EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Coronavirus en Córdoba: La actividad comercial en Montilla-Moriles desciende un 80% por el covid-19

  • El marco calcula que el presupuesto del Consejo Regulador caerá un 25% como consecuencia de la crisis del coronavirus

Una mujer vendimia en unas vides de Montilla-Moriles. Una mujer vendimia en unas vides de Montilla-Moriles.

Una mujer vendimia en unas vides de Montilla-Moriles. / Efe / Rafa Alcaide

La actividad comercial del marco vitivinícola de Montilla-Moriles, en la provincia de Córdoba, "ha descendido un 80%" debido a las consecuencias directas que está teniendo en el sector el vigente estado de alarma, decretado a causa de la pandemia del coronavirus covid-19.

Así se recoge en los resultados de la Encuesta de situación ante las medidas derivadas del covid-19, a la que ha accedido Europa Press y que ha realizado el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles entre las bodegas, referida, tanto a los vinos, como a los vinagres amparados bajo esta denominación.

La encuesta ha evidenciado que el sector vitivinícola de Montilla-Moriles "depende de la comercialización en el sector Horeca nacional en un 73 por ciento", mientras que el resto, un 27%, "está vinculado principalmente a la distribución y a la exportación", aunque también de forma mayoritaria "con destino al sector Horeca".

De esta forma, "la actividad, pendiente de revisión de los datos de comercialización del mes de marzo 2020, ha descendido en un 80%", mientras que "las exportaciones de vinos Montilla-Moriles a futuros están paralizadas", y "la actividad vinculada al enoturismo se ha paralizado al cien por cien, al igual que las ventas directas en bodega".

Esta información resulta de los datos obtenidos de una encuesta que el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles ha remitido a todas las bodegas del marco, que son 55, con preguntas sobre la "dependencia del sector Horeca", y "la mayoría de las bodegas han respondido, si bien estos datos se refieren a un universo total del 80 por ciento, ya que algunas bodegas son solo elaboradoras" y no comercializadoras, aunque se ha constatado una "bajada de la comercialización desde la declaración del estado de alarma" y "los datos se refieren al cien por cien del universo".

En base a ello se ha establecido que el marco Montilla-Moriles "depende en un 73% del sector Horeca nacional", mientras que "el 27% restante de su negocio se reparte entre distribución, principalmente, y exportación".

La consecuencia es que, "tanto el sector Horeca, como el enoturismo, se encuentran sin actividad", de modo que "el enoturismo ha disminuido su actividad en un cien por cien", e "incluso se han cancelado visitas para los meses venideros", pero es que también "se han cancelado numerosas operaciones de exportación y solo se sirven los pedidos hechos con anterioridad", con lo que "el mercado está prácticamente parado".

De esta forma y "desde la declaración del estado de alarma, el sector ha disminuido su actividad comercial en un 80%", teniendo en cuenta, además, que "los clientes de las bodegas les han comunicado su imposibilidad de pago", mientras que "las actividades de campo han de mantenerse".

BODEGAS GRANDES Y PEQUEÑAS

En base a los resultados de esta encuesta y en declaraciones a Europa Press, el presidente del Consejo Regulador, Javier Martín, ha explicado que las bodegas y empresas vitivinícolas más afectadas son las pequeñas, que "están operando a un 15-20 por ciento de su actividad normal, pues han perdido el 80% de su capacidad de comercialización al estar muy condicionadas al canal Horeca".

Por su parte, las grandes empresas del sector de Montilla-Moriles "tienen mas diversificado el negocio", de forma que "la distribución en alimentación y en grandes superficies" las "está salvando de una situación parecida a la de las bodegas pequeñas".

Hay que tener en cuenta, según ha aclarado Martín, que en el marco de Montilla-Moriles "tan solo entre el 10 y el 15% de las bodegas podrían considerarse grandes, mientras que el resto, hasta 52, son pequeñas, dependientes del comercio de proximidad y de las ventas en Córdoba".

En relación a la promoción, Martín ha explicado que "es cierto que la suspensión de grandes eventos masivos, incluida la Cata del Vino Montilla-Moriles, van a tener consecuencias", pues "los meses de marzo, abril y mayo son un pico de comercialización alto de nuestras bodegas, pero esperamos un efecto rebote cuando la situación se aclare", aunque, entre tanto, "varias bodegas han tomado medidas en materia de personal" y se han llevado a cabo "ERTE, sobre todo en los departamentos comerciales".

A nivel agricultor, según ha aclarado el presidente de la DOP, "las labores continúan al mismo ritmo" y "la evolución de la vid está unos 15-20 días adelantada", mientras se aplican los "tratamientos contra el mildiu y el oidio" y, "por lo demás, la naturaleza sigue su curso".

SITUACIÓN DEL CONSEJO REGULADOR

Por último, en cuanto a la situación del propio Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles, se vive un momento de "enorme incertidumbre, ante la falta de ingresos, como consecuencia de la imposibilidad de realizar pagos por parte de las bodegas, y la imposibilidad de emitir cuotas por la falta de comercialización de las bodegas".

Entre tanto, el personal del Consejo Regulador "está teletrabajando" y se prevé que "el presupuesto del Consejo se verá afectado en un 25%", que equivale a un trimestre, "debido a la inactividad del sector", siendo "muy probable" que "este porcentaje se vea aumentado, dependiendo de la duración del estado de alarma y del tiempo necesario para que se recupere el sector".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios