Córdoba

El germen de la futura Cátedra de Memoria Democrática de Andalucía

  • Las jornadas 'La Cultura Silenciada' instan a unir a los movimientos memorialistas y la investigación universitaria

Responsables y participantes de las jornadas 'La Cultura Silenciada' Responsables y participantes de las jornadas 'La Cultura Silenciada'

Responsables y participantes de las jornadas 'La Cultura Silenciada' / Laura Martín

Unir las investigaciones que se llevan a cabo en el seno de la Universidad de Córdoba (UCO) y sus responsables con el trabajo que desarrollan las asociaciones memorialistas para crear la Cátedra de Memoria Democrática, la primera de estas características de Andalucía. Este es el germen, el punto de partida con el que se celebran las jornadas La Cultura silenciada, en el palacio de la Merced, sede de la Diputación. 

Su coordinador académico es el profesor de la UCO, Antonio Manuel Rodríguez, quien ha explicado que este es el origen de las jornadas y que "nacieron con la vocación de intentar vincular la investigación académica de la Universidad de Córdoba con los movimientos memorialistas".

"Durante mucho tiempo hemos comprobado que los dos hemos trabajado en estos ámbitos y que no había conexión", ha detallado y ha expuesto que "las investigaciones vinculadas a la memoria histórica estaban muy diseminadas, por lo que hacía falta un repositorio para poder recopilar todos los trabajos y también un vínculo, un puente con los movimientos memorialistas, que también necesitaban de las investigaciones académicas".

Por ello, estas jornadas "quieren ser germen de una futura Cátedra de Memoria Democrática en la Universidad, que aborde esta cuestión desde un perfil puramente académico y completamente desideologizado", ha señalado. 

En esta línea, el profesor de la UCO ha destacado la importancia de este tipo de encuentros ya que "generan algo tan común como una red para que los investigadores conozcan a los movimientos y a la inversa". "Esto no existía y, cada investigador ha sido un héroe y cada tesis casi una hazaña".

"Lo que queremos es normalizar las investigaciones académicas en cuestión de memoria histórica, hacerlo desde la máxima transversalidad e interdisciplinariedad porque hay investigaciones arqueológicas, biológicas, vinculadas con las pruebas de ADN, jurídicas e históricas y tampoco nos conocemos entre nosotros", ha explicado y ha añadido que, a la postre, se trata de poner en marcha "un marco genérico para unir a los investigadores con el movimiento memorialistas". 

En el plazo de un año

Y, aunque esta futura Cátedra aún no se ha puesto en marcha, ya tiene máximo responsable: Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, profesor universitario, superviviente de la Matanza de Atocha en 1977, quien a sus 72 años y ya jubilado dedica su trabajo a la memoria histórica, que, según ha insistido, "es necesario reivindicar". 

A su juicio, aún "hay posturas encontradas sobre esto, a unos niveles espantosos y ridículos como poder cambiar el nombre de las calles de Córdoba". "El hecho de que en Andalucía además tengamos en el Parlamento un acuerdo de los tres partidos de la derecha Vox,Cs y el PP, hace todavía esto mucho más difícil, al contrario de lo que pasaba cuando estaba el PSOE, que no es que se haya lanzado siempre a la memoria histórica pero ha estado trabajando por ello".

Además, ha detallado que para que la futura cátedra funcione "se necesita crear un convenio de colaboración entre las dos instituciones" y ha avanzado que "saldremos adelante con un programa fijo de actividad en el próximo año", por lo que puede empezar a funcionar antes del próximo curso.

El objetivo de esta Cátedra, ha continuado, "es trabajar por la memoria democrática en la doble vertiente de apoyo a todas las víctimas de la dictadura y del franquismo, y luego contribuir al desarrollo de un relato suficientemente verídico sobre lo que significa la memoria democrática en España, que es un reto tremendo, porque además ahora con las nuevas tecnologías que se cargan totalmente la verdad es mucho más difícil todavía".

A las jornadas, que mañana incluyen una ruta por lugares de Memoria en Sierra Morena, también ha acudido el responsable de la Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática, José Manuel Matencio, quien también ha subrayado la importancia de que se ponga en marcha está Cátedra para "representar a las asociaciones y al movimiento memorialista".

A su juicio, "el trabajo de los investigadores y de las asociaciones memorialistas se tiene que vincular necesariamente", ya que de lo contrario, "la cátedra estaría coja si no se contara con ellos". Al mismo tiempo, Matencio ha señalado también que el trabajo que desarrollan los movimientos memorialistas es "muy complicado". 

Tampoco ha faltado a la cita inaugural de las jornadas el delegado de Memoria Democrática de la Diputación de Córdoba, Ramón Hernández, quien ha sostenido que con su celebración se trata de evitar que se olvide "lo que pasó. "Se trata de llevar a la gente joven lo que pasó desde el inicio de la segunda República hasta el inicio de la Transición y que contemos la historia y se lleve la verdad a la justicia y la reparación", ha expuesto.

Con las jornadas, ha incidido, "se trata de contar la historia tal y como es, no de reabrir heridas,a quien se le abre es porque tiene las llagas abiertas, no porque nosotros queramos reabrirlas". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios