Córdoba

La Agrupación de Cofradías, a disposición del Obispado ante una posible Semana Santa en septiembre

  • Gómez Sanmiguel insiste en que las hermandades siempre abrazarán lo que determine el obispo al respecto

La Sangre pasa por la carrera oficial. La Sangre pasa por la carrera oficial.

La Sangre pasa por la carrera oficial. / Juan Ayala

El Obispado dejó ayer la puerta abierta a que a Semana Santa de Córdoba pudiera celebrarse, de manera reducida, los días 14 y 15 de septiembre, tras haber sido suspendida el pasado sábado 14 de marzo como consecuencia de la expansión de la pandemia del coronavirus. El presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, Francisco Gómez Sanmiguel, ha insistido al respecto en que "habrá que esperar a ver cómo se concreta esta acogida favorable por parte de nuestro Obispado hacia esas directrices; las hermandades siempre estaremos a disposición de lo que determine nuestro obispo".

Gómez Sanmiguel ha añadido que, en estos momentos, la Agrupación de Hermandades y Cofradías está muy preocupada "por la situación actual que está viviendo nuestro país". Y que antes de que pueda producirse el cambio en el calendario de las procesiones, en las fechas de la Semana de Pasión, "de una forma diferente, este año las hermandades celebraremos la Semana Santa sin estaciones de penitencia, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor.  

El Obispado de Córdoba dejado la puerta abierta a la celebración en septiembre tras haber acogido "favorablemente" las directrices marcadas por el Vaticano en el decreto En tiempo de covid-19 de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, cuyo prefecto es el cardenal Robert Sarah. En el mismo se recoge cómo se deben hacer las celebraciones religiosas previstas para las próximas fechas.

En un anexo final, el decreto hace referencia a las salidas procesionales en los siguiente términos: "Las expresiones de piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual, a juicio del obispo diocesano podrán ser trasladadas a otros días convenientes, por ejemplo, el 14 y 15 de septiembre". Ante esas recomendaciones, el Obispado de Córdoba ha advertido este viernes que "estudiará el modo de aplicarlas" al "caso particular" de la Diócesis cordobesa.

El decreto expresa que "en el difícil tiempo que estamos viviendo a causa de la pandemia del covid-19, considerando el impedimento para celebrar la liturgia comunitariamente en la iglesia, según lo indicado por los obispos para los territorios bajo su jurisdicción, han llegado a esta Congregación peticiones concernientes a las próximas fiestas pascuales. En este sentido, se ofrecen indicaciones generales y algunas sugerencias a los obispos".

Tales indicaciones, que el Obispado de Córdoba ha acogido "favorablemente", señalan también, "sobre la fecha de la Pascua", que la misma es el "corazón del año litúrgico, no es una fiesta como las demás", pues, "celebrada durante tres días, el Triduo Pascual, precedida por la Cuaresma y coronada por Pentecostés, no puede ser trasladada".

La segunda indicación que recoge el Decreto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos se refiere a la misa crismal y recoge que "el obispo, valorando el caso concreto en los diversos países, tiene la facultad para posponerla a una fecha posterior".

Por último, la tercera indicación que aparece en el mencionado Decreto del Vaticano se refiere al Triduo Pascual, explicando que "los obispos darán indicaciones, de acuerdo con la Conferencia Episcopal, para que en la iglesia catedral y en las iglesias parroquiales, incluso sin la participación física de los fieles, el obispo y los párrocos celebren los misterios litúrgicos del Triduo Pascual, avisando a los fieles la hora del inicio, de modo que puedan unirse en oración desde sus propias casas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios