fiestas

Se armó el Belén municipal

  • La bendición del Nacimiento genera un 'conflicto diplomático' entre el Obispado y el Ayuntamiento, que prohibe las fotografías pese a que la Diócesis convocó a la prensaLa obra comprende las zonas comunes y la instalación de ascensores en tres edificios

Comentarios 2

La bendición del Belén municipal generó ayer un roce diplomático entre el Obispado y el Ayuntamiento o, mejor dicho, entre los primeros y el concejal de Fiestas, Rafael Jaén. El edil del PP desautorizó en este acto -que se desarrolló en la capilla del colegio Santa Victoria- una convocatoria a los fotógrafos que el propio Obispado había realizado tres días atrás. Actuó así a pesar de que, según la información facilitada por la curia, el Consistorio "sabía que íbamos a hacerlo así, porque nosotros se lo notificamos de forma personal". Sea como fuere, ambos entraron en un cruce de declaraciones in situ con objeto de aclarar una situación que alteraba en cierto modo los planes previstos. Jaén no quería que se inmortalizara un Belén que iba a tomar cariz oficial al día siguiente -hoy-, cuando el alcalde, José Antonio Nieto, asista a la presentación junto al presidente de la Agrupación de Hermandades, Juan Villalba.

Se armó el Belén, la popularísima cinta española de finales de los 60 que protagonizaba el actor Paco Martínez Soria, podría dar título a lo que ocurrió ayer en el colegio Santa Victoria, aunque más por su nombre que por la trama de la película. El edil invitó al prelado para solemnizar el final del montaje del Nacimiento municipal y una vez allí quiso echar para atrás una de las decisiones que el obispo tomó el viernes de la semana pasada y que "conocían", según la Diócesis, en el Consistorio. Acto seguido, Fernández y Jaén abordaron el asunto por las controversias que había suscitado. El prelado no acababa de entender los motivos que esgrimía el concejal para prohibir las fotografías y el responsable de Fiestas, por su parte, se escudaba en que él tenía la última palabra al tratarse de un acto municipal.

Aunque hubo lío, la bendición de la maqueta navideña se celebró finalmente con absoluta normalidad. Incluso se llamó luego a los fotógrafos para que acudieran a inmortalizar el momento. En este sentido sí que se pareció a la película de Martínez Soria, donde también se arma, pero al final se desarrolla la representación teatral que se había proyectado. El obispo también pudo por tanto bendecir el Belén en presencia del vicario general de la Diócesis, Francisco Orozco, y de un pequeño grupo de estudiantes del Santa Victoria.

Previamente a la bendición, monseñor Fernández explicó el significado del Belén a todos los niños que se encontraban presentes en la capilla del colegio y que contemplaban la maqueta diseñada por José Cruz. Les dijo que "la Navidad es Jesucristo y que el Belén nos habla de Jesús". Continuó que "aquí nació Jesús de María Virgen". El prelado añadió que "Jesús no es un mito, sino un personaje histórico que nació hace 2.000 años". Por tanto, concluyó que "el Belén es la representación en figura del misterio de la Navidad".

El obispo, algo más tarde, pidió disculpas por el problema suscitado a través de una nota, si bien dejó claro que se debió a "causas ajenas" al Obispado. Este diario intentó ayer sin éxito ponerse en contacto con Rafael Jaén para que explicara su versión de lo ocurrido, mientras que desde el Gobierno municipal, por su parte, no quisieron posicionarse al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios