Restricciones

Coronavirus en Córdoba: Última tarde de compras, última noche de bares

Apurando la última tarde de compras en el centro. Apurando la última tarde de compras en el centro.

Apurando la última tarde de compras en el centro. / Juan Ayala

Córdoba apuró en la tarde de este lunes sus últimas horas de normalidad antes de que otra realidad, más dura, más restrictiva, definitivamente peor, entrara en vigor a medianoche. Las persianas echadas de los bares son ya el separador visual entre la vida anterior y la que espera hasta el 23 de noviembre: la mayoría de comercios y todos los bares cerrarán a las 18:00, y el toque de queda se adelanta a las 22:00.

Después de tantos meses de pandemia, ha quedado claro que hay que acostumbrarse a consultar el BOJA antes de salir de casa. Cuándo se puede pasear al perro, cuándo abre la panadería, cuándo es posible cortarse el pelo, cuándo ir al parque con los niños. Son preguntas que saltarán como chispazos en las próximas horas antes de ajustarse la mascarilla y poner un pie en la calle. Y, cuando se conozcan todas las respuestas, llegará otro BOJA. O un BOE. Los funcionarios de los boletines oficiales han demostrado que nunca duermen, y uno tiene que estar preparado para el enésimo sobresalto. 

En la calle Cruz Conde sonó durante horas el acorde de un teclado, un músico callejero que quiso poner la banda sonora a la última tarde de compras en el centro hasta que otro boletín oficial lo vuelva a permitir.

La Confederación Comercio Andalucía, de hecho, ha levantado la voz para denunciar que las nuevas restricciones por el covid-19 son "desproporcionadas" y la "puntilla" definitiva para el sector. La calle Morería es un ejemplo: las boutiques de moda independientes que proliferaron hace unos años son ahora un recuerdo. En la sucesión de locales cerrados apenas sobrevive una tienda de carcasas y alguna zapatería. 

Según Comercio Andalucía, estas nuevas medidas de limitación de horarios y movilidad, que "se han realizado sin escuchar al sector del comercio, son absolutamente desproporcionadas y van a suponer la puntilla para el comercio de cercanía que lleva una caída de ventas acumulada durante la pandemia de un 50% aproximadamente". El pequeño comercio ha dicho "no comprender cómo se penaliza de esta manera a este sector cuando se existen otro tipo de actividades que aparecen como los mayores focos de contagio en la actualidad".

"Los comerciantes entienden que la Junta de Andalucía tenga que actuar frente a un problema de salud pública muy grave y que está aún lejos de ser controlado, pero creen que al menos deberían ser oídas sus propuestas y acompañar las restricciones de medidas económicas de apoyo para los sectores más afectados por las mismas". En este sentido, Comercio Andalucía ha exigido a la Junta de Andalucía un plan urgente de ayudas para rescatar al pequeño comercio.

Los bares también sirvieron el lunes sus últimas cañas nocturnas, atendieron a las últimas pandillas de amigos, a los grupos de compañeros tras salir del trabajo. A partir de ahora, habrá que ir directos a casa. A las 22:30 cayeron las persianas ruidosas y el silencio se adueñó de la avenida Gran Capitán, de la calleja de la Plata, de María La Judía, de la Corredera. Y se esfumaron de un plumazo las cenas de Navidad, los festivos que están por venir... Fue, de verdad, la última de una noche muy larga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios