Tradición

La Junta informa favorablemente sobre la declaración de la Semana Santa de Córdoba como Fiesta de Interés Turístico Nacional

El Señor de los Reyes, de la hermandad de la Vera-Cruz, cruza el Puente Romano de Córdoba.

El Señor de los Reyes, de la hermandad de la Vera-Cruz, cruza el Puente Romano de Córdoba. / Juan Ayala

La Consejería de Turismo, Cultura y Deporte ha informado favorablemente para que la Semana Santa de Córdoba sea declarada como Fiesta de Interés Turístico Nacional. El Ayuntamiento de Córdoba presentó una memoria explicativa en la que se exponían aspectos como la antigüedad de la celebración, su continuidad en el tiempo, el arraigo, la participación de la población en la misma, la originalidad y diversidad de sus actos, así como su plan de difusión.

Una vez analizados todos estos elementos, la Secretaría General para el Turismo de la Junta de Andalucía ha resuelto avalar la solicitud impulsada por el Consistorio cordobés.

“Después de valorar la memoria explicativa, la Semana Santa de Córdoba reúne todos los requisitos para ser considerada como Fiesta de Interés Turístico a nivel nacional. Se trata de una manifestación cultural y artística que ha perdurado a través de los siglos y que esta conectada de forma muy íntima a la ciudad y sus habitantes. Todo ello trasciende de la propia capital y de la provincia y se convierte en una celebración que hace que miles de personas la quieran conocer de primera mano”, ha asegurado el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal.

Dentro del informe elaborado por la Junta se recoge que la Semana Santa de Córdoba tiene una seña de identidad única. Y es que además de remontarse a una tradición secular y de contar con un patrimonio material e inmaterial de muy alto valor, se debe destacar el hecho de discurrir las procesiones por un marco único en el mundo, que cuenta con cuatro reconocimientos como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco: la Mezquita-Catedral de Córdoba (1984), el centro histórico de Córdoba a su alrededor (1994), la Fiesta de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (2012) y el conjunto arqueológico Medina Azahara (2018).

En lo que se refiere al arraigo, las cofradías o hermandades constituyen un eje clave de la celebración de la Semana Santa. Su importancia se asienta en su cometido primordial, el que da origen al fenómeno cultural y recurso turístico, la preparación y puesta en marcha de las salidas procesionales, el cuidado del patrimonio material e inmaterial y la participación en obras solidarias y culturales. Entre sus funciones añadidas se encuentra también la gestión, custodia y conservación del propio patrimonio artístico de la cofradía.

Por otro lado, el rol de los cofrades es básico entre los distintos agentes involucrados en la Semana Santa de Córdoba, tanto institucionales, como particulares, ya que, sin ellos, perdería su significado.

También el informe valora de forma positiva las infraestructuras turísticas y de alojamiento que posee la ciudad y que contribuyen a la difusión de la Semana Santa gracias a los visitantes que cada año llenan sus calles.

"Córdoba dispone de una excelente planta de alojamientos hoteleros con todas las categorías que van desde hoteles de lujo a otros de tipo corporativo, hoteles boutique levantados sobres antiguas casas y palacios, así como a hoteles de cadenas nacionales, a la que debemos sumar las plazas en hostales y pensiones, así como apartamentos turísticos en sus diversas categorías (1, 2 y 3 llaves)", indica la Junta.

A esta cantidad se debe añadir la oferta de Viviendas con Fines Turísticos (VTA), las viviendas turísticas de alojamiento rural, campings y casas rurales existentes en el término municipal de Córdoba. En total, más de 18.000 plazas de alojamiento que convierte a la ciudad en una de las más demandadas cada año durante la Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios