Córdoba

Coronavirus en Córdoba: Satse pide que las sanitarias embarazadas queden en aislamiento domiciliario

  • El sindicato recuerda que la suspensión de la actividad por riesgo durante la gestación está recogida en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

Una enfermera, en un centro sanitario, con una mascarilla. Una enfermera, en un centro sanitario, con una mascarilla.

Una enfermera, en un centro sanitario, con una mascarilla. / Efe

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha reclamado a los servicios de salud de las comunidades autónomas, entre ellas Andalucía, que dicten las instrucciones pertinentes para que las profesionales sanitarias embarazadas o en periodo de lactancia dejen de trabajar y pasen a una situación de aislamiento en sus respectivos hogares, evitando así riesgos para su salud y la de sus hijos.

Ante el progresivo incremento de los contagiados con el coronavirus y conocido, al menos, un caso de una enfermera embarazada que ha dado positivo en Málaga, Satse considera "imprescindible proteger a las profesionales sanitarias en estado o en periodo de lactancia, evitando que sigan trabajando en sus centros sanitarios con el consiguiente riesgo" que ello conlleva para ella y sus bebés.

El sindicato recuerda que el paso a la situación de suspensión de su actividad por riesgo durante el embarazo está recogido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, percibiendo una prestación económica del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

En concreto, esta norma contempla que "cuando no existan puestos o función compatible exentos de riesgos a efectos de protección del embarazo, podrá declararse el paso de la trabajadora afectada a la situación de suspensión por riesgo durante el período necesario para la protección de su seguridad o de su salud y mientras persista la imposibilidad de reincorporarse a un puesto compatible con su estado".

En ese sentido, la organización recuerda que también es de aplicación durante el período de lactancia natural de hijos menores de nueve meses, "si las condiciones de trabajo pudieran influir negativamente en la salud de la mujer o del hijo".

"Entendemos que estas profesionales deben ser consideradas como cualquier persona que se encuentra en una situación de riesgo de contagio y, por tanto, propiciar su aislamiento en sus respectivos hogares durante el periodo de tiempo establecido al efecto", apuntan desde Satse.

Al respecto, el sindicato subraya que, aunque de momento no se haya demostrado una especial sensibilidad al contagio del Covid-19, el embarazo conlleva cambios físicos que pueden aumentar la vulnerabilidad de estas mujeres ante las infecciones respiratorias virales, de ahí que, por ejemplo, se les recomiende vacunarse de la gripe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios