Proyecto social

Talento a descubrir en Las Palmeras

  • Tres jóvenes del barrio disfrutan de una ayuda económica para estudiar y acceder a las titulaciones universitarias

  • El grado en Educación Social es el favorito por los tres alumnos

Los tres estudiantes se reúnen con miembros de la UCO y de Unión y Esperanza para evaluar los resultados. Los tres estudiantes se reúnen con miembros de la UCO y de Unión y Esperanza para evaluar los resultados.

Los tres estudiantes se reúnen con miembros de la UCO y de Unión y Esperanza para evaluar los resultados.

La educación es el mejor antídoto para superar cualquier obstáculo de la sociedad. En la actualidad, obtener una titulación universitaria es un requisito casi indispensable para hacerse hueco en el mundo laboral. A pesar de las becas para estudiantes, las familias de algunos jóvenes no pueden hacer frente a todos los gastos.

Durante el último año y de la mano de tres jóvenes del barrio de Las Palmeras, se ha llevado a cabo un proyecto de la Universidad de Córdoba (UCO) junto con la Asociación Vecinal Unión y Esperanza, para el que han sido becados para poder acceder al sistema educativo universitario.

Estos jóvenes son Selenia García, Judit Molina y Ramón Bermúdez, y han sido pioneros en demostrar su potencial a través de estas primeras becas que consisten en la concesión de una ayuda económica para cada estudiante.

El objetivo era favorecer la incorporación y promoción académica de los preuniversitarios. Así lo han demostrado con los resultados obtenidos. A su vez, Carmen Sánchez, Estrella Hidalgo y Pedro Miguel Medina son los tres estudiantes que han impulsado el programa de voluntariado universitario para acompañar y apoyar a los becados.

La beca no es lo único que une a los tres. Comparten barrio y un mismo objetivo, alcanzar su titulación universitaria en Educación Social por la UCO para poder ayudar a personas en riesgo de exclusión social o jóvenes de barrios marginales. No obstante, cada uno accederá a sus estudios superiores por distintas vías para alcanzar su meta y continuarán con el apoyo de la universidad y de la asociación del barrio.

Selenia García

Acaba de finalizar sus estudios de Grado Medio en Comercio y Marketing y en septiembre Selenia García comenzará el Grado Superior de Integración Social.¿Hacia dónde se dirige? Tiene muy claro su meta: poder acceder al grado de Educación Social de la UCO.

Así, explica que quiere trabajar en el ámbito social porque le gusta “el trato con las personas”. A lo que añade que le llama “mucho la atención este grado y me encantaría ayudar a las personas que lo necesitan”.

Respecto al nuevo proyecto de la UCO junto a la asociación vecinal, se siente muy contenta porque “gracias a ellos he podido estudiar lo que quería, sino no podría haberlo pagado”.

En su familia disponen de unos recursos económicos muy limitados, por ello y para otros jóvenes en la misma situación, “se debe continuar con proyectos como este” y “para personas que de verdad quieren estudiar y que no pierdan el tiempo”.

A Selenia le encantan las matemáticas y lo mejor de su último año han sido las prácticas del grado: “me ha costado mucho esfuerzo conseguirlas y las he aprovechado al máximo”.

Por otro lado, también agradece la ayuda de la voluntaria universitaria y su tutora, Estrella Hidalgo, quien “ha estado en todo momento y para todo lo que he necesitado”. Del mismo modo se refiere al presidente de Unión y Esperanza, Luis Manuel Maya: “Les debo agradecer mucho a ambos por todo su apoyo”. Y, para este próximo año académico, concluye que su objetivo principal es “sacarme el curso”.

Judit Molina

Acaba de obtener su titulación como Técnica en Atención a Personas en Situación de Dependencia y, sobre sus estudios, Judit Molina indica que entró “con un poco de miedo porque no sabía si me iba a gustar” y ahora aclara que “ha sido genial, me ha encantado”. Así lo demuestra su nota final del curso, en el que ha obtenido un 8,9.

Disfruta con lo que hace y asegura que le gusta “ayudar a las personas y estar con ellas”. Por este motivo, al igual que su compañera Selenia, accede al Grado Superior de Integración Social.

Respecto al proyecto, se siente muy agradecida porque, por ejemplo, “no podría acceder ahora al grado superior porque es un centro privado” y “tendría que haber entrado en otro sitio u otros estudios”.

La UCO le ha gestionado todo y su deber ahora es “aprender muchas más cosas”. A los próximos becados como ella les aconseja “que lo aprovechen, que estudien y que saquen buenas notas”.

Ramón Bermúdez

En septiembre comienza el segundo curso de Bachillerato y, “si sigue todo bien, después haré Educación Social”, explica Ramón Bermúdez . Su mayor motivación, aclara, es “ayudar a los niños que vivan en un barrio en exclusión social, como yo”, sobre todo, “quiero ayudar a mi barrio”.

Ha realizado varios cursos para trabajar con niños porque tiene claro que en su futuro quiere ayudarlos. También confía en proyectos como este, aunque apostilla que “se deberían hacer más porque hay mucha gente como nosotros que no tiene recursos y no tiene forma de salir a flote”. En ese sentido, añade que “no todos tenemos las mismas posibilidades, pero todos merecemos un vida normal”.

Respecto a la beca, “ha salido todo muy bien”, indica, destacando que “lo mejor ha sido la comunicación”. Desde el inicio del proyecto, “cualquier duda, tanto en lo escolar como en lo personal, han estado ahí para hablar y se han preocupado”.

Por último, señala que su madre “se puso muy contenta y orgullosa cuando supo que era uno de los becados” y porque “esto es algo diferente a lo que estamos acostumbrados”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios