Año Nuevo

Frío, lluvia y pocos paseos en el primer día de 2021 en Córdoba

Plaza de Las Tendillas el día de Año Nuevo. Plaza de Las Tendillas el día de Año Nuevo.

Plaza de Las Tendillas el día de Año Nuevo. / F. M.

El primer día de 2021 llegó a Córdoba entre un intenso frío, que incluso ha obligado a la Aemet a declarar alerta amarilla en la provincia para fin de semana, con lluvia y con las calles menos concurridas de lo que es habitual un 1 de enero. Una fotografía que poco tiene que ver con años anteriores, cuando la mayoría de las familias se echaban a la calle a reencontrarse, desearse el feliz año y pasear con tranquilidad. 

Aunque parecía una urgencia despedir finalmente el año en que el coronavirus lo cambió todo, 2021 ha entrado más bien tímido, descafeinado, con precaución. Y, al mismo tiempo, con toda la esperanza puesta en la vacunación para acabar con la pandemia. Esos 554 muertos que acumula la provincia cordobesa desde el inicio del covid-19 pesaron en las calles este 1 de enero. 

Eso sí, algunos bares han apostado por abrir sus puertas esta tarde en un intento de salvar las cajas y algunas familias lo han aprovechado. José Molina, cocinero de un restaurante del centro de la capital, comenta a el Día que han abierto este primer día del año, como también lo hicieron el pasado 25 de diciembre, pero "la gente se quedó en casa". Así que tan solo atendieron siete mesas durante esta tarde. 

Ejemplo de ello son los Ríos, una familia numerosa que vive en la avenida Barcelona y que ha pasado la Nochevieja en casa, a diferencia del año pasado, cuando recibieron el 2020 todos juntos de fiesta en Las Tendillas. María Ángeles comenta que no salió con los pequeños de la casa porque "hace mucho frío" y, además, "no hay atracciones en el centro como otros años", por lo que consideró que "es mejor quedarse en casa y cuidar de la abuela", una mujer de 80 años. 

Las cafeterías sí que tenían mesas casi llenas pasadas las 18:00 en el centro. Familias y grupos de amigos buscaban bebidas calientes para disipar las bajas temperaturas y las restricciones a la hostelería, que debe cerrar de 18:00 a 20:00. Carmen Gómez salió con su marido y sus dos hijos. El objetivo, "saludar a los amigos que no podemos invitar a casa por precaución", asegura mientras hace una pequeña cola para comprar un café. 

Los comercios se mantuvieron cerrados, y solo algunas tiendas de dulces y los quioscos de globos y buñuelos del bulevar del Gran Capitán o la avenida Ronda de los Tejares abrieron para atender a las familias que sí decidieron dar un paseo casi entrada la noche y que, eso sí, tuvieron que resguardar sus productos tan pronto como la lluvia comenzó a caer en la ciudad.

Así, sin campanadas por primera vez en muchos años, sin uvas y sin fiesta en Las Tendillas, el año nuevo llegó a Córdoba con la mayoría de las familias en casa y más presencia policial que personas en la calle, al menos en la noche del 31 y a excepción de algunas parejas que llegaron al centro de la ciudad uvas en mano para esperar que por fin se terminara el año 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios