Municipal

Sin agua en los cementerios de Córdoba desde hace cinco meses

Una de las fuentes 'capadas' del cementerio de San Rafael. Una de las fuentes 'capadas' del cementerio de San Rafael.

Una de las fuentes 'capadas' del cementerio de San Rafael. / Juan Ayala

Desde que el pasado 21 de junio Córdoba entrara en lo que se ha designado como una nueva normalidad, la actividad en la ciudad ha vuelto poco a poco a rodar. Los servicios públicos se han restablecido de forma progresiva, se abrieron los parques infantiles y jardines, se empezaron a ocupar todos los asientos en el transporte público… Pero no ha ocurrido así en los cementerios municipales (San Rafael, la Salud y la Fuensanta), donde desde hace cinco meses los grifos están capados y, por lo tanto, es imposible que funcionen las fuentes ni limpiar las lápidas.

Estos espacios fueron unos de los últimos en abrir cuando la maquinaria de la desescalada ya se había puesto en marcha. En la fase 1 -que comenzó el 11 de mayo- abrieron los comercios e incluso los bares, aunque solo podían atender en sus terrazas, sin embargo, el Ayuntamiento decidió posponer la apertura de los camposantos de la ciudad a la fase 2, el 25 de mayo.

Eso sí, con varias condiciones. La primera era que solo se permitían las visitas, sin poder limpiar las lápidas ni colocar flores. Y para que se respetara esa norma, las fuentes quedarían inutilizadas. Casi cinco meses después de eso, la situación sigue siendo la misma, ya que los grifos continúan sin las manetas para que nadie pueda usarlos. Además, después de todo este tiempo, casi todos los aseos están cerrados y, en concreto en el de San Rafael, las escaleras de plataforma se han reducido a 12 y es difícil localizarlas.

De esta forma, las familias que quieran limpiar la lápida de sus seres queridos tienen que cargar con botellas o garrafas de agua ya que dentro de los recintos es imposible encontrar un grifo que tenga colocada la llave para abrirlo y cerrarlo. Esta circunstancia ocasiona más molestias aún a las personas mayores, que son muchos de los usuarios que suelen ir a hacer estas labores a los cementerios.

El lugar donde se colocan las escaleras de plataforma, vacío. El lugar donde se colocan las escaleras de plataforma, vacío.

El lugar donde se colocan las escaleras de plataforma, vacío. / Juan Ayala

Desde la empresa pública Cementerios de Córdoba (Cecosam) señalan que solo se siguen las recomendaciones publicadas en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) que aconsejan que "se eviten las concentraciones tanto de personas como de líquidos, por lo tanto, como las fuentes no son ornamentales, sino para recoger agua, se han cerrado todas". Para el Día de Todos los Santos, habrá un plan específico y se darán "todas las facilidades al usuario" dentro de la situación actual generada por el covid-19.

La presidenta del comité de empresa de Cecosam, María del Carmen López, explica que cuando en mayo se volvieron a abrir las puertas a los ciudadanos, la empresa decidió que, como son un "foco de contagio", las fuentes de los distintos cementerios permanecerían cerradas. Sobre todo por las manetas, lo que toca todo el mundo para abrirlas. "El problema es de desinfección", asegura.

La falta de agua ha hecho que muchos usuarios se hayan quejado a los trabajadores porque no pueden limpiar las lápidas de sus seres queridos. Además, la representante del comité recuerda que "las medidas que se han adoptado no se han trasladado a los ciudadanos para que estén informados de lo que conlleva entrar en los cementerios municipales en esta pandemia". 

Por otro lado, López asevera que el comité va a ser el último en recibir información de las medidas que se van a llevar a cabo ahora para la masiva afluencia de público por el Día de los Santos, al igual que ocurre con el comité de seguridad y salud; de hecho, "ha habido cambios sin estar nosotros informados", incide.

Un paso cortado en el cementerio de San Rafael. Un paso cortado en el cementerio de San Rafael.

Un paso cortado en el cementerio de San Rafael. / Juan Ayala

La cuestión es que los trabajadores tienen que llevar a cabo una serie de medidas de prevención tanto en las instalaciones como en los servicios que presta Cecosam, pero uno de los problemas "es que ha habido una caída de personal muy importante" ya que la plantilla ha pasado de estar constituida de 52 personas a 41 para tres cementerios.

"No tenemos ningún tipo de comunicación con la dirección", manifiesta la presidenta del comité. De eso, y de "la falta de información nos hemos quejado desde primera hora" porque esto "no solo afecta a los trabajadores, sino que también repercute en los ciudadanos porque somos una empresa pública".

Todos los años, la campaña por el Día de los Santos se planea desde la primera semana de octubre y el refuerzo de administración suele llegar en la segunda semana y dura hasta primeros de noviembre. Este año, el comité de empresa -según afirma- se ha enterado por las floristerías de los alrededores de San Rafael de los planes que tiene la empresa porque con ellas hubo una reunión la pasada semana.

Dos positivos en la plantilla

La presidenta del comité asegura que quienes han desinfectado los cementerios tras los dos positivos por covid-19 detectados entre la plantilla "hemos sido los trabajadores", que "intentamos solucionar todo el desbarajuste tomando nuestras propias medidas" ante la falta de información de la empresa municipal. "En ningún momento ha venido Sadeco a desinfectar", asevera López.

A todo esto se une que Cecosam tiene "un convenio congelado" con un acuerdo firmado desde febrero, pero "no se aplica". Tal y como está ahora la situación por la pandemia y con dos positivos en la plantilla, el comité no puede hacer una asamblea, pero sí va a hacer una consulta directa a los trabajadores para ver qué iniciativas se pueden tomar y si se hace algún tipo de movilización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios