Llega la Gran Recogida del Banco de Alimentos

Kilos y kilos de solidaridad

Una señora entrega una bolsa con alimentos a una de las voluntarias. Una señora entrega una bolsa con alimentos a una de las voluntarias.

Una señora entrega una bolsa con alimentos a una de las voluntarias. / Jordi Vidal

"Ojalá llegue el día en que no tengamos que organizar todo esto". Así se pronuncia Miguel Carmona, uno de los 3.000 voluntarios que participan en la Gran Recogida del Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba mientras coloca un paquete de macarrones en las bañeras de cartón dispuestas para tal fin.

La Federación Española de Bancos de Alimentos organiza esta recogida de víveres desde el año 2013. En esa época, los usuarios de este servicio se multiplicaban cada día, ahora, la caída es progresiva, pero la necesidad continúa ahí.

Así lo explicó en su día el responsable del Banco de Alimentos cordobés, Joaquín Cabello, quien recordaba que la mejora económica es evidente, "pero no para todos". En la provincia, a día de hoy, todavía existen más de 26.000 personas que precisan de los alimentos que se recogen en esta cita y en todas las que se organizan a lo largo del año.

No es un cifra, ni mucho menos, baja. Durante los peores años de la crisis, el Banco de Alimentos Medina Azahara llegó a atender a más de 47.000 cordobeses. Y aunque el número de usuarios ha bajado, la solidaridad de los cordobeses no ha parado de crecer.

En los peores años de la crisis económica, el Banco de Alimentos llegó a prestar ayuda a más de 47.000 personas

El objetivo que se ha puesto la institución para este año es de 300.000 kilos. Teniendo en cuenta la participación en ediciones anteriores, todo apunta a que esa meta se alcanzará con creces. Al menos, esas bañeras de cartón donde se acumulan las aportaciones no paran de crecer durante estos días.

Azúcar, legumbres, conservas de pescado, leche, aceite y galletas son los alimentos más demandados este año. Todos ellos productos no perecederos. Aceite, potitos y algunos paquetes de legumbres fueron la contribución de Paqui a la causa. Hasta que no llegó a un supermercado del Centro a hacer la compra no sabía que en estos días se celebraba la Gran Recogida. "Siempre que los veo por aquí [a los voluntarios] les doy algo", explica, y añade que "casi siempre suelo comprar alimentos infantiles porque es lo más caro y la gente, a lo mejor, no se gasta tanto".

Legumbres como lentejas o garbanzos y la pasta son los productos que más suele aportar la gente. El aceite también escasea, por lo que muchas personas se prestan a rascarse el bolsillo en un acto de generosidad.

Azúcar, legumbres, conservas de pescado, leche, aceite y galletas son los productos más demandados este año

Otra de las claves del buen funcionamiento de citas de este tipo es la colaboración de los supermercados. Más de 150 hipermercados y supermercados de la provincia participan este año en la Gran Recogida. Tanto grandes cadenas como firmas más pequeñas ponen su grano de arena estos días para que, quien quiera ayudar, pueda hacerlo con todas las facilidades posibles.

Otro de los objetivos del Banco de Alimentos es conseguir aún más voluntarios para los días venideros. Aunque la cifra de voluntariado que se han marcado en un principio es de 3.000 personas, también hace falta mucha ayuda a la hora de organizar todo lo recogido durante estos días.

Lo cosechado en esta Gran Recogida se repartirá antes de que comiencen las fiestas navideñas. Además, si se alcanza el objetivo de los 300.000 kilos, los cálculos del Banco de Alimentos es que se pueda surtir a los usuarios hasta los meses de enero y febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios