Municipal

Coronavirus Córdoba: El alcalde avisa de un "cierre total" si se abusa de la flexibilización horaria

  • Bellido sentencia que si no se corrige la tendencia en el numero de casos "esto se va a ir revisando" y teme que "así no se llega ni a la vuelta de la esquina"

Calle Cruz Conde el pasado sábado. Calle Cruz Conde el pasado sábado.

Calle Cruz Conde el pasado sábado. / Juan Ayala

El alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP), ha asegurado que "se irán dando pasos atrás si son necesarios" en cuanto a las limitaciones y restricciones para evitar un incremento de la propagación del coronavirus covid-19 y sus consecuencias en caso de aumentar los contagios y también pendientes de la actitud de la ciudadanía ante la normativa en vigor, advirtiendo en este caso del "cierre total" si la situación "se dispara".

En declaraciones a los periodistas, el regidor ha apuntado a los datos objetivos para ser "conscientes de la situación en la que se está", después de que este domingo en la capital se publicaron 73 contagios más, "la cifra más alta en un domingo desde el día 15 de noviembre", cuando "hubo 70".

Dicha cifra "viene del efecto que ha tenido el puente de la Constitución y la Inmaculada", donde ha recordado que "la ciudad todavía estaba cerrada, los horarios comerciales y de hostelería eran más reducidos de lo que son ahora, y aún así, sólo el efecto de juntarse dentro de la ciudad y las reuniones familiares ha hecho que sea el peor domingo desde el 15 de noviembre", con la diferencia de que "en el 15 de noviembre la curva era de bajada, tras cifras mucho peores, y ahora es de subida", ha advertido.

Por tanto, ha expresado que "si eso es así y no se es conscientes de que esta flexibilización horaria y de libertad de movimiento hay que asumirla con responsabilidad y con disciplina, lo normal es que las cifras sigan subiendo", a la vez que ha mencionado lo que pasa en Alemania, "donde ya no se discute una hora más a una hora menos, una afluencia mayor o menor, es que se ha cerrado todo hasta el 10 de enero, un cierre total, salvo servicios esenciales".

De este modo, ha insistido en que "está en la responsabilidad de cada uno de nosotros", después de que "todos los gobiernos autonómicos han tomado decisiones concertadas con el Gobierno de la nación de flexibilización, porque llegan unos días muy señalados familiarmente, en el ámbito de la amistad y en el ámbito económico para muchos sectores en los que estas fiestas son fundamentales, y más después de este año tan nefasto".

En este sentido, el alcalde ha declarado que "si no se corrige la tendencia, esto se va a ir revisando", y teme que "así no se llega ni a la vuelta de la esquina", de modo que "si sigue así, el primero que pediría que las medidas volvieran a dar un paso atrás sería yo, porque está claro que lo primero es la salud de las personas", ha subrayado el regidor, quien ha remarcado que se trata de "vidas humanas y de ruina económica".

"El problema es el abuso"

Y es que, "si esto se dispara, nos veremos abocados a un cierre total", ha aclarado Bellido, quien ha justificado que "la gente salga al comercio porque está abierto y también se salga a las calles", pero "el problema es el abuso", ha apostillado.

Así, ha defendido que "se ha eliminado el espectáculo de luz y sonido, no hay atracciones en las calles, se ha eliminado el mercadillo navideño, no hay 'mapping' en ningún sitio y los Reyes Magos van a tener que venir por el aire", por lo que ha cuestionado que "la gente se ponga a cantar y a bailar en las calles por su propia cuenta", en alusión a una aglomeración de personas en una actividad el sábado en la Plaza de las Tendillas.

"Si todo hemos hecho el esfuerzo de quitar todo lo que pudiera suponer un riesgo añadido para que lo mínimo se pueda garantizar, para que los que viven del comercio puedan comerciar, para los que viven de la hostelería pueden tener clientes, no se puede poner en riesgo con comportamientos infantiles", ha avisado el primer edil.

Ante ello, ha pedido "hacer las cosas con cabeza y con corazón", dado que "nos jugamos mucho", ha enfatizado, para añadir que ve "normal y hasta cierto punto comprensible" los movimientos de personas, "sobre todo porque se ha abierto la provincia", pero "no se puede caer en el abuso de la flexibilización de la norma".

Asimismo, ha dicho que tampoco entiende que "haya quien se ha dedicado a hacer botellones en las terrazas de muchos establecimientos de hostelería en las horas que estaban cerrado y haya tenido que ir la Policía a levantar esas actuaciones", destacando que "la Policía Local este fin de semana no ha parado".

De esta forma, el alcalde ha señalado a "medidas adicionales" como "tener que eliminar lo único que quedaba, porque tampoco era previsible, que son las actuaciones en las calles de los músicos que tienen permiso de siempre, porque no se entendía que fuera a ser un problema".

"Pero si se quiere también abusar de esas situaciones y alrededor de lo único que quedaba, que eran actuaciones que son de siempre permitidas, se forma jaleo, habrá que quitarlas y así seguiremos", ha manifestado el alcalde, quien ha agregado que "las decisiones se toman como consecuencia de cuando se ve que se producen abusos o malos usos de las cosas que están permitidas, que en otro tiempo sería lo más normal del mundo, porque todos tenemos ganas de fiesta", pero "este año no se puede".

La aglomeración en las Tendillas

En este caso, tras ser preguntado por la aglomeración de personas en la actividad musical callejera el sábado en la Plaza de las Tendillas, el alcalde ha afirmado que "es imprevisible en todos los sentidos, primero porque no había nada convocado, y en segundo lugar, porque a cualquier persona con cierta sensatez no se le ocurre eso".

No obstante, ha explicado que "una vez que se produjo, afortunadamente se detectó por el Ayuntamiento, tanto por los servicio de Policía Local, como por los concejales que están encargados del asunto", y a tal efecto "la Policía Local actuó e hizo que se disolviera, lógicamente". Ante ello, considera que "hay que estar atentos a estas situaciones".

Además, ha abundado en que "ha habido mucha gente en todo el centro comercial", algo que "es inevitable" y "la normativa lo permite", dado que "se ha abierto la movilidad y el horario comercial".

Sin embargo, el primer edil ha expuesto que "desde la Policía Local hay que intentar que no se abuse y los que no están abusando, que simplemente están en la calle, intentar guardar las distancias de seguridad", así como "ser lo suficientemente conscientes" de que "si hay una calle o un comercio abarrotado, se vaya a otra hora o en otro momento, porque eso no es una cuestión de normativas".

Entretanto, Bellido ha expresado que el control de aforo de las calles "como tal es imposible", al tiempo que ha señalado que confía en "ordenar lo mejor posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios