Demografía

Cataluña acoge a casi la mitad de la emigración cordobesa a otras regiones

  • Casi 242.000 cordobeses residen en otras comunidades, cifra que supone el 17,3% de los andaluces que dejaron su tierra en busca de mejor fortuna

Estación de autobuses de Córdoba Estación de autobuses de Córdoba

Estación de autobuses de Córdoba / Juan Ayala

¿Quién le iba a decir al casi millón de andaluces que en la pasada década de los 60 emigraron a Cataluña que ellos y sus hijos tendrían mucho que decir a la hora de decidir hacia donde podría caer la balanza en un hipotético referéndum de autoderminación de la tierra catalana? Hoy, en la que fuera patria de los Pujol residen 570.269 personas nacidas en la tierra de Blas Infante, de las que 106.244 son cordobesas, según destaca el último informe al respecto del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, dependiente de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad. Esos 106.244 cordobeses suponen en la actualidad el 44% de todos los emigrantes de la provincia que residen en algún punto de España y el 18,6% de los andaluces que viven en Cataluña.

Echando un vistazo a los antecedentes. En concreto, a comienzos de la pasada década de los 70, en Cataluña vivían 840.000 personas nacidas en Andalucía. Si a esta cifra añadimos los hijos nacidos ya en esa tierra, el total supera ampliamente el millón cien mil personas. Es decir: cerca de la mitad del total de andaluces que salieron de su tierra en pos de un futuro mejor –más de dos millones de personas– se instalaron en Cataluña. La magnitud de este fenómeno en los años 60 y 70 fue tal que hubo quien dio en bautizar a Cataluña como la novena provincia andaluza.

Algunos acabaron con los años volviendo a su tierra y otros han continuado emigrando a aquella y otras tierras de oportunidades. El éxodo no ha cesado y en la actualidad, tan sólo hay más granadinos –113.017– que cordobeses en esa tierra que sigue siendo con diferencia en la que más nacidos en Andalucía residen –el 18,6% del total de los emigrantes de la región a otras comunidades autónoma españolas–.

A estas provincias les siguen en número las de Jaén –con 106.034 residentes en Cataluña–, Sevilla –con 80.450– y Almería –54.502-. El charnego sigue teniendo cara de andaluz. En total, son 241.400 los cordobeses que viven en otras comunidades autónomas –lo que supone el 17,3% del total andaluces que residen en otros puntos de España, un total que alcanza los 1,3 millones de emigrantes-. A Córdoba sólo la supera en esta cifra Jaén –hay 295.578 jiennenses viviendo fuera de su tierra–.

Siguiendo la tendencia andaluza, el segundo destino con más residentes cordobeses continúa siendo, también desde la pasada década de los 60, Madrid. Los llamados trenes de la esperanza llegaban periódicamente a esas tierras cargados de familias cordobesas que no veían futuro en una tierra eminentemente agrícola y se aventuraban a intentar iniciar una nueva vida –provistas de un sólo equipaje– en una capital que empezaba a demandar a cuentagotas mano de obra para la industria. O era eso, o era intentar traspasar las fronteras del país para emprender esa otra aventura en la llamada tierra extraña –Alemania, Francia o Suiza, fundamentalmente– que interpretaran Concha Piquer y Juanito Valderrama en aquellas clásicas coplas.

En la actualidad, en Madrid viven más de 261.000 andaluces –unos 10.000 menos que al comienzo de la última crisis econónica, en 2008–. De ellos, 52.348 son cordobeses –unos 5.030 menos que en ese año de inicio recesor–. Córdoba es tras Jaén –con 69.025– la provincia andaluza con más oriundos residiendo en la capital del Reino. A estas provincias les siguen las de Sevilla –con 38.142–, Cádiz –30.725– y Granada –25.716–.

Continuando con esa tendencia andaluza, el tercer destino preferido por los cordobeses en la década de los 60 para iniciar una nueva vida –y que se mantiene como el tercero mayor en residentes procedentes de Córdoba– es la Comunidad Valenciana, fundamentalmente las provincias de Alicante y Valencia. La llamada de la industria turronera fue uno de los reclamos fundamentales para que muchas familias cordobesas decidieran cambiar de aires. Hoy en día 190.065 andaluces viviendo en la Comunidad Valenciana, de los que 30.691 son cordobeses. La provincia cordobesa es la tercera de Andalucía en número de residentes en esas tierras tras la de Jaén –con 58.101 residentes– y Granada –con 35.713–. El cuarto destino de la emigración andaluza fueron las Islas Baleares, comunidad autónoma en la que viven 87.862 andaluces de los que 11.181 son cordobeses.

El último informe del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía revela que hay casi 10.000 personas nacidas y empadronadas en Córdoba residiendo en el extranjero –99.185 si se suman las nacidas y empadronadas en todas las provincias andaluzas–.

Esos datos hablan de que Córdoba prefiere como principal destino los países de Europa para emigrar. Casi 7.700 cordobeses se han repartido por el Viejo Continente en un éxodo que no ha cesado desde mediados del pasado siglo y que se ha acentuado durante la última crisis económica. El siguiente destino preferido por los cordobeses es América, donde residen 1.719 nacidos y empadronados en la provincia cordobesa. En Oceanía hay 331; en Asia, 158; y en África, 72.

Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los países más receptores de esa emigración cordobesa en los últimos años fueron Francia y Alemania, muy por encima del destino Reino Unido. Y según esos datos también, en lo que va de siglo, el año en el que más cordobeses emigraron a otras tierras fue 2017. Ese año fueron 347 los que decidieron marcharse, seis personas más de las que lo hicieron en 2016, mientras que el año en el que menos cordobeses emigraron fue en 2013, en el que lo hicieron 168.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios