EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Educación

Así serán las clases de la Universidad de Córdoba el próximo curso

  • La UCO establecerá un sistema mixto en el que combinará la docencia presencial con la enseñanza a distancia

  • La Universidad acuerda el inicio escalonado de las clases en distintas franjas horarias 

Alumnos en el campus de Rabanales. Alumnos en el campus de Rabanales.

Alumnos en el campus de Rabanales. / Juan Ayala

Será a partir del próximo mes de septiembre cuando la Universidad de Córdoba (UCO) retome su actividad docente, paralizada desde que se decretó el estado de alarma por el covid-19. Una vuelta a las aulas que estará marcada por la prevención de contagios por coronavirus y que se ha aprobado en el consejo de gobierno extraordinario que se ha celebrado este jueves.

La UCO establecerá un sistema mixto en el que combinará la docencia presencial con la enseñanza a distancia siempre y cuando las clases no se tengan que volver a suspender por el covid-19, tal y como pasó el pasado mes de marzo. 

En este contexto, se establecen dos escenarios posibles en los que se pueda desarrollar la actividad docente: uno, que plantea una menor actividad académica presencial en aula como consecuencia de medidas sanitarias de distanciamiento interpersonal que limiten el aforo permitido (Escenario A); y un segundo escenario (B), que contempla la suspensión de la actividad presencial en las clases.

El acuerdo establece que el curso académico 2020-2021 comenzará de acuerdo con el escenario A de enseñanza multimodal y la mayor presencialidad posible en el aula. Así, se mantendrá el calendario académico y el horario de clases elaborado por los centros, salvo modificaciones puntuales en los horarios semanales derivados de las restricciones de espacios docentes.

Igualmente, queda expresamente prohibida la docencia y evaluación fuera del calendario académico aprobado y las adaptaciones requeridas no supondrán incremento en el encargo docente del PDI, arbitrándose las medidas necesarias para minimizar el impacto en sus condiciones de trabajo en caso de tenerlo que desarrollar en el escenario B.

Las adaptaciones de la docencia y evaluación previstas según el plan de contingencia para los dos escenarios posibles se darán conocer al estudiantado antes del inicio del periodo de matrícula. Con independencia de la tipología de la docencia recibida en cualquiera de los escenarios, el estudiantado recibirá la atención y supervisión necesaria por parte de su profesorado, que deberá reforzarse especialmente en el escenario de docencia no presencial.

La UCO ha detallado que "la evolución de la pandemia podría requerir medidas de mayor restricción del aforo inicialmente previsto en las aulas y de distancia física entre personas o incluso pudiera ser necesaria la suspensión de la actividad presencial en toda la Universidad o en determinados centros o grupos docentes". Por todo ello, los planes de contingencia previstos deben ser lo suficientemente flexibles como para permitir un cambio ágil entre los dos escenarios posibles.

La docencia impartida por videoconferencia (sesiones síncronas) se considera actividad presencial y así se tendrá en cuenta a efectos de la presencialidad recogida en el documento Verifica. En el caso de los másteres interuniversitarios, se tendrá en cuenta el plan de contingencia de la Universidad coordinadora.

Las claves del escenario A

En el escenario A, se adoptará un sistema multimodal o híbrido de enseñanza que combine, en todo lo posible, clases presenciales en aula y las clases presenciales por videoconferencia (sesiones síncronas), así como actividades formativas no presenciales para el aprendizaje autónomo del estudiantado.

Además, el plan de contingencia debe prever la transición a un sistema de docencia exclusivamente online para el caso del escenario B, de suspensión de la actividad presencial. En este escenario se procurará el mayor porcentaje posible de actividad presencial en aula para mantener la máxima adecuación al plan de estudios verificado y reconocer el valor añadido que la asistencia a clase tiene en la formación integral del estudiantado.

En este contexto, los centros pondrán especial énfasis en maximizar la presencialidad en el aula del estudiantado de nuevo ingreso.

El tamaño de los grupos que desarrollen su actividad presencial en el aula vendrá determinado por el aforo del espacio docente ajustado aplicando las restricciones establecidas por las autoridades sanitarias.

En toda actividad presencial que se desarrolle en los espacios docentes de la Universidad de Córdoba (aulas, seminarios, laboratorios) se establecerán sistemas que permitan, con la participación del profesorado, un control estricto de los estudiantes que asisten a dicha sesión. Esta información deberá ser conservada durante el tiempo que se determine por las autoridades sanitarias para facilitar el seguimiento de los contactos en caso de que se detecte algún positivo o situación de contagio por covid-19.

Además, para minimizar los riesgos asociados a la actividad presencial, se establecen una serie de directrices que afectan al desarrollo diario de la docencia. Entre ellas, el inicio escalonado de las clases en distintas franjas horarias para evitar la concentración de personas en los accesos a las aulas; circuitos de entrada y salida de alumnado y profesorado, así como medidas higiénicas, de distancia interpersonal o el uso de la mascarilla en el aula cuando dicha distancia no se pueda mantener en el aula.

Las claves del escenario B

En casos de suspensión temporal de la actividad presencial en un centro por indicación de las autoridades sanitarias, la actividad docente se mantendrá mediante videoconferencia según el horario aprobado por el centro. Los planes de contingencia, en este caso, tendrán que reflejar la adaptación metodológica correspondiente a los distintos grupos definidos en la guía docente.

Las actividades alternativas para los grupos reducidos deben garantizar la adquisición de las competencias de esa asignatura. Se recomienda al profesorado el uso de la videoconferencia que se podrá acompañar con material docente preparado específicamente para facilitar el seguimiento de las clases como diapositivas locutadas o cualquier otra herramienta que el profesorado considere adecuada para reforzar la adquisición de las competencias por parte del estudiantado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios