Córdoba

El Gobierno vasco concede el Premio René Cassin al obispo de Bangassou

  • El misionero cordobés Juan José Aguirre es distinguido con este reconocimiento como defensor de los derechos humanos

Juan José Aguirre, con unas mujeres de Bangassou. Juan José Aguirre, con unas mujeres de Bangassou.

Juan José Aguirre, con unas mujeres de Bangassou. / El Día

El Gobierno vasco ha reconocido con el Premio René Cassin al misionero cordobés Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, como activista y defensor de los derechos humanos por la labor que realiza en la República Centroafricana. También recogerá esta distinción el fundador de la Asociación pro Derechos Humanos de la Infancia (Prodein), José Palazón. El lehendakari, Iñigo Urkullu, entregará el premio el próximo 10 de diciembre con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos.

Según el fallo del jurado, son "dos personas imprescindibles que han tomado en sus manos la suerte de los más débiles frente a la exclusión, la incomprensión, la enfermedad, la marginación, la ruina económica, la soledad y la persecución".

Juan José Aguirre (Córdoba, 1954) lleva casi 40 años en la República Centroafricana, donde predica su fe y realiza una importante labor humanitaria. En los años 80 llegó como misionero comboniano y en 2000 fue ordenado obispo de la Diócesis de Bangassou , desde donde desarrolla una importante labor de atención y promoción  social apoyado por la Fundación Bangassou. Ha impulsado comités para el entendimiento entre distintas religiones y trabajado por la mejora de las condiciones de vida de las mujeres.

Aguirre llegó en los años 80 con la orden de los combonianos a la República de Centroáfrica

El premio lo otorga anualmente la Secretaría General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno vasco y recuerda al jurista y juez francés René Cassin, redactor principal de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, galardonado en 1968 con el Premio Nobel de la Paz. La trágica experiencia de la I Guerra Mundial le marcó profundamente, convirtiéndose en un defensor de los antiguos combatientes y las víctimas de la contienda.

Este galardón, que tiene una dotación de 12.000 euros, está dirigido a personas físicas y entidades sin ánimo de lucro con el fin de reconocer públicamente su trayectoria personal o profesional como testimonio de su compromiso en la promoción, defensa y divulgación de los derechos humanos.

Para la concesión de este premio, el jurado valora la implicación prolongada de la persona o personas propuestas en el ámbito de los derechos humanos en el que desarrollen o hayan desarrollado su actividad; la relevancia intrínseca de la actuación realizada en el desarrollo de los valores de los derechos humanos y la repercusión e influencia, tanto en la sociedad vasca como en la esfera internacional, de laactuación o trayectoria desarrollada por la persona o personas propuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios