La Noche del Patrimonio en Córdoba, la celebración de la belleza

Turismo

La propuesta del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad ofrece la posibilidad de disfrutar de los principales monumentos de la ciudad, incluida la Mezquita-Catedral hasta la madrugada

Visitantes de la Mezquita-Catedral durante la Noche del Patrimonio.
Visitantes de la Mezquita-Catedral durante la Noche del Patrimonio. / Juan Ayala

Una oportunidad de oro para redescubrir el patrimonio de la capital cordobesa ahora que el verano se aleja y las noches comienzan a llegar antes. Una noche dedicada a la belleza y a la cultura para saborearla bajo la luz de la luna de septiembre. La Noche del Patrimonio en Córdoba se ha celebrado con todas las medidas de seguridad necesarias dada la pandemia del coronavirus y ha sacado de la calle a muchos cordobeses para disfrutar de los monumentos emblemáticos de la ciudad, que han abierto sus puertas hasta la madrugada.

Además, para quien no haya podido ir, también ha podido disfrutar de los espectáculos de danza previstos a través de la página web del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España. Y es que, las quince ciudades que forman parte de este agrupación han celebrado de manera simultánea esta efeméride.

Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Córdoba, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda han abierto las puertas de sus monumentos más significativos y han dado vida a sus centros históricos llenándolos de actividades culturales y de ocio, junto con el Festival de Danza Escena Patrimonio. Solo dos de las quince Ciudades Patrimonio -Cuenca y Cáceres- no han podido celebrar actos públicos debido a al coronavirus.

Un horario excepcional y un luz diferente para perderse en el bosque de columnas y arcos de la Mezquita-Catedral, monumento al que pudieron acceder cada hora 830 personas. Entre ellas, grupos de turistas que conocían la posibilidad de conocer el principal monumento de la capital de manera gratuita y que aprovecharon la Noche del Patrimonio para descubrirla y hacerse fotografías en su interior.

Y entre todos ellos, además de vecinos de Córdoba, María Tomares y Pepa Casado, dos jóvenes procedentes de Madrid que intentaban dejar constancia de su visita al enclave desde todos los puntos fotográficos posibles. Entre medias, María no ha dejado de destacar "la belleza de la Mezquita". "Sabíamos que era la Noche del Patrimonio porque nos los han dicho esta mañana en Medina Azahara y, es impresionante estar aquí", ha reconocido la joven.

Pero no solo ellas, también un par de matrimonios procedentes de Santander se han dejado caer por el principal templo de la Diócesis en esta jornada de puertas abiertas en honor al patrimonio cordobés. Enrique Díaz se ha convertido en su portavoz mientras hacía fotografías en el interior de la Mezquita-Catedral: “Nos lo han comentado en el hotel esta mañana y, por eso, hemos aprovechado el día para dar un paseo por la ciudad y nos ha gustado mucho la Judería, pero esto –en referencia a la Mezquita-Catedral– es sublime, es un tesoro”, ha relatado.

El hecho de que la Mezquita-Catedral haya permanecido abierta la madrugada ha sido una oportunidad, sin duda, para que numerosas persona puedan conocer al detalle este monumento, desde primer hora de la tarde -ha abierto sus puertas a partir de las 19:00- al igual que los museos municipales como el Taurino o el Julio Romero de Torres, además del Alcázar de los Reyes Cristianos.

A esta gran oferta patrimonial, también se ha sumado el Museo Arqueológico de Córdoba, en el que estaban previstas recreaciones teatralizadas, organizadas por la Asociación de Amigos del Museo Arqueológico.

Además, el yacimiento de Medina Azahara y su museo también han abierto hasta la madrugada en esta noche dedicada por completo al patrimonio cordobés, al igual que la Sinagoga.

Tres secciones

Montaje en la Sala Orive.
Montaje en la Sala Orive. / Juan Ayala

La Noche del Patrimonio ha estado estructurada en tres secciones comunes: el Festival y plataforma de creación para la Danza en espacios patrimoniales, puertas abiertas de monumentos y espacios culturales y una amplia oferta cultural y de ocio.

En el caso de la danza, la cita en Córdoba ha estado en la sala Orive y ha llegado de la mano de Leonor Leal, que ha ofrecido una deconstrucción del flamenco tradicional colocada en sintonía con la sensibilidad escénica de hoy. Otra cita ineludible de la noche que permite, al menos, una vez al año que los monumentos no echen el cierre al caer la noche y que, además, ha servido para ofrecer una imagen diferente a la de cualquier noche del Casco Histórico de Córdoba, de la que también ha podido beneficiarse la hostelería.

Así al menos es lo que ha señalado Ricardo Vélez, propietario de El Patio de la Judería , quien ha reconocido que la celebración de la Noche del Patrimonio representa para el sector de la hostelería "un oasis en el desierto en el que estamos".

Y es que la danza también ha llegado a espacios como el Alcázar de los Reyes Cristianos, con la proyección de Ella Poema, de la coreógrafa Aïda Colmenero. Otra de esas citas que han dejado buen sabor de boca y que, además, ha permitido adentrarse por la noche en este monumento en una noche con una buena temperatura y en la que la belleza patrimonial de Córdoba ha sido la gran protagonista.

Este evento cultural está organizado por el Grupo de Ciudades Patrimonio a través de su Comisión de Educación, Cultura y Deporte. Además, cuenta con el apoyo financiero del Ministerio de Cultura y Deporte, el apoyo institucional de la Unesco y la colaboración de Paradores.

Lo último