ido tras ser testigo de los miles de asesinatos que se están registrando desde entonces por parte de grupos terroristas.

Aún así, el obispo cordobés dice que no pierde la esperanza y, es más, asegura que está convencido de que "en 2050, África puede ser el continente más poblado, pero siempre y cuando a condición de que cada país controle problemas como la corrupción, enfermedades como el Sida y la avalancha del yihadismo radical". 

Juan José Aguirre ha hecho estas declaraciones durante la presentación de la tradicional comida que se celebra en Córdoba cada año desde la Fundación Bangassou, que tendrá lugar el próximo 9 de marzo en el Real Círculo de la Amistad

El coste de las entradas es de 40 euros y toda la recaudación se destinará a la puesta en marcha de un centro de costura para jóvenes viudas víctimas de la guerra. El coste de la construcción de este espacio oscila entre los 60.000 y 70.000 euros, una cuantía que incluye la adquisición de máquinas de coser.

Este centro, ha continuado, servirá para que "aprendan a coser sábanas para bebés". Pero este centro no sólo acogerá a mujeres, sino también a "jóvenes que han estado en la guerrilla que van a aprender a coser". 

Aguirre ha hecho un llamamiento a la asistencia de público a la comida, una cita que suele reunir a unas 900 personas, al tiempo que ha ofrecido un relato estremecedor y, al mismo tiempo, realista de la situación que atraviesa Bangassou.

Aspectos como que desde hace un par de años sufren el bloqueo de carreteras, que impide la llegada de ayuda o que el pasado mes de noviembre vio como uno de sus sacerdotes "caía sobre una ráfaga de metralleta".

"De Este a Oeste hay grupos radicales islámicos que están conquistando centroáfrica; van a matar y echar a la gente de su tierra para hacerse con el oro y el cobalto", ha señalado.

El obispo también ha hecho referencia al misionero salesiano Antonio César Fernández, asesinado por un grupo yihadista la semana pasada. "Estamos viviendo la misma situación que Antonio", ha detallado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios