Covid-19

El Reina Sofía y el Distrito Córdoba crean un sistema para aislar a los contactos de positivos en menos de 24 horas

Profesionales de Atención Primaria toman muestras en el autocovid de las Setas. Profesionales de Atención Primaria toman muestras en el autocovid de las Setas.

Profesionales de Atención Primaria toman muestras en el autocovid de las Setas.

El Hospital Universitario Reina Sofía y el Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir han puesto en marcha un circuito de detección rápida de los contactos de un caso positivo por covid-19. El objetivo de esta medida es dar una respuesta lo más inmediata posible (en menos de 24 horas) a fin de frenar el número de contagios, evitando así una transmisión comunitaria del virus.

Gracias a esta agilidad, hasta ahora todos los casos detectados por PCR positiva tienen trazabilidad, es decir, se conoce el origen del contagio, lo que permite controlar la transmisión del virus e impide la infección de un mayor número de personas.

El circuito de detección rápida se basa en un trabajo intenso y permanente, según explican desde Salud. Así, cuando un caso sospechoso llega a Urgencias o contacta con su centro de salud, el profesional sanitario pide la PCR, que se realiza en el hospital, en el propio centro o en el autocovid del Carlos Castilla del Pino.

Estas muestras son inmediatamente derivadas al servicio de Microbiología del hospital, que durante las 24 horas del día trabaja en el procesamiento de las mismas. Para ello, la unidad cuenta con dos equipos con capacidad para analizar cerca de 200 muestras cada 3-5 horas, facilitando la obtención de resultados de forma rápida y continua. Una vez analizada, los datos se vuelcan en un sistema de información compartido con los epidemiólogos y preventivistas.

Este transvase de información se realiza continuamente durante todo el día, permitiendo iniciar el estudio de contactos minutos después de que una persona haya dado positivo. Así, si por ejemplo la Unidad de Microbiología registra un caso positivo en el sistema a las 22:00, el epidemiólogo de guardia comienza el trabajo de rastreo. Es decir, se llama a la persona afectada, se le explica qué es un contacto estrecho y cómo tiene que aislarse en su domicilio. Además, se le hace llegar el documento en el que tiene que identificar a sus contactos estrechos.

Esta dinámica de trabajo permite que en las primeras horas de la mañana siguiente, los rastreadores hayan llamado ya a los contactos, a quienes se les citaría ese mismo día en el autocovid para hacerles la PCR y se les indica las pautas de aislamiento a seguir en su domicilio hasta que transcurra el periodo de incubación. De esta forma, desde que se localiza un caso positivo hasta que se realizan las pruebas a sus contactos no llegan a transcurrir 24 horas.

Experiencia en la contención

Este circuito de detección parte de la experiencia que los profesionales del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir y del Hospital Reina Sofía han acumulado durante esta pandemia y, muy específicamente, del trabajo de contención de brotes realizado durante el último mes.

"Gracias a la implicación de los profesionales, a la cohesión interniveles, al análisis y evaluación de los protocolos de respuesta y a la coordinación entre la Delegación de Salud y Familias, distrito y Hospital, se está logrando hasta la fecha evitar que la transmisión del virus se produzca de forma masiva y descontrolada", indican desde Salud.

No obstante, tanto el distrito sanitario como el hospital recuerdan a la población la importancia de seguir las medidas de prevención y, muy especialmente, llaman a la colaboración de contactos y positivos para realizar un adecuado aislamiento, ya que por el momento la única forma de enfrentarnos al covid-19 es siendo responsables y prudentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios