Córdoba

Córdoba vuelve a perder habitantes por la emigración y se queda en 786.463

  • Las salidas de cordobeses a otras provincias españolas para residir propician de nuevo una caída de la población por sexto año consecutivo

Cientos de personas caminan por Cruz Conde durante la pasada Shopping Night. Cientos de personas caminan por Cruz Conde durante la pasada Shopping Night.

Cientos de personas caminan por Cruz Conde durante la pasada Shopping Night. / jordi vidal

La provincia de Córdoba ha vuelto a perder población por sexto año consecutivo. Este dato se extrae de las cifras de población a enero de 2018 publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y se explican junto a otra estadística, la de Migraciones. Es cierto que si se observa otra publicación, de la defunciones, también se ve un pequeño repunte en los últimos datos, pero no tan abultado como para ser causa directa de la caída de la población registrada.

En este sentido, en enero de 2018 Córdoba provincia contaba con 786.463 habitantes, cuando en diciembre de 2017 esa cifra llegaba a las 787.834 personas. Es decir, la caída ha sido de casi 2.000 personas menos, un 0,17% menos de población. Puede parecer un porcentaje pequeño, pero no se debe olvidar que, desde los peores años de la crisis, la provincia ha sufrido una merma poblacional que ni siquiera se frenó cuando arrancó la recuperación.

Entre diciembre de 2011 y enero de 2012 se registró el último incremento de población en Córdoba, por lo que la última cifra de inicios de ese año, 802.717, es la más alta de este periodo. Por lo tanto, en seis años la provincia cordobesa ha sufrido una merma en sus habitantes de más de 16.000 personas.

Tampoco puede afirmarse que exista algo de remontada, ni que vaya cayendo cada vez menos porque ocurre todo lo contrario. La caída más significativa durante todo este tiempo se dio el año pasado, con un descenso poblacional de casi un 0,3%, el mismo que en 2015. La bajada más leve, por su parte, se registró en diciembre de 2016, con una pérdida de poco menos de 900 habitantes en seis meses.

La principal razón de esta caída poblacional, que también tiene que ver con las defunciones y con un menor número de nacimientos -pero en menor medida-, es la cantidad de gente que se ha ido del territorio. En este caso, las salidas a otras provincias de España protagonizan esas emigraciones de residentes en Córdoba, más que los que se marchan al extranjero, que son menos de los que vienen.

Durante el último semestre del año pasado, vinieron a Córdoba procedentes de otras provincias españolas un total de 2.978 personas, mientras que los cordobeses que se fueron sumaron más de 4.400, dejando por lo tanto el saldo migratorio -diferencia entre emigrantes e inmigrantes- en números negativos. Ese saldo migratorio entre provincias lleva también otros tantos años encadenando cifras a la baja, aunque es cierto que en el último semestre observado no descendió tanto como meses antes.

Si se observan las provincias de destino de esos residentes en Córdoba que marchan a otros puntos de España, predominan aquellas personas que se mudan a otro territorio de Andalucía. Y es que, de esos 4.401 cordobeses que abandonaron la provincia a finales del año pasado, un 45,35% lo hizo a alguna provincia de la comunidad autónoma, en concreto, 1.996 personas, predominando en este caso Málaga y Sevilla (747 y 450 personas, respectivamente) y en menor medida a Huelva y Almería (82 y 114 cada una). También hubo casi 600 personas que se mudaron a Madrid, casi un 14%.

En cuanto a las personas que vinieron a Córdoba procedentes de otras provincias, se observa una tendencia muy parecida, con el predominio de los andaluces, los madrileños y los barceloneses. Según los datos del INE, los malagueños fueron los que más vinieron a Córdoba a finales del año pasado, 397 de un total de 2.978, es decir, un 13,3%, seguidos de 359 de sevillanos y 307 madrileños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios