Datos del Instituto Andaluz de la Mujer El IAM presta apoyo psicológico a 362 mujeres víctimas de violencia de género en Córdoba en el último año

  • El número de mujeres atendidas aumenta casi un 23% en el último año

  • Las terapias se enfocan a la desvictimización y la reconstrucción personal

Lourdes Arroyo, junto a dos de los psicólogos del IAM.

Lourdes Arroyo, junto a dos de los psicólogos del IAM. / Juan Ayala

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha prestado apoyo psicológico a 362 mujeres víctimas de violencia de género en el último año, lo que supone un aumento del 22,71% con respecto a 2018, cuando fueron 295.

En concreto, en el programa grupal de atención psicológica el IAM atendió a 270 mujeres. Estos talleres grupales se realizan tanto en el centro provincial como en los 17 centros municipales de información a la mujer de la provincia. 

La participación en esta terapia se ha incrementado un 8% ya que en 2018 fue de 250 mujeres. La finalidad principal de este servicio es desvictimizar a la mujer, para lo que los profesionales trabajan con ellas sobre el proceso que las ha llevado hasta el IAM.

Otro de los puntos es favorecer la reconstrucción personal y, por tanto, la autoestima, aparte de trabajar con ellas en su socialización para que tengan el apoyo del entorno, ha señalado la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Córdoba, Lourdes Arroyo.

Estos talleres también se enfocan a fomentar conductas de independencia, autonomía personal y potenciación de la escucha activa. Se trata de "intervenciones especializadas y gratuitas" con una metodología con la que, a través de una visión amplia, "puedan darse factores explicativos multicasuales de lo que han vivido y de cómo dar respuesta a la autonomía personal", ha indicado Arroyo.

El programa de ayuda psicológica tiene diferentes itinerarios: primero las mujeres pasan por el grupo de reflexión, al que se van incorporando a lo largo del año, luego pasan al grupo terapéutico y finalmente al de autonomía persona. En Córdoba además hay uno de jóvenes de entre 18 y 25 años, aunque también hay chicas menores de edad que llegan hasta el IAM. De hecho, se han registrado casos muy graves.

Por otra parte, los ocho talleres para la autonomía y el empoderamiento atendieron a 92 mujeres. Están dirigidos a casos en los que tienen relaciones disfuncionales, descompensadas. La intención es trabajar la reestructuración cognitivas y las habilidades sociales.

Estos datos indican que "pese a lo avances logrados contra la violencia de género, es evidente que queda mucho por mejorar". En esa línea, ha recordado que en el pasado año 55 mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, 13 en Andalucía y cuatro en Córdoba.

Por ello, desde el IAM quieren “hacer un llamamiento a la conciencia colectiva” para que “toda persona que conozca o viva alguna situación de violencia en una pareja no lo deje en que es una cuestión de pareja; tenemos que estar todos apoyando a esa mujer para que pueda salir de esto porque muchas veces no es fácil dar el paso de la denuncia”, ha expuesto Arroyo. La intención es que “toda mujer que viva esta situación sepa de todos los recursos con los que cuenta, tanto en el IAM como a través de los Cuerpos de Seguridad”.

El tiempo de recuperación de una víctima de violencia de género depende de muchos factores como el tiempo que haya estado en el maltrato, los apoyos sociales que tenga o su nivel de autoestima.

Acaban en el instituto derivadas de diferentes lugares, como los centros de salud, por un particular o por el sistema educativo o judicial. Pueden llegar, por ejemplo, por separaciones conflictivas o ser mujeres que creen que les está pasando algo, pero no son conscientes de la situación de maltrato. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios