Polémica por las viviendas ilegales

Las Pitas bloquea Medina Azahara para exigir agua y defender su futuro

  • Los vecinos mantienen hoy su primera reunión con las delegaciones de Cultura y Vivienda y con Urbanismo tras la declaración de sus casas como zona de interés social

Comentarios 36

Alrededor de 200 vecinos de Las Pitas, apoyados por representantes de las parcelaciones de Córdoba la Vieja y La Gorgoja II, cortaron ayer la carretera de acceso al yacimiento de Medina Azahara para exigir al Ayuntamiento el abastecimiento de agua potable a los dos centenares de familias de la zona. En la actualidad, los residentes tienen que cruzar la carretera de Palma del Río para recoger agua potable de una fuente que el Consistorio habilitó hace menos de dos años, recordó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos de Las Pitas, Rafael Muñoz. El agua para el consumo doméstico se extrae de pozos.

Con pancartas en las que figuraban lemas como "La vida en juego por el agua" o "12 años sin agua. Agua potable ya", los vecinos impidieron el paso a Medina Azahara a varios autobuses de turistas, taxis y particulares, que tuvieron que recorrer a pie los dos kilómetros de vía que lleva hasta las ruinas de la ciudad califal u optaron por tomar la carretera de Trassierra como acceso alternativo. "En una época en la que la lucha por los valores humanos es algo extendido, es increíble que los vecinos tengan que arriesgar su vida cruzando la carretera para ir a por agua", se solidarizó el secretario de La Gorgoja II, Enrique Cañero.

Los vecinos de Las Pitas presentaron hace un par de años un plan especial de infraestructuras que incluía la dotación de agua potable, pero al incluirse las viviendas dentro de la zona declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía, la Delegación de Cultura emitió un informe negativo de carácter vinculante. Los residentes de Córdoba la Vieja sí disponen de red de suministro, ya que el Ayuntamiento la autorizó antes de 2003, año en que se declaró el BIC.

Más allá del problema puntual del suministro hídrico, los vecinos aprovecharon el acto de protesta -que se prolongó durante dos horas- para posicionarse sobre el reciente decreto de la Junta que considera a las viviendas zona de interés social. "Los afectados de las tres parcelaciones estamos hechos una piña sobre este asunto", subrayó la vicepresidenta de Córdoba la Vieja, Maite Polo. Las juntas directivas de los tres colectivos, de hecho, mantendrán una reunión el miércoles para acercar posturas y establecer una hoja de ruta, sin descartar movilizaciones frente a las expropiaciones anunciadas por el Ejecutivo andaluz. Por otra parte, la Gerencia de Urbanismo y las delegaciones de Cultura y Vivienda de la Junta mantendrán esta tarde el primer encuentro con los parcelistas de Las Pitas para informarles de los objetivos de la declaración de interés de la zona.

Los afectados, por el momento, lo tienen claro: "Las administraciones creen que hay mucho que negociar, pero nosotros decimos que hay muy poco. El primer problema es el agua, de ahí deriva todo", advirtió el portavoz de Las Pitas, donde residen alrededor de 200 familias. "Ningún vecino está por vender su casa, eso está descartado", añadió el secretario de la organización, Juan Nadales. La propuesta de los residentes pasa por la creación de un parque periurbano y la regularización de las construcciones existentes, con la inclusión de una pantalla vegetal para salvar el impacto visual de Medina Azahara. "Pero de ninguna manera nos vamos a ir", insistió Nadales, quien calculó que la casa más cercana al monumento omeya se encuentra, como mucho, a 1.050 metros.

"La declaración de interés social ha creado una alarma grandísima", manifestó con consternación Muñoz, que hace unas semanas, cuando los consejeros de Cultura y Vivienda presentaron el decreto en la Delegación del Gobierno, acudió al acto para pedir explicaciones. "Sólo se acuerdan de los vecinos cuando hay elecciones y los buzones se llenan de propaganda electoral", criticó Muñoz, quien insistió en que la solución al problema pasa por reducir la zona BIC y dejar fuera a las parcelas.

De la misma manera se expresó el secretario vecinal de La Gorgoja II: "No estamos de acuerdo con la declaración de interés social. La medida no es lógica porque crea agravios comparativos. Hay bolsas enormes de terreno sin construir junto a Medina Azahara y a estos propietarios no les afecta", criticó. Cañero insistió en que los parcelistas de su zona "nunca han tenido intención de masificar" y añadió: "Nos sentimos muy felices de que los vecinos de La Gorgoja I sí dispongan de todos los servicios, pero nuestra parcelación es más sensible, es mucho menos visible".

Córdoba la Vieja, donde residen alrededor de medio centenar de familias, sí dispone de todos los servicios básicos. Por eso no se explican "cómo se ha declarado ahora el interés social" de este terreno. "Estamos dispuestos a sentarnos y a dialogar y luego, si es necesario, se empezará la negociación. Pero lo primero es el diálogo", concluyó Polo. La dirigente de este núcleo aseguró que la mayoría de los propietarios utilizan las viviendas como primera residencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios