Tradición

Córdoba prepara una celebración de los peroles diferente por San Rafael

  • Las carnicerías tramitan numerosas cancelaciones de pedidos tras el cierre de Los Villares

  • Muchas familias optarán por celebrar en casa el día del custodio de la ciudad

Cordobeses compran pescado en el mercado de La Corredera Cordobeses compran pescado en el mercado de La Corredera

Cordobeses compran pescado en el mercado de La Corredera / Juan Ayala

El día se San Rafael llega a Córdoba en mitad de nuevas restricciones a causa de la segunda ola del covid-19, lo que ha llevado al cierre temporal de los parques periurbanos de la provincia como medida de prevención desde este sábado 24 de octubre. La medida incluye los parques de Los Villares, en Córdoba capital, y de La Sierrezuela, Los Cabezos y Fuente Agria, en la provincia. La celebración del custodio, por tanto, será muy diferente.

La carnicería Rafael Flores, ubicada en el mercado municipal de La Corredera, ha recibido ya múltiples llamadas de cancelación de pedidos tras la clausura de Los Villares. "El pescado se está vendiendo más pero la carne no, porque se hace a la brasa y no en casa, eso no es lo mismo. Lo suyo es irse al campo, pasar todo el día y disfrutar del perol ya a las 18:00", lamentaba este viernes el carnicero, al tiempo que defiende que la situación, que no le genera pérdidas pero sí menos ganancias, "es lo que nos ha tocado vivir".

En el caso de la carnicería Hermanos Alfaya no han recibido ni un solo pedido relacionado con el perol de San Rafael. "Nadie se ha llevado nada para peroles, el año pasado había más ventas relacionadas, un 90% más", asegura Raúl Alfaya mientras atiende a sus clientes habituales. 

Clientes hacen cola en las carnicerías Clientes hacen cola en las carnicerías

Clientes hacen cola en las carnicerías / Juan Ayala

En Pescadería Morales "la gente no está comprando como antes", según asegura el propietario, David Morales. Para este comerciante, los peroles generaban un ingreso importante, pero en la víspera se ha facturado un 20% menos de lo habitual.

Morales explica que, para el mediodía de la antesala de San Rafael, "ya se hubiesen vendido todas las sardinas, algún calamar grande, lubina o dorada para hacerlas a la brasa". Estos son los productos que los cordobeses suelen compran, en cantidades importantes, para la realización del tradicional perol y que este año sobran en su puesto.  

En el caso de las fruterías, en Lo Mejor de la Huerta, ubicada en la entrada del mercado de La Corredera, aseguran que sus clientes de esta semana "han sido los habituales", por lo que San Rafael no ha supuesto un aumento de sus ventas. "No se nota que la gente compra más frutas o verduras por los peroles, están comprando lo de cualquier fin de semana normal", explican Paqui y Lola mientras tramiten pedidos que reciben por internet de cordobeses que están trabajando y no comprarán el sábado porque es festivo.  

Paqui y Lola atienden en su frutería Paqui y Lola atienden en su frutería

Paqui y Lola atienden en su frutería / Juan Ayala

Las dos comerciantes aseguran que la gente ha ido cambiando sus costumbres en los últimos tiempos y muchos optan por reservar en restaurantes o bares de la ciudad y evitar las movilizaciones a parques periurbanos o el tiempo invertido en la cocina. 

Sin embargo, la situación, en muchos casos, no impedirá que los cordobeses celebren un día tan especial en su calendario, la fiesta en honor al custodio de la ciudad. Las parcelas privadas serán las protagonistas y, de no ser posible esa opción, muchos celebrarán el día comiendo en casa. 

Es el caso de Francis Serrano, que preparará en el patio de su casa (uno de los que participa en el Festival de Patios) una comida especial para sus familiares más cercanos, sus hijas, su marido y su hermano. Preparará unas migas para los que no comen carne y en las brasas de la barbacoa pondrá secreto ibérico, pinchos, chorizos y morcilla.

La celebración viene con una preparación especial: "Tenemos la tradición de preparar una queimada en el día de San Rafael, aunque sea gallega", cuenta Francis. Y explica que el postre no puede faltar, por lo que se ha hecho con todos los ingredientes para endulzar el paladar de su familia con "la tarta clásica de la abuela, con galletas y vainilla".  

Francis Serrano compra todos los ingredientes para el perol Francis Serrano compra todos los ingredientes para el perol

Francis Serrano compra todos los ingredientes para el perol / Juan Ayala

"Nosotros solíamos ir a Los Villares antiguamente, pero desde que tenemos patio en la casa lo hacemos allí", explica Francis tras salir de una carnicería del mercado. Y asegura que intentarán estar siempre al aire libre y mantener las ventanas abiertas, además no estarán reunidos todo el día como medida de prevención dados los datos de las últimas semanas en Córdoba.

Rafael Sarmiento no solía celebrar el día por no ser cordobés pero este año pensaba hacer un perol en Los Villares con sus compañeros de trabajo. "Era la primera vez que pensaba celebrarlo como se hace en Córdoba y no ha podido ser por la situación, así que he decidido quedarme en casa con mi familia y cuidarnos", ha explicado a el Día mientras compra algo de pescado para hacer un almuerzo en casa, donde en el año del covid toca hacer los festejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios