Córdoba

Coronavirus en Córdoba: La ganadería lanza un grito de auxilio y alerta de su "asfixia"

Explotación de carne de ovino. Explotación de carne de ovino.

Explotación de carne de ovino. / Asaja Córdoba

El virus SARS-Cov-2 ha provocado no solo una crisis sanitaria, sino social y económica. Los ganaderos del Norte de Córdoba han lanzado este jueves un grito de auxilio al advertir de que en sus explotaciones se están produciendo "situaciones dramáticas", especialmente en Los Pedroches, el Alto Guadiato y los municipios de Sierra Morena. “Este drama se debe fundamentalmente a la imposibilidad de dar salida a animales hacia mataderos por el cierre de ciertos mercados que absorbían estas producciones ganaderas”, ha señalado la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja).

En el sector del ovino, la producción se ha visto "dramáticamente perjudicada"por el cierre de los mercados de destino, principalmente el canal Horeca, que es el que nutre a la hostelería. Las granjas se encuentran en una "situación límite" por no poder dar salida a sus productos. Por tanto, en el sector del ovino, también en el caprino, hay imposibilidad de dar salida a los productos por el cierre de mercados que los absorbían.

"Se ha detectado un grave problema porque las industrias no sacan producto y están al límite de capacidad", ha advertido Asaja, que anima a consumir cordero cordobés, como el que comercializan las cooperativas Dehesas Cordobesas y Covap. Dehesas Cordobesas, de hecho, ha puesto en marcha una iniciativa por la que sirven a domicilio corderos despiezados y preparados llamando al teléfono 957 14 09 61. Por su parte, los corderos de Covap pueden comprarse directamente en sus tiendas, o en supermercados como Deza, Piedra o Hipercor.

Asaja ha propuesto además una serie de soluciones como primar el almacenamiento privado, es decir, congelar la producción que no pueda absorber el mercado y sacarla cuando la situación se estabilice. Hay que primar el almacenamiento privado como se hizo con el aceite de oliva. También, la compra masiva de producto por parte de las administraciones públicas para que aprovechen estos alimentos entes públicos como el Ejército, los hospitales o las residencias.

El secretario provincia de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, Miguel Cobos, también ha denunciado este jueves que el obligado cierre de restaurantes, bares y hoteles está "poniendo en jaque" a los ganaderos que destinan buena parte de sus producciones de carne (cordero, cabritos y cochinillo) al canal Horeca. "El sector de los quesos también se ha detenido, arrastrando a la leche a unos precios por debajo de los costes de producción, ha sentenciado.

"Las ventas de carne delicatessen se han estancado, prácticamente solo hay mercado para el porcino blanco y el pollo. El resto de productos, más enfocado a restauración y celebraciones, ha dejado de tener demanda. Los cebaderos de corderos están llenos, sin poder venderlos, aumentando los costes de alimentación. No hay demanda de cabritos, y si no se venden como lechales (con menos de seis semanas), su precio baja de manera importante. Los pedidos de lechones también han bajado, provocando una pérdida de valor", ha añadido.

Las queserías, bajo mínimos

En cuanto a la leche, ha puntualizado que con las queserías bajo mínimos de producción y con las cámaras llenas por la ausencia de venta para hostelería, hay exceso de leche, lo que desciende su precio de manera alarmante. "Precisamente, antes de esta crisis, atravesábamos un periodo con precios más altos que en las últimas campañas, pero se ha truncado y, actualmente, los precios no permiten la viabilidad de las explotaciones lácteas, sobre todo de cabra", ha defendido.

La producción de leche de cabra es estacional, más en primavera y menos en invierno. Desde UPA han insistido en que durante la estación fría "tuvimos" un precio de la leche de cabra "por encima de la media de los últimos años, lo que auguraba una primavera con buenas expectativas". Sin embargo, han puntualizado que ahora los precios se han desplomado. "Si durante los meses de marzo y abril de 2019 teníamos precios de 0,70 euros por litro (datos oficiales FEGA), en 2020 los precios están en torno a 0,50 euros por litro. Tomando como referencia la leche producida en marzo de 2019 (22.194.000 litros) y abril (23.809.000 litros), los ganaderos de caprino de Andalucía van a perder de la noche a la mañana 9,2 millones de euros. Y, estas cifras, se calculan tomando como referencia los precios de antes de la subida, por lo que las pérdidas serán mucho mayores", han insistido desde la organización agraria.

Cobos ha añadido que al problema de precios ruinosos para la leche que se vendía a las queserías industriales y envasadoras, se añade la paralización de la demanda de quesos artesanales, al no poder venderlos en los mercados de proximidad. Estos productos artesanales, en muchas ocasiones ecológicos, tienen en los mercados locales y el pequeño comercio una vía de comercialización muy importante. "Al cesar esta actividad y limitar los desplazamientos, esta vía se ha ralentizado llegando casi a desaparecer, perjudicando seriamente la economía de estas explotaciones", ha matizado.

Una batería de medidas urgentes

Ante esta situación, UPA demanda a las administraciones medidas para paliar las graves pérdidas del sector ganadero, como permitir instalar puestos de alimentación en los mercados locales, tomando las debidas medidas sanitarias y de seguridad para trabajadores y consumidores; el  adelanto de todas las líneas de ayudas del Programa de Desarrollo Rural que gestiona la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible; y la reducción de módulos fiscales tanto para la leche como la carne.

Otras propuestas son una moratoria en el pago de impuestos, autónomo y seguros sociales; un plan de reestructuración de los sectores ganaderos, sobre todo el ovino y el caprino con ayudas al desvieje y reducción del número de animales; el almacenamiento privado de carne congelada, y préstamos a interés cero y con dos años de carencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios